Último momento

Martín Migoya, CEO de Globant: “La industria del conocimiento en Argentina tiene más potencial que Vaca Muerta”

Martín Migoya, CEO de Globant (Nicolás Stulberg)

Un día de 2002, similar a otros en los que pensaban cómo serían sus futuros en medio de un país que se caía a pedazos, cuatro ingenieros, amigos y compañeros de trabajo en una consultora tecnológica –tres de La Plata, que se conocían de estudiar juntos, y uno de Mar del Plata– dijeron basta y decidieron independizarse. Fue en el bar Down Town Matías, en la esquina porteña de Viamonte y Reconquista. En ese lugar, entre cervezas y café, siguieron planeando la aventura con un presupuesto inicial de USD 5.000 y una idea central: sus clientes serían del mundo, no del país. Había que salir a buscarlos. Así, el año siguiente, Martín Migoya, Guibert Englebienne, Martín Umaran y Néstor Nocetti fundaron Globant, hoy uno de los “unicornios” argentinos, como se denomina a las empresas de base tecnológica que valen más de USD 1.000 millones.

La compañía cotiza en el NYSE de Wall Street, tiene valor de mercado de USD 3.800 millones, emplea a más de 11.200 personas y abrió 51 centros en 36 ciudades de 17 países. Entre sus clientes están Google, Southwest Airlines, EA y BBVA. El año pasado facturó USD 522,3 millones y en los primeros nueve meses de 2019 ya sumaba USD 659 millones.

La Argentina tiene el desafío de construir un Estado confiable, que establezca reglas de juego y las deje fijas. Que sea confiable con su gasto, con el pago de su deuda… si es que decide pagarla

“Somos una empresa muy sólida que está montada en la tendencia secular de la transformación digital y que afecta a compañía y lo hará con todos los gobiernos. Además, es una transformación basada en la inteligencia artificial, algo que va terminar cubriendo todo. La verdad, hacer lo que hacemos habiendo empezado desde la Argentina, es un sueño”, le dice a Infobae Martín Migoya, CEO de la empresa que sigue comandada por los cuatro amigos que la fundaron.

Migoya es el emergente de una familia típica de clase media de la capital bonaerense de los años setenta. Su padre fue ingeniero, trabajó en Ford y Alpargatas, y luego se dedicó a emprender. Jugó el rugby, se recibió de ingeniero electrónico –e hizo un master en UCEMA– y ama la música. Siempre tuvo bandas, tiene decenas de instrumentos y hasta armó un estudio en su casa, pero hace poco que volvió a tocar en público, como en su juventud. El año pasado, Sonic.Diamonds se presentó tres veces en el Teatro Sony de Palermo.

Migoya Junto a Martín Umaran, Néstor Nocetti y Guibert Englebienne, amigos, socios y cofundadores de Globant
Migoya Junto a Martín Umaran, Néstor Nocetti y Guibert Englebienne, amigos, socios y cofundadores de Globant

Impulsor de la ley de Economía del Conocimiento, es uno de los fundadores del grupo de WhatsApp empresarial Nuestra Voz, y miembro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y de Endeavor.

— ¿Qué expectativa tiene con respecto al nuevo gobierno?

— Soy optimista. La Argentina tiene el desafío de construir un Estado confiable, que establezca reglas de juego y las deje fijas. Con el gasto, con el pago de su deuda… si es que decide pagarla. Confiable para la gente, en general. Si eso pasa va a conducir a una moneda que permita ahorrar. Es es una tarea titánica y no de un solo gobierno. La demostración está en el trabajo excelente que se pudo hacer en la industria del conocimiento: hoy, el sector tiene un potencial más grande que el de Vaca Muerta.

— ¿Lo conoce a Alberto Fernández?

— Lo conocí por teléfono. Lo invitamos a través de Matías Kulfas a que fuera a nuestras oficinas en México, cuando viajó luego de las elecciones. Ese día justo teníamos nuestro evento anual con todos nuestros clientes e inversores en New York y hablamos por videoconferencia. La verdad, hizo preguntas muy inteligentes. Creo que le logramos explicar muy bien qué es Globant, hablamos de la industria y, sobre todo, de lo importante de una política de Estado de continuidad. Lo vi abierto y con una capacidad de entendimiento muy veloz. Él reglamentó la primera ley que permitió este potencial exportador. Espero que todo eso se refleje en ideas concretas de gobierno.

