Último momento

Caso Nisman: la Justicia descartó la posibilidad de que el Ministerio de Seguridad revise el peritaje de Gendarmería

La ministra Sabina Frederic
La ministra Sabina Frederic

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, dijo ayer que van a revisar el peritaje de Gendarmería Nacional que concluyó que el fiscal federal Alberto Nisman había sido asesinado. Pero la afirmación de la funcionaria fue puesta en duda por los investigadores judiciales del caso. Dos fuentes consultadas por Infobae señalaron que el Ministerio no tiene facultades sobre el peritaje y que solo el fiscal y el juez de la causa pueden intervenir en el trabajo.

“Las fuerzas de seguridad son auxiliares de la justicia y trabajan ante una convocatoria”, coincidieron dos de los investigadores del caso, que está a cargo del fiscal Eduardo Taiano y del juez Julián Ercolini. Eso significa que su intervención es ante un pedido de los tribunales. “Cualquier revisión del trabajo, ya sea para ampliar el peritaje o para pedir aclaraciones, es por orden judicial. Y no se hizo ni está previsto pedirlo”, agregaron.

Eso fue lo que ocurrió en el expediente de Nisman, que fue encontrado muerto el 18 de enero de 2015 en el baño de su departamento de Puerto Madero pocos días después de denunciar a la entonces presidenta Cristina Kirchner por la firma del memorándum de entendimiento con Irán. El fiscal Taiano le pidió a Gendarmería Nacional un peritaje interdisciplinario para responder distintos puntos sobre la muerte del fiscal. La fuerza, entonces a cargo de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, concluyó en septiembre de 2017 que Nisman había sido asesinado.

Eduardo Taiano, el fiscal que investiga la muerte de Nisman
Eduardo Taiano, el fiscal que investiga la muerte de Nisman

Una fuente judicial recordó que ese peritaje fue objetado por algunas partes, entre ellas la del perito informático Diego Lagomarsino, procesado como partícipe del homicidio por haberle llevado el arma con la que murió, que sostuvo que Nisman se suicidó. “Pero los planteos fueron rechazados y la Cámara Federal convalidó el trabajo. Inclusive el juez en su resolución no siguió todos los lineamientos del peritaje”, recordó la fuente.

Gendarmería dijo que Nisman primero fue dormido con ketamina y luego asesinado por dos personas, una que lo sostenía y otra que le disparó. Pero cuando el juez Ercolini procesó a Lagomarsino no tomó ninguno de esos dos conceptos porque no estaban avalados en pruebas.

¿La ministra no tiene ninguna facultad para intervenir?- preguntó Infobae.

-En el peritaje no. Sí eventualmente en algún aspecto administrativo si entiende que algún perito actuó mal o pudo haber cometido mal desempeño. Pero eso es una cuestión interna de Gendarmería, no de la causa judicial.

Tras las declaraciones de Frederic, el fiscal Taiano -quien está a cargo de la investigación- no tenía previsto hacer ninguna presentación al respecto. Tampoco en el juzgado hasta este mediodía habían recibido algún planteo del Ministerio de Seguridad.

El fiscal Alberto Nisman
El fiscal Alberto Nisman

“Lo vamos a revisar en colaboración con la Justicia. Se montó un escenario, se replicó la escena del baño del departamento de Nisman, y eso está dentro del edificio Centinela. Vamos a intervenir, pero no en este momento, vamos a dejar pasar un tiempito; primero tenemos que hacer modificaciones en la jefatura de Gendarmería", dijo Frederic en declaraciones a Radio 10 cuando le preguntaron por el peritaje. La referencia al baño es que se instaló una réplica en el edificio de la fuerza para hacer la pericia.

El peritaje de Gendarmería fue el segundo que se hizo en la causa. El primero estuvo a cargo del Cuerpo Médico Forense el mismo día que el fiscal fue encontrado muerto. Los especialistas concluyeron que no estaban en condiciones de concluir si se trató de un suicidio o un homicidio o si hubo otras personas en la escena de la muerte. Lo mismo determinó la junta criminalística de la Policía Federal. Ante ese resultado, el fiscal Taiano pidió el trabajo interdisciplinario a Gendarmería que fue objetado por la defensa porque no se convocó a los profesionales del Cuerpo Médico Forense.

En base al peritaje, dos meses después la justicia entendió que Nisman fue asesinado. Lagomarisno está procesado como participe necesario por haberle entregado la pistola Bersa 22 de la que salió el disparo que mató al fiscal. El peritaje descartó que Lagomarsino haya sido el asesino porque ubicó el momento de la muerte entre las 2 y las 3 de la mañana, cuando el perito informático ya se había ido del edificio más de seis horas antes. También están procesados custodios del fiscal por incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento agravado por no haber cuidado al fiscal.

Bajo la hipótesis del homicidio, el fiscal Taiano busca dar con el presunto autor material y el intelectual del homicidio. Para eso ordenó un análisis de las cámaras de seguridad del edificio, aunque hoy el expediente no tiene pruebas de que otra persona haya estado dentro del departamento. También un entrecruzamiento de llamados entre personas vinculadas a los servicios de inteligencia que tuvieron un intercambio de comunicaciones que no era habitual entre ellos y que comenzó cuando Nisman ya estaba muerto pero públicamente el hecho no se conocía.