Último momento

Néstor Grindetti, sobre la ley impositiva: “No somos desestabilizadores, estamos tratando de encontrar una solución”

Néstor Grindetti, intendente de Lanús, participa de las negociaciones por la ley impositiva
Néstor Grindetti, intendente de Lanús, participa de las negociaciones por la ley impositiva

Con la ex gobernadora María Eugenia Vidal de viaje y el ex presidente Mauricio Macri en silencio, los intendentes de Juntos por el Cambio adquirieron un rol determinante en la negociación con el kirchnerismo por la nueva ley impositiva de la provincia de Buenos Aires.

Uno de esos referentes es el jefe comunal de Lanús, Néstor Grindetti, quien en una entrevista con Infobae analizó en qué punto se encuentra el diálogo con el gobernador Axel Kicillof, cuál es el principal obstáculo para avanzar con el tratamiento de la norma y cómo se están reconfigurando los liderazgos en la oposición a partir del recambio en el poder del 10 de diciembre.

– ¿En qué estado se encuentra la negociación con el oficialismo por la ley impositiva?

– En las últimas horas no hubo ningún contacto. Calculo que pasado el Año Nuevo, vamos a retomar el diálogo. Soy muy optimista: vamos a llegar a un acuerdo. La actitud del equipo de gobierno en los días anteriores a la sesión fue buena, nos pusieron muchísimos datos sobre la mesa, y nuestros equipos también están dispuestos a buscar una alternativa.

Entendemos que no tener ley es complicado y nosotros queremos ayudar a la gobernabilidad. Además, como dirigentes sabemos que es muy importante también para nosotros porque de esta norma dependen los recursos de la provincia de Buenos Aires.

– ¿Qué rol tienen los intendentes de Juntos por el Cambio en la negociación?

Tanto Jorge Macri como yo formamos parte de la mesa política de Juntos por el Cambio, que también tiene representación del radicalismo, de la Coalición Cívica, de representantes de ambas cámaras de la legislatura bonaerense y la presencia del ex jefe de Gabinete Federico Salvai.

Los intendentes somos una parte más de esto y todo lo que hemos propuesto en la negociación surge de esa mesa, que está funcionando muy bien. Nosotros mantenemos un contacto fluido y nada de lo que se pueda llegar a plantear no pasa por esa mesa.

– Surgieron algunas críticas por la ausencia de la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

Después de cuatro años de mandato, la ex gobernadora tiene el absoluto derecho de tomarse una semana de vacaciones, eso no está en tela de juicio. Además, María Eugenia está siguiendo el tema día a día. Habla conmigo, con Jorge Macri, con Federico Salvai y con el senador Roberto Costa. Estamos todos comunicados. La ex gobernadora nunca dejó de seguir el tema y no ha sido un problema que no estuviera presente en el país. Su liderazgo continúa intacto.

– ¿Y con el ex presidente Mauricio Macri dialogaron sobre el tema?

Conmigo no tuvo ningún contacto; no sé si habló con María Eugenia.

– Kicillof acusó la oposición de ser irresponsable por la forma en que encaró el tema.

Yo no quiero ser autorreferencial, pero cuando me tocó ser ministro de Hacienda en la Ciudad de Buenos Aires, durante 8 años nunca tuvimos mayoría absoluta y el Presupuesto se terminó aprobando siempre. Los Presupuestos nunca salen sin cambios y es lógico que uno siempre intente mejorar un programa o un concepto.

En la Ciudad de Buenos Aires teníamos en frente al kirchnerismo y nunca se nos ocurrió pensar que lo que hacían era conspirativo. Ahora nosotros estamos planteando lo mismo. Cuando uno pone por delante algunos conceptos y esos conceptos están acompañados por números, siempre hay un punto de encuentro y yo soy optimista. No cabe para nosotros el dogma de desestabilizadores: estamos tratando de buscar una solución y tenemos práctica tanto en el oficialismo como en la oposición; no somos improvisados.

– ¿Cuál es la cuestión puntual de la ley que podría desanudar su tratamiento? (Nota de redacción: el kirchnerismo necesita que la oposición garantice el quórum para poder debatir el proyecto)

Yo creo que el 75% es un número excesivo, que además afecta a una cantidad enorme de tente. Primero abarcaba a 2.500.000 personas, después logramos bajarlo a un millón, que sigue siendo una cifra excesiva. Ese es el punto central: hay que ponerle un tope a los aumentos que coincida con la inflación de 2019, en torno al 55 por ciento. Conjuntamente tenemos que ver cómo encarar esa caída de la recaudación y cómo trabajar también para reducir el gasto.

A esto se le adiciona que no tenemos Presupuesto. Para darle gobernabilidad a la nueva administración, aceptamos una prórroga el Presupuesto y ahora estamos aprobando una ley tarifaria que va a recaudar por encima del Presupuesto y no se sabe en qué se van a utilizar los recursos; eso es bastante irregular.

– Usted dijo que hay muchas personas que quedarían afectadas por el aumento de 75% que prevé la ley, pero el oficialismo dice que en el caso del impuesto inmobiliario rural abarca sólo a 200 personas.

No afecta a los ricos nada más. Sinceramente, afecta a mucha gente. En Lanús nosotros decidimos un aumento de impuestos de 45 por ciento. Cada uno conoce sus números y por algo los pone. Quizás ellos piensan que nos quedamos cortos, pero a nosotros ese aumento nos alcanzó para seguir siendo superavitarios. Ahora, aplicar un aumento de 75% sería una actualización en términos reales en un momento que la gente no tiene ese flujo de fondos.

Hay que atacar ese punto. Una vez resuelto el tema del porcentaje, hay temas menores de Ingresos Brutos y demás que nos vamos a poner de acuerdo. Hace 10 días aceptamos la prórroga del Presupuesto y votamos todas las emergencias. Mostramos actitud de dar las herramientas que el gobernador necesita y creemos que también necesita esta. Hay una forma de resolverlo: cuando fui ministro, alguna vez propuse un aumento y desde la oposición me explicaron que no podía ser. Ahora estamos ante una situación similar.

– ¿Cree que luego de esta negociación se van a reconfigurar los liderazgos de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires?

Cuando uno está en la oposición, los liderazgos no son personales. Nosotros entendemos que María Eugenia va a continuar siendo la referente de nuestro espacio en la provincia de Buenos Aires. Ella hizo mucho para que se conforme esta mesa política y empiece a trabajar en forma colegiada, como lo estamos haciendo, con representación de las dos cámaras, del radicalismo y de los intendentes. Y vamos a seguir así porque creemos que eso funciona bien.