Último momento

Jorge Yoma: “El aborto es un tema de la clase media porteña, no de la gente”

Jorge Yoma (Fotos: Franco Fafasuli)
Jorge Yoma (Fotos: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

Jorge Yoma pasó el último mes en La Rioja. Dejó la embajada en Lima y volvió a su provincia, donde comenzó a trabajar para lograr la firma de un acuerdo de integración con Catamarca. “No tengo un cargo", aclara, en un living amplio del piso que tiene en Belgrano, en la ciudad de Buenos Aires, donde recibe a Infobae. “Queremos acordar políticas activas, crear una agencia de promoción de inversiones, planificación y comercio exterior de la región”, explica.

A su lado, sobre un mueble, descansa un busto de León Trotsky. Un obsequio de Esteban Volkov, nieto del líder bolchevique y a quien conoció durante los años en que fue embajador en México. “Un tipo increíble, impresionante, interesantísimo, me hice muy amigo. ¡El último trotskista!", se entusiasma.

Una mayor admiración expresa cuando se refiere a Carlos Menem. “Este departamento me lo compré con la convertibilidad, ¿ves?”. Minutos más tarde levanta su teléfono celular: “Esto lo hizo Menem, ¿entendés?”. Y habla de la Panamericana y de la ruta 2, orgulloso, como si estuviera demasiado claro, como si no hiciera falta explicar más, como si nadie pudiera poner en duda que la única salida de la crisis es el regreso del 1 a 1.

—¿Cuál fue la mayor enseñanza que le dejó Menem?

—En los dos años que ministro de Gobierno lo veía a él cuando era candidato presidencial y, además, gobernaba La Rioja. Fue una maestría en la conducción política, en el liderazgo, en la persuasión. A los 30 ser ministro de un tipo como Menem, cuando estaba en plena campaña presidencial… Prácticamente me dejaba La Rioja a mí. Tuve la experiencia de gobernar casi, cuando él andaba de campaña por todos lados. Estar al lado de él, esos dos primeros años de mi carrera política, fue un máster en Ciencia Política.

—¿Todavía lo frecuenta?

— No. Lo apoyé mucho y lo vi, estuve con él, cuando fue su campaña para reelección como senador. La justicia electoral lo había impugnado, después fuimos a la Corte Suprema y la Cámara Electoral confirmó la impugnación. Lo ayudé mucho. Esto fue en 2017. Después me fui a Perú. Tengo una relación muy cordial, de mucho afecto mutuo. Sé qué es mutuo.

—Menem llega a su vida a través de su padre.

—Claro. Mi viejo había sido ministro de Hacienda en La Rioja en el segundo gobierno peronista y estaba en cana. A todos los que fueron parte del gobierno peronista en el 55 los metieron presos. Y ningún abogado quería defender a los presos políticos de, como le llamaban en aquella época, ese régimen depuesto. Porque además hasta estaba prohibido decir “Perón” o nombrar al peronismo por un decreto. Y Carlos Menem, recién recibido, jovencito, fue el único que se puso a defender y lo sacó de la cárcel a mi papá y a otros presos políticos del peronismo. Ahí empezó, no la relación mía, porque tenía un año, pero sí históricamente el vínculo afectivo y político con Menem.

—Usted estuvo preso también.

