Último momento

Clima distendido y selfies en el primer encuentro del Gobierno con los jueces

La jueza Highton de Nolasco y los ministros "Wado" De Pedro y Marcela Losardo
La jueza Highton de Nolasco y los ministros "Wado" De Pedro y Marcela Losardo (Franco Fafasuli/)

El clima fue tan distendido que hasta algunas personas le pidieron a la ministra de Justicia, Marcela Losardo, que sea presidenta de la Nación. Fue en la cena de fin de año de la Asociación de Magistrados en la que se encontraron jueces nacionales y federales con los nuevos funcionarios del área judicial del gobierno de Alberto Fernández.

Fue el primer encuentro formal entre el gobierno entrante y los jueces que durante la campaña recibieron críticas del candidato de Frente de Todos. Pero Losardo llevó un mensaje que gustó: se respetará la independencia judicial y no habrá intervención de la política. No hubo contrapuntos con los discursos que dieron el presidente de la Asociación, Marcelo Gallo Tagle, y el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, que dijo que “los problemas de la política deben resolverse políticamente” y que los jueces solo deben ser “militantes del derecho”.

La cena también sirvió para la rosca judicial. “Me presentaron a muchas personas que me decían yo estoy concursando para tal cargo”, le dijo a Infobae un funcionario invitado a la cena que, según advirtieron, convocó a más personas en los últimos años: cerca de 500 invitados que colmaron el salón del Hotel Alvear Icon, en Puerto Madero. La cantidad de gente era tal que en la previa de la cena no se sentía el aire acondicionado. Un juez que transpiraba decía en broma política: “Deben ser macristas que lo tienen apagado”.

El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, con Losardo y su segundo, Juan Martín Mena
El presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, con Losardo y su segundo, Juan Martín Mena (Franco Fafasuli/)

Losardo fue acompañada por su segundo en el Ministerio, el secretario de Justicia Juan Martín Mena, por quien será el representante del Gobierno en el Consejo de la Magistratura -un órgano clave para los jueces-, Gerónimo Ustarroz, y por el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, que viene de integrar el Consejo.

Con Mena se dio una situación particular. El flamante funcionario está imputado en la causa por la firma del memorándum con Irán y en la cena estuvieron dos de los jueces del Tribunal Oral que tiene el caso, Gabriela López Iñiguez y José Michilini. En esa causa también está acusada la vicepresidenta Cristina Kirchner y otros funcionarios de sus dos gobiernos.

También estuvieron otros jueces de Comodoro Py que tramitan causas de corrupción que involucran a funcionarios de los gobiernos de Cristina Kirchner, y a ella misma, como los jueces Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu y el fiscal Diego Luciani, que tiene el juicio por la obra pública.

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz
El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz (Franco Fafasuli/)

Hubo mucha presencia de jueces de Comodoro Py pero ninguno de los que el presidente Fernández dijo que iban a tener que dar explicaciones por algunas de sus decisiones, como Claudio Bonadio, Julián Ercolini o Martín Irurzun. De hecho no fue ninguno de los de primera instancia. Sí estuvieron los magistrados de la Cámara Federal Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, de la Casación Angela Ledesma -la flamante presidenta-, Mariano Borinsky, Diego Barrotaveña, Daniel Petrone, Javier Carbajo, Carlos Mahiques y Eduardo Riggi, de los Tribunales Orales Federales y fiscales de esa instancia.

Hacia Comodoro Py es a donde apuntan los proyectos de reformas judiciales de gobiernos. El objetivo es licuar su poder para que no sean pocos jueces los que concentren todas las causas de corrupción. Y ese fue uno de los temas que más se habló en la noche. La mayoría de los jueces tenía más incógnitas que certezas sobre cómo y cuál será el cambio. El resumen de los diálogos era: “¿Sabes algo? Yo nada. Hablo más arriba y no largan nada”. Losardo no dio pistas pero prometió en su discurso que los jueces iban a ser convocados para debatir.

Otro tema que se comentó fue el anuncio de que el gobierno propondrá al juez federal Daniel Rafecas como procurador general de la Nación. Lo dijo oficialmente Losardo al llegar a la cena. No fue una sorpresa porque el nombre ya sonaba.

El ministra de Justicia fue la más buscada de la noche. Saludó a todo el que se acercaba, se sacó selfies y ya recibió pedidos de audiencias y de temas a tratar. Las mujeres fueron las más efusivas. “Soy la primera mujer ministra de Justicia. Las mujeres y la justicia somos una excelente combinación", dijo en su discurso y fue uno de los momentos de más aplausos.

La mesa 1 que compartieron Losardo, Hihgton y Rosenkrantz
La mesa 1 que compartieron Losardo, Hihgton y Rosenkrantz (Franco Fafasuli/)

El clima de distensión llegó hasta los discursos. Rosenkrantz dijo que tener la atención de los jueces era de por sí díficil y más cuando los invitados tenían en la mesa un plato de salmón recién servido. La jueza de la Corte Elena Highton de Nolasco, al momento del brindis, dijo que Losardo “es una polla mía". “La críe de chiquita”, agregó porque la ministra integró su cátedra en la universidad. Y Losardo ayudó en la llegada de Highton a la Corte durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Todos los jueces coincidieron en la cordialidad del encuentro. “Recién asumen. Con Losardo nos conocemos hace mucho y es una mujer de diálogo”, destacaba un magistrado. El flamante ministra ya estuvo en la misma cartera con Néstor Kirchner cuando Alberto Fernández era jefe de Gabinete. De hecho Losardo destacó que había estado en otras cenas de fin de año y que inclusive la habían invitado cuando ya no tenía cargo.

“Demasiado empalagoso todo”, decía otro un poco más desconfiado.

Lo cierto es que en la Asociación estaban satisfechos con la cena y con los gestos de los funcionarios. Pero saben que esto recién comienza. “Tiempo para pelearnos tendremos”, marcaba un magistrado.

SEGUÍ LEYENDO

Marcela Losardo : “No hay justicia independiente si se posa en ella la mano del poder político”

La Corte de Rosenkrantz, ¿último bastión de la mesa judicial del macrismo?