Último momento

Javier Timerman, del banco de inversión AdCap: “Axel Kicillof le demostró al mercado que no es un defaulteador serial”

Javier Timerman, socio del banco AdCap, elogió la propuesta del gobernador bonaerense (Museo del Holocausto CCK/)

Javier Timerman socio gerente y fundador del banco de inversión AdCap dijo que con la oferta que presentó el gobernador bonaerense Axel Kicillof le demostró al mercado que “no es un defaulteador serial”.

Timerman, de muy buen diálogo con el Gobierno y hombre del mercado, afirmó que el principio de acuerdo entre la provincia de Buenos Aires y sus acreedores –ya que falta el aval clave del fondo Fidelity, que pretendería el pago del 50% del vencimiento en lugar del 30% ofrecido por la Provincia– tiene beneficios para ambas partes.

Además, el ejecutivo opinó que la idea del Gobierno de postergar por unos tres años los pagos a los acreedores será aceptada si no significa “un cheque en blanco”, es decir, si entretanto se muestra un plan de reformas para que la economía vuelva a crecer.

– ¿Qué opina sobre este principio de acuerdo entre la provincia de Buenos Aires y sus acreedores?

– Me parece una muy buena salida al problema de recursos que tiene la provincia y es evidente que hubo mucho esfuerzo de parte del gobierno provincial como de los acreedores para llegar a un acuerdo. La provincia de Buenos Aires buscó una solución que la deja bien posicionada para la reestructuración que llegará después de que el gobierno nacional presente su plan. Sería mucho más difícil retomar estas negociaciones partiendo de un default porque muchos acreedores hubieran optado por el litigio. Y, además, los acreedores también mostraron buena voluntad ad pesar de que el gobierno nacional no participa de la solución.

Timerman elogió el hecho de que Kicillof haya hecho una oferta sin la asistencia del gobierno nacional
Timerman elogió el hecho de que Kicillof haya hecho una oferta sin la asistencia del gobierno nacional

– ¿Por qué mejoró su oferta el gobernador?

– Porque miró el mediano plazo y se dio cuenta de que una solución consensuada le iba a permitir acceder a un sendero de orden financiero mucho más rápido que si el mercado no aceptaba. Si bien para la provincia con este nivel de deuda y pobreza es un pago difícil, por otro lado, cuando se miran los próximos vencimientos, terminará beneficiándose de una renegociación más amigable y evitar los juicios en la justicia de Nueva York. Lo más importante es que mostró buena voluntad y se llegó, en principio, a un buen acuerdo.

– ¿Esto no obligará al gobierno nacional a formular una oferta parecida?

– Es posible, pero como no sabemos qué piensa el gobierno nacional, no sabemos si lo ve esta salida como algo positivo o negativo. Todavía están viendo la sustentabilidad de la deuda.

– ¿Qué opinión tiene sobre la prescindencia de la Nación en este pago que propone el gobernador?

– Le da más libertad a ambos gobiernos, al nacional y al provincial. A la provincia, para seguir encarando su renegociación con los acreedores porque mostró cierta independencia de la Nación y, al mismo tiempo, para demostrarle al mercado que el gobernador Axel Kicillof no es un defaulteador serial; eso el mercado lo va a valorar. Y para el gobierno nacional es neutral porque todavía no mostró sus cartas.

El mercado va a valorar que Kicillof haya presentado una oferta sin apoyo del gobierno nacional

– En junio la Provincia tiene otro vencimiento fuerte en dólares. ¿No va a tener el mismo problema?

– Para ese entonces Provincia y Nación ya deberían tener sobre la mesa sus planes de mediano plazo. El problema con este pago es que tenía un vencimiento muy temprano, cuando la gestión recién arrancó. No debería pasar lo mismo en junio.

– ¿El cronograma para renegociar la deuda que presentó el ministro Guzmán no le parece demasiado apretado?

– En estas cuestiones no hay tiempos exactos porque no es una ciencia. Si se demora dos semanas, no pasa nada. La clave es cuán cerca están ambas partes en el momento de la oferta. No me preocupan tanto los tiempos como el diálogo que haya hasta entonces entre el Gobierno, los acreedores privados, el FMI, el Tesoro y la Reserva Federal de Estados Unidos. Todos estos jugadores deberían participar.

El ministro de Economía argentino Martín Guzmán, se negó a prestarle asistencia financiera a la Provincia
El ministro de Economía argentino Martín Guzmán, se negó a prestarle asistencia financiera a la Provincia (MARIANA GREIF/)

– Si la Provincia finalmente llega a un acuerdo, ¿volverán a ser atractivos sus bonos para el mercado?

– Lo que vimos en las últimas semanas es que el mercado está muy expectante de lo que anuncie el gobierno nacional. Hay mucha volatilidad en un rango pequeño de precios.

– ¿La gira del presidente por Europa ayudará en la negociación con el FMI?

– Si algo entiende el gobierno nacional es que el FMI debe ser parte de la solución de este problema, porque muchos de los fondos de pensión son proclives a escuchar la opinión del Fondo y serán más flexibles una vez que se rearme esta relación. A su vez, el FMI lo sabe y desarrollará una negociación pragmática para que el Gobierno encare su negociación más difícil, que es con los bonistas. Además, como vimos con el gobierno anterior, cuando el fondo quiere hacer algo, puede.

– ¿Es viable la idea de Guzmán de aplazar el pago a los bonistas por tres años?

– Todo es viable si el plan económico es sustentable. Lo que no quieren los inversores es financiar gasto improductivo; si este plazo se utiliza para que hacer reformas para que la economía crezca, aceptarán. Es un tema de credibilidad. El mercado no da cheques en blanco; quiere saber si lo que está sacrificando ahora es una ganancia a futuro o pura pérdida.

Seguí leyendo:

Deuda bonaerense: para alcanzar el 75% de consenso con los acreedores falta el acuerdo de un fondo

Bajan el riesgo país y los dólares paralelos mientras Buenos Aires trata de cerrar un acuerdo con sus acreedores