— Sí, dos veces. La primera, al fin del gobierno de Isabel Perón, estuve preso 20 días cuando ya estaba la Triple A en el Gobierno. Yo había sido fundador del partido Peronista Auténtico de La Rioja, que fue una escisión de la Juventud Peronista en la pelea que había entre la izquierda y la derecha peronista. Cuando el peronismo se derechiza, López Rega interviene el partido Justicialista y manda un interventor, un viejo fascista que ha mandado a perseguir a todo el mundo. Nosotros, con un grupo de la Juventud Peronista, nos escindimos del Justicialismo y creamos el partido Peronista Auténtico en La Rioja. Isabel saca un decreto declarando ilegal a nuestro partido y me metieron en cana con tres o cuatro compañeros fundadores en el gobierno de Carlos Menem. Y después en la dictadura, el día del golpe de Estado, también. Cayó la Gendarmería y me sacó de mi casa. Estuve desaparecido, no quiero banalizar el término, pero estuve sin que tuviera noticias mías mi familia, quince días hasta que mi mamá me salvó la vida. Recorrió todos los cuarteles, las comisarías de La Rioja, hasta que aparecí. Me blanquearon y me mandaron a la cárcel en La Rioja y me pudo ver mi mamá. Tres meses estuve.

—Milani estaba en La Rioja.

— Sí, en esa época era oficial de inteligencia y estaba destinado a La Rioja. Él fue uno de los que en el departamento de inteligencia del Ejército, del Batallón 141, donde nos tuvieron a nosotros, estaba ahí. Subteniente era, creo…

—¿Qué le pareció que lo hayan designado jefe del Ejército?

—Un disparate. El tema fue que no sabían cuando lo designaron lo que había sido.

—¿No sabían?

—Creo que no, porque Milani ascendió a general durante los gobiernos democráticos. Yo fui presidente de la Comisión de Acuerdos. No recuerdo haberle aprobado el ascenso a Milani, pero sé cómo funciona: la Comisión de Acuerdos envía el nombre de los militares a los organismos de Derechos Humanos y a la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia. Si el tipo no tiene antecedentes, pasa. Lo que pasa es que Milani estaba en el Nunca Más y los antecedentes, en La Rioja –en el Nunca Más de La Rioja, no el que reflejó el trabajo de Alfonsín-. No había antecedentes de Milani. Se vieron con Milani cuando el tipo asume la jefatura del Ejército. Yo no lo reconocí en ese momento. Compañeros que estuvieron presos conmigo dijeron: “Este es Milani, el que estaba allá, ahora es jefe del Ejército”. Creo que fue así. No es que creo: fue así. Cuando se va a tratar el pliego de él aparecen todos los antecedentes que figuraban en el Nunca Más de La Rioja porque unos compañeros lo reconocieron.

—¿Reivindica hoy las políticas de Carlos Menem?

—Para mí fue el mejor presidente. Menem… y Kirchner. Fueron los mejores presidentes desde la restauración democrática. Menem fue el presidente que hizo las transformaciones más importantes en la Argentina. Fue un punto de inflexión en Argentina. Primero, porque fue la única década sin inflación desde 60 años a esta parte, los diez años de la convertibilidad. Y Menem deja el gobierno con el nivel más bajo de pobreza de toda la restauración democrática, el 26%, pero creo que tuvo errores…

—¿Cuáles?

—Cuando devaluó Brasil perdimos competitividad nosotros. Cuando devaló el real, que era el principal socio comercial nuestro, debimos haber modificado la convertibilidad, el tipo de cambio, porque perdimos competitividad. Antes de llegar Menem al gobierno vos tenías que pedir un teléfono fijo y estabas tres años esperando para que te lo trajeran. Tres años tardaba el trámite. Qué sé yo. Acceso Norte era una calle de doble mano hasta que llegó Menem e hizo toda la Panamericana. Lo mismo que la ruta 2. Transformó la economía Menem. Creo que la historia va a ser más justa con Menem que sus propios contemporáneos. Y reivindico las ideas de Menem, absolutamente. Es más: creo que tenemos que volver a la convertibilidad. La única manera de lograr estabilidad y terminar con la inflación en la Argentina es volver a anclar el peso que circula al dólar, que tengamos las reservas en el Banco Central. Creo que hay que reconstituir reservas y volver a la convertibilidad.

—¿Y qué responde si le dicen “pero Yoma, mire cómo terminó eso”?