Alberto Fernández nos hizo preguntas muy inteligentes. Creo que le logramos explicar muy bien qué es Globant, hablamos de la industria y, sobre todo, de lo importante de una política de Estado de continuidad

— ¿A Kulfas lo conoce?

— Sí, a Matías lo conozco desde que estaba en el Banco Central, o antes. Entiende también muy bien al sector.

— Globant estuvo cerca de Mauricio Macri y de su gestión. ¿Qué balance hace de estos cuatro años que terminan?

— Estuvimos cerca como de cualquier gobierno democrático.

Fernández en la oficina de Globant en México
Fernández en la oficina de Globant en México

— Es verdad, Cristina Kirchner visitó la empresa cuando era presidente y hasta se metió en el pelotero gigante que tiene en la entrada.

— Es algo que en la Argentina continuamente confundimos. Más allá de las opiniones personales, cada uno tiene su laburo y su lugar en la sociedad. El nuestro es construir valor y generar empleos. Eso se hace en conjunto, no solo, y trabajando con el gobierno que esté. Estos cuatro años de gobierno de Mauricio Macri dejan muchas cosas, algunas transformaciones muy interesantes, como la demostración de que se puede gobernar sin tener la mayoría en las Cámaras, que se pueden hacer instituciones fuertes y que puede terminar un gobierno no peronista. En lo económico se falló, las circunstancias y las decisiones que se tomaron no fueron las mejores. Pero en muchas otras cosas se avanzó. En esta alternancia tenemos que ser cautos y aprender a construir sobre lo que se deja. Sé que es algo fácil de decir y difícil de hacer.

Migoya y otros empresarios saludan a Macri el día que se aprobó la ley de Economía del Conocimiento (Prensa Presidencia)
Migoya y otros empresarios saludan a Macri el día que se aprobó la ley de Economía del Conocimiento (Prensa Presidencia)

— ¿La mala performance económica de Macri invalida el resto?

— La economía es uno de los factores clave, cruza absolutamente todo. La economía no ayudó, pero se hicieron cosas, como ser más racionales con el gasto. No alcanzó el tiempo, ni las medidas. Se cruzó también con un problema externo bastante complejo. Pero no invalida todo, muchas cosas buenas van a quedar.

— ¿Por ejemplo?

— Cómo se ejecutaron las obras públicas. La reforma tributaria también fue algo en el sentido correcto, aunque quedó muy trunca. Lo económico no alcanzó. Bueno, para eso están las elecciones.

— Usted es miembro de Endeavor y también de AEA. ¿Se siente parte del establishment?

— No, no me siento parte de ningún establishment. Me siento parte de un grupo de empresarios que estamos tratando de hacer que la Argentina sea un lugar mejor para crear más empleo.

Cristina Kirchner en el pelotero del headquarters de Globant en Retiro, en 2011
Cristina Kirchner en el pelotero del headquarters de Globant en Retiro, en 2011

— No le gusta la palabra.

— No, no creo que me represente. Establishment significa gente que acepta el statu quo. No creo que ninguno de mis colegas empresarios piense así. Para mí es un honor estar en AEA, poder representar a mi sector.

— Además, es el “papá” de Nuestra voz. , el grupo de WhatsApp de empresarios.

— (se ríe) Cualquiera puede crear un grupo de WhatsApp. Primero lo tildaron de oficialista y nunca lo fue. Surgió por un paro general de pilotos que dejó a un montón de gente en la calle, sin viajar. Y pensamos en una manera de expresarnos ante esa circunstancia, independientemente de la política. Desde ese momento, y ante otros casos, como las elecciones o la aprobación del acuerdo UE-Mercosur, juntamos voluntades, se hace un mensaje, se tuitea y los que quieren se suman. Fue terriblemente espontáneo y llegamos rápido al tope permitido de 256 integrantes.