— Sí, lo que pasa que en el 99 lo sacaste a Fangio en el auto y lo pusiste a Chano, a De la Rúa. Lo iba a chocar. El problema no fue Menem ni la convertibilidad, el problema fueron los dos años de desquicio de la Alianza. No se puede obviar eso. No admito que me digan “mirá cómo terminó”. ¿Cómo va terminar un auto si sacás semejante conductor y ponés a otro conductor? Tenía que terminar mal.

—¿Sobre los indultos qué piensa?

—Me opuse, se lo manifesté a Menem. “¿Por qué esto? ¿Por qué indultarlos, perdonarlos?”. Y Menem me dijo: “Si no los perdono, ¿quién va a perdonar a estos tipos?”. Yo fui ministro de Gobierno de él, siendo gobernador, y en La Rioja cuando llegaba fin de año, para Navidad, hacía amnistías o conmutaciones de penas a los presos políticos. Y siempre teníamos problemas con los jueces porque había tipos que estaban en cana, condenados, y Menem les conmutaba la pena. Por supuesto que eran delitos contra la propiedad, no asesinos ni violadores. Un par de veces le dije: “Los jueces están protestando porque conmutamos la pena a éste”, y dice: “Yo no puedo ver preso ni a un pajarito en una jaula, yo estuve cinco años preso”. Tiene una cuestión con eso, con los cinco años preso y cómo los había pasado. Es una tortura. El sistema carcelario nuestro es una tortura. Pero él los había reprimido a los militares, terminó con las asonadas. El de Alfonsín fue un gobierno condicionado por las presiones. Cuando llegó Menem los reprimió a Seineldín y a todos esos, les metió bala y se acabó. Él ejercía el poder y es quien consolidó la democracia. Al levantamiento de Seineldín en Villa Martelli lo reprime. Alfonsín no lo reprime porque no le daban bola los mandos del ejército, los “carapintadas”. Eso él mismo lo reconoció. Es un tema de él, ejerció el poder en ese momento, firmó los indultos, le pareció que estaban bien. Para poner en la balanza: él indultó a los tipos pero es quien terminó con las asonadas militares.

—Hablábamos recién del modelo económico que usted elogia. ¿Cree que en Argentina hay lugar para que vuelva una experiencia de ese tipo?

—No tenemos otra salida. No hay manera de parar la inflación, de terminar con la expectativa inflacionaria, de darle estabilidad, de recrear la confiabilidad al peso. Si no, vamos a tener crisis recurrentes. Mirá, este libro me lo regaló Cavallo en 2015, se llama Camino a la estabilidad. Ahí plantea lo que se le venía a Macri si no enfrentaba la inflación. Macri lo que hizo fue todo lo contrario: metió un tarifazo, eliminó todos los subsidios a los servicios públicos, duplicó la inflación. ¿Cómo generás confianza en el peso que la gente tiene en el bolsillo y no salga a gastarlo apenas lo tiene porque sabés que mañana los precios te van a aumentar? Este fenómeno se frena valorizando el peso. La única manera de que el argentino vuelva a confiar en su moneda, a ahorrar, a invertir, a planificar, es la convertibilidad, que tenga paridad con el dólar. ¿Cómo recreás el crédito si las propiedades están en dólares?

—¿Pudo decírselo a Macri?

—Se lo dije. Él me dijo que el Fondo no lo iba a dejar y que los radicales tampoco. Se lo dije las tres veces que estuve. Después del 2017, cuando ganó las elecciones, tuve una reunión con él y le dije: “Es momento de acordar con el peronismo, clavar la convertibilidad, traerlo a Pichetto a tu gobierno. Acordá con los gobernadores, hacer un nuevo pacto federal. Aprovechá toda la legitimidad que tenés”.

—¿Se ilusionó con la incorporación de Pichetto como candidato?

—Soy muy amigo de Miguel, un compañero de toda la vida. Por él fui embajador en Perú, fue quien me propuso. La presencia de él en la fórmula le daba una visión federal al proyecto y además expresaba al peronismo. Pasa que creo que fue tarde. Pero Miguel es un tipo de enorme valía. El problema es que cuando Macri le propone la fórmula, lo que era la expresión del peronismo más o menos orgánico, federal, eran los gobernadores, Massa, Lavagna, ya había detonado todo eso. Miguel le dio una impronta política distinta a un gobierno que, la verdad, tenía muchos problemas políticos. No se animó, le faltó liderazgo a Macri. Es un tipo de buenas intenciones pero no tuvo liderazgo. Siempre estuvo muy limitado por su propia coalición de gobierno. La Argentina es un país en el cual no podés no tener liderazgo. Los mejores momentos que tuvo la Argentina fue cuando tuvo liderazgo firmes políticos. Somos un pueblo de caudillos cultural, históricamente. El pueblo deposita la confianza en un tipo porque culturalmente es así. Pasó con Yrigoyen, con Perón, con Alfonsín en el retorno de la democracia, con Menem, con Kirchner. Cuando no hay liderazgos claros tenemos problemas. Porque la gente deposita su confianza en un tipo.

—¿Alberto Fernández es un líder?

—No, va a tener que construir su liderazgo, como lo hizo Kirchner. El que lideraba era Duhalde, que lo puso a él y Kirchner se construyó su propio liderazgo desde la Presidencia. Hay que ver, lleva 50 días, pero es el gran desafío que tiene. Construir su liderazgo en acuerdo con las personas de una fuerte legitimación y liderazgo como es Cristina. Cristina tiene un liderazgo muy importante en una parte de la sociedad argentina. Entre ellos tendrán que consensuar el liderazgo de la presidencia.

—Tuvo una relación difícil con Cristina Kirchner cuando ella era presidenta y usted diputado.

—Tuvimos una muy buena relación en el Senado y en la convención constituyente en Santa Fe, en la salida de la crisis de la convertibilidad también trabajamos juntos. Pero en su último gobierno de ella, se erró mucho, no había margen para opinar de nada y generó choques. El actuar a conciencia de acuerdo a lo que yo creía correcto me generó choques con Cristina porque había un régimen medio castrense en el manejo de los bloques parlamentarios.

—Disciplina partidaria.

—Era una disciplina demasiado castrense. Yo tenía mi visión en dos o tres temas, lo manifesté y me echaron del bloque. Por eso en el último tramo fue una relación difícil.

—Lo echaron y después lo denunciaron. ¿Hubo lawfare?

—El lawfare en la Argentina existe. Es más, el chico de los mandados del lawfare en Argentina era Stiuso, el que armaba todo. La relación de la SIDE con los jueces federales siempre ha sido muy promiscua. Fui víctima de eso dos veces. El lawfare existe, es una herramienta lamentable de la política. Como dice Giovanni Sartori, la condena mediática es la peor de las condenas porque es inapelable. Cuando a vos te dicen “Matías Falco, denunciado por tal cosa”, ya en la opinión pública empiezan los panelistas a hablar y ya te condenaron. Y después el transcurso del expediente judicial no dice nada de eso, pero la condena mediática es la peor, la más injusta y perversa porque no tenés apelación. Fijate lo que le pasó al presidente De La Rúa. Todo el mundo sigue hablando del Banelco, de las coimas en el Senado, y el fallo del tribunal oral dijo que es inocente y que fue todo un invento producto de la interna de la Alianza, del Frepaso con el radicalismo, y que armaron todo eso contra De La Rúa, quien falleció yendo por los programas de televisión demostrando y mostrando la sentencia judicial. Fue “ilevantable”, todo el mundo sigue hablando de eso. Pero hay una sentencia que dijo que fue todo trucho, todo armado.

—Volvamos a Menem. ¿En qué momento se desgasta el vínculo entre ustedes?