— Pero terminaron cayendo en la grieta.

— Es fácil hacernos caer, decir que el grupo lo armó Marcos Peña. Muchos lo dan por muerto y no va a pasar, es una voz que va a estar presente. No pretende ser una Cámara, ni una asociación de empresas. No pretende ser nada. Es una herramienta de coordinación: el que quiere tuitea y el que no quiere, no.

Migoya al frente de su banda Sonic.Diamonds
Migoya al frente de su banda Sonic.Diamonds (RODRIGO VERGARA/)

— ¿Se fueron muchos integrantes después de las elecciones?

— No, muy pocos. Y otros se sumaron. Va a hacer falta y en la etapa que viene dudo que esto no sea para algo positivo. Nos va a permitir expresar ciertas cosas de manera mucho más aceitada.

— ¿Hoy la innovación en las empresas pasa por la inteligencia artificial?

— No, hay muchas cosas. Lo primero que está cambiando es la forma en la cual las compañías interactúan con consumidores, clientes y partners. Es una relación cada vez con menos fricción y todo eso generó lo que se conoce como la primera ola, la transformación digital. IA tiene la virtud de meterse en todos lados. Y es algo que no tenemos que desperdiciar como país: cuanto más temprano la Argentina abrace y entienda esta oportunidad, y la alimente, más capacidad de generación de empleos va a haber en este sector.

La economía no ayudó, pero se hicieron cosas, como ser más racionales con el gasto. No alcanzó el tiempo, ni las medidas. Se cruzó también con un problema externo bastante complejo. Pero no invalida todo, muchas cosas buenas van a quedar

— ¿Cuán lejos está Argentina de aprovechar esa oportunidad?

— Yo creo que vamos bien. Lo importante es cuán relevante es la industria para el país: hoy es el segundo complejo exportador si se mira las divisas netas que genera. Eso se debe a que hay una política que está diciendo hace 15 años que éste sector es estratégico para el país. Son tres leyes seguidas, primero la Ley de Software que hizo Néstor Kirchner y Alberto Fernández promulgó. La renovación fue durante el gobierno de Cristina Kirchner y ahora, con Macri, se aprobó la nueva Ley de Economía de Conocimiento, que además se expandió a otros sectores. Es una política de Estado consistente, y muy pocos países la tienen. Hay una ventaja regional y con muchos países del mundo.

— Con respecto a la ley de Economía del Conocimiento también hubo críticas. Juan Grabois cree que no se puede beneficiar impositivamente a un gigante como Mercado Libre, por ejemplo.

— Yo no voy a entrar en esa polémica. Me remito a cómo salió la votación en las dos Cámaras de Congreso que aprobaron la ley: 100%, salió por unanimidad. Los representantes del pueblo expresaron de esa manera qué opinan del tema.

Macri con los "unicornios" locales en el "mini Davos" de 2016
Macri con los "unicornios" locales en el "mini Davos" de 2016

— ¿Cómo ve a Globant en 10 años?

— Globant es una máquina de transformar. Podemos soñar con una compañía tan grande como queramos. Veo a Globant como una empresa muy diversa, en términos de género, edades y culturas. Sostenible en términos ambientales. Globant va a ser una de las primeras compañías en poder hacer consumir energía 100% renovable y reducir la huella de carbono que hacemos con nuestros viajes y con nuestras operaciones. Tenemos mucho recorrido, muchas ganas.

— ¿Se ve manejando la compañía o más cercano a un retiro temprano para disfrutar la vida?

— Se pueden hacer las dos cosas. Mientras los resultados sean buenos voy a estar. En cuanto yo vea que no puedo más con los resultados, me voy a tener que ir. En Globant nadie quiere eternizarse en ningún lugar.

— Bien resultadista. Bilardiano.

— Claro, como buen hincha de Estudiantes de La Plata.

Seguí leyendo:

Los nombres que corren con ventaja para encabezar los bancos públicos en la nueva etapa: Nación, Bapro, BICE y Banco Ciudad

Quita, tamaño y otras claves del paper en el que Martín Guzmán da su receta para resolver la deuda externa