—Cuando él no me apoyó como gobernador de La Rioja. Fui muy respetuoso de él, llegué a la política con él muy joven, tenía 30 años cuando me nombró ministro de Gobierno y él estaba lanzado a la candidatura presidencial. Primero quise ir a la elección como senador e ir a las internas justicialistas contra el hermano, Eduardo, y Menem suspendió las internas y prácticamente lo designaron a Eduardo como senador. Eso me obligó a abrirme del Justicialismo y a armar mi propio partido. No tuve ámbito de participación para mi proyecto político ni como senador y luego como gobernador en 2003. Él era candidato presidencial y apoyó a otro candidato a gobernador, Maza. Me opuse a eso, me presenté como candidato y apoyé a Kirchner. El tema fue la política provincial.

—¿Cómo llega el ofrecimiento para ir a la embajada en México? Fue dos años después.

—Claro. Yo terminaba mi mandato como senador en 2005, y Kirchner hizo un acuerdo con Maza, gobernador de La Rioja, para que que se alineara. Pero la condición que ponía Maza es que yo no me presentara a la reelección. Yo tenía diez años como senador. En la evaluación de posibilidades apareció la posibilidad de ser embajador en México y me gustó. Me gustó la experiencia, no fui a la reelección por ese acuerdo político y me fui a México.

—¿Volvería ser candidato a gobernador de La Rioja?

—Es la materia pendiente que tengo, pero las circunstancias políticas me llevaron mucho a estar afuera de la provincia.

—¿Sería difícil?

— Pasa que ahora La Rioja tiene un buen gobernador que es Quintela y que tiene por delante ocho años porque estoy seguro que va a tener una buena gestión y que lo van a reelegir. Yo lo estoy apoyando a él. No sé si las circunstancias me van a permitir ser candidato a gobernador. Fui dos veces y las perdí con los candidatos de Menem. En este momento no creo que estén dadas las circunstancias para que yo vuelva ser candidato.

—¿Cómo está viviendo estos casi dos meses de gobierno?

—Hay que dejar que ande. Lo que sí, Cambiemos dejó el país en peores condiciones en que lo recibió. Tuvieron un país con 25% de inflación y lo entregaron con 60%. De empleo hay una caída de más de 200 mil puestos de trabajo. Hay que dejarlo andar. Pusieron como tema prioritario a la deuda. Yo pondría la inflación. El problema de la Argentina no es el hambre, es la inflación. Después de 2001 se creó una red de contención social muy fuerte de las provincias y municipios que haga que el tema del hambre está contenido por esas políticas. Este tema en acuerdo con las provincias se resuelve. No creo que sea bueno y positivo ponerlo como centro del problema porque lo que estamos transmitiendo afuera… Ser Biafra no está bueno para atraer inversiones.

—Hoy diría que no hay hambre en la Argentina.

—Yo creo que no, está muy contenido por las provincias y los municipios, hay una red social enorme.

—Hay un mal diagnóstico, entonces.

—Creo que el tema de la Argentina es la inflación. El salario real cayó en el último año 50%. Los indicadores fueron tremendos. En los cuatro años de Macri la inflación fue del 300% acumulada. Y la suba salario fue del 148%, el salario privado. Vos tenés una caída del 48% del salario real. Si tomamos el salario mínimo, la pérdida es del 70%. Ha subido un 123%. El tema es la inflación, si sigue erosionando la capacidad de compra, la calidad de vida de los argentinos, la pauperización de la clase media, ese es el problema. La red de contención social es muy fuerte en los sectores bajos. El problema es la clase media que es la que te genera actividad económica, inversión, y es quien más sufre el proceso inflacionario. Creo que en la medida en que se empobrece la clase media cae la economía. El centro del problema, y que forma parte de la estrategia del gobierno, es la inflación. ¿Por qué no lo hizo Macri? Porque usa la inflación para licuar el gasto público. Lo hizo Macri y lo blanqueó Mario Quintana en una reunión con inversores en agosto de 2018 en Estados Unidos. Fue como al pasar, fue desapercibido. Mario Quintana, el vicejefe de Gabinete, dijo: “Tenemos algo que políticamente no es conveniente decir pero es muy favorable a la inversión que es la caída del salario real”. Usaron la inflación para licuar el gasto del Estado. Los salarios que pagaba el sistema previsional, las inversiones, gasto público y gasto social, se licuaron con la inflación.

—¿Y en el caso de Alberto Fernández?

—Tiene 50 días. Yo lo que haría es atacar ya la inflación porque es “el” problema argentino. Él puso el tema de la deuda en el centro del problema. Quizá esté bien. Pero creo que hay que atender el tema de la inflación. El tema de la deuda es grande, los vencimientos son importantes. Lo que dijo el gobierno de Alberto es solucionar ese tema primero, afrontar los compromisos y generar los excedentes fiscales necesarios para atender el pago de la deuda, arreglar con los bonistas. Pero si no atacás la inflación, la caída en el nivel de vida de los ciudadanos cada día es más fuerte y es una bomba de tiempo en términos sociales. Argentina no pasó lo de Chile porque había elecciones y la gente tenía expectativas. Ya las hubo, ya asumió el gobierno y no podés seguir teniendo una inflación del 3 o 4% mensual. Es complicado porque se deteriora mucho el salario, la calidad de vida. A la inflación no lo solucionás con acuerdo de precios porque cuando lo anunciás, ya los supermercadistas aumentaron un 30% e hicieron un colchón. Cuando dijiste “vamos a congelar los precios de medicamentos”, te clavaron un aumento del 30% hasta que se concrete el congelamiento. Estos acuerdos no sirven, necesitás políticas estructurales. La única política que demostró lucha contra la inflación y te da estabilidad y te tranquiliza la economía y al pueblo es la convertibilidad. Soy un convencido de eso.

—¿Cómo tomó que Macri haya responsabilizado a sus funcionarios en sus últimas declaraciones?

—Es lo que él decía a todo el mundo, me lo dijo a mí. Yo te lo cuento porque ya lo dijo él públicamente, si no no lo contaría. Cuando le planteé estos temas él me dijo eso: “Los radicales no me van a dejar”.

—No supo gobernar.

—No tuvo liderazgo. Fue una coalición de partidos en deliberación permanente en la cual ninguno se hacía cargo, todos eran vergonzantes. No se hacían cargo de su propio gobierno, todos eran críticos. Y Macri no tuvo el liderazgo suficiente para decir: “Soy el Presidente y se toman las medias que hay que tomar”. Falló la coalición y la falta de liderazgo del Presidente a pesar de que tenía buenas intenciones pero no supo, no quiso o no pudo superar los problemas que le planteaba el país en 2015. La estrategia comunicacional que tenían era que no se hable. Estuvieron los dos primeros años con Lázaro Báez y López y el convento. Cuando eso se terminó, cuando estaba agotado, instalaron el tema del aborto y mandaron el proyecto cuando la mayoría de sus votantes está en contra. La realidad cotidiana agredía a los argentinos y no se podía hablar. Había una protección, una agenda mediática que instaló Cambiemos y no se hablaba. De pronto, perdieron las elecciones. Claro, qué sorpresa… ¿Cómo no vas a perder las elecciones, hermano? Fue una sorpresa para ellos. Tenés 300% de inflación, ¿y no vas a perder la elección? Perdiste 200 mil puestos de trabajo, pero no hablaba nadie. Hablaban de los pañuelos verdes y celestes, Lázaro Báez… Todo el mandato fue una estrategia comunicacional. Ese fue el gran problema del gobierno de Cambiemos. Por eso me gusta trabajar el tema de la integración de las provincias del NOA en una región, en este caso La Rioja y Catamarca. Tenemos que imponer una agenda. Las provincias tienen que imponer una agenda real. Venimos con dos gobiernos porteños. En esta última elección todos los candidatos eran de la ciudad de Buenos Aires, todos. Por eso aparece como tema el género y vamos a discutir políticas de género.

—¿Qué piensa sobre estos temas?

—Para mí fue la única política exitosa no deseada por el gobierno de Cambiemos. Porque esto comienza cuando mandan el proyecto de ley de aborto, genera una movilización muy fuerte en las mujeres, en las mujeres militantes. Si vas a La Rioja o a Catamarca, no es un tema que forme parte de la gente pero sí en la clase media porteña. Yo creo que generó una importante movilización de los sectores medios, de las mujeres, de la militancia, que sirvió para ocupar el centro de la cancha y que esconde el debate sobre los reales problemas de la Argentina.

—Eso sería en el plano mediático. ¿Más allá de eso qué opina?

—Eso de que las universidades, el lenguaje inclusivo, todo eso, me parece una pelotudez, qué querés que te diga. Me parece una inocentada, somos una sociedad adolescente. Son todos eufemismos, rótulos, pero nadie te habla directamente de los temas. Todo se rotula, se banaliza.

—¿Sobre el aborto no hay un debate?

—No, no lo hay. El debate lo instaló Cambiemos cuando manda el proyecto de ley. El kirchnerismo estuvo 12 años en el gobierno y la postura de Cristina siempre fue contra el aborto. Lo instala Macri y Cambiemos para que no se hable de economía.

—Pero una vez que lo instalan hay una discusión.

—Sí. Pero si hay algo que no necesita la Argentina es discutir eso. La Argentina tiene problemas mucho más serios. Si vamos a hablar de salud pública, en los hospitales del interior no hay especialistas. No te pueden atender una gripe o un parto en un hospital de interior de La Rioja o Tucumán. De Chilecito las tienen que llevar a La Rioja para un parto. ¿Le vas a decir a un hospital público “cuando caiga una embarazada tienen que inducir al aborto”? No curan la gripe, no tienen insumos, ni profesionales, ni médicos, los problemas de la salud pública son problemas estructurales muy serios. No hay médicos. Te enfermás en Chepes o en Vinchina, La Rioja, y te tienen que llevar 500 kilómetros hasta la capital porque no tenés para una radiografía, no hay mamógrafo, no hay nada. Esos son los problemas. No me digás que el problema es el aborto. Sí cumplir con la ley de salud reproductiva. Con campañas que nunca se hicieron. ¿Cuántos preservativos se distribuyeron en los hospitales públicos o en las escuelas o en los ministerios de Salud? Ahora, ¿qué les van a decir? ¿“Tenés que hacer abortar a las mujeres”? ¿Cuántas clases de educación sexual se dieron en las escuelas? ¿Cómo se cumplió con la ley de salud reproductiva? Fue un fracaso. Salió la ley y no se cumplió nunca. No se repartió un preservativo en los boliches. Cumplamos con eso.

—Quienes están a favor de legalizar también piden eso…

—Por eso digo. Pero para mí no es un tema. La Argentina tiene hoy temas demasiado serios. Instalar el aborto o las políticas de género es distraer la atención cuando deberíamos poner la energía en resolver otros temas. En La Rioja se han perdido 20 mil puestos de trabajo en un año. Tengo amigos, compañeros, que me mandan todos los días: “Conseguime algo, perdí el laburo”. Y de qué les hablo, ¿de políticas inclusivas? Sería un error instalar de nuevo este debate porque es seguir con la estrategia de Cambiemos de ocupar la agenda pública en temas que no son las urgencias de los ciudadanos.

Seguí leyendo:

La pelea por los “presos políticos” trepó un nuevo escalón y tensa la interna del oficialismo

Alberto Fernández amenazó a los bonistas privados con caer en default si exigen a la Argentina pagar más de la cuenta

Una amante, un hijo y un ADN: la guerra oculta tras la millonaria herencia de un hotelero K