Último momento

El dólar se mantiene calmo en la City, mientras se produce la transición en el Banco Central

El dólar sube un 58,9% en 2019. (Shutterstock)

La transición política no impactó de forma significativa en el mercado de cambios, en el que la continuidad del control sobre la demanda descomprime de cualquier sesgo de volatilidad para los precios y los volúmenes operados.

En las sucursales del Banco Nación, el precio del billete verde se acomoda 25 centavos al alza, a 63 pesos para la venta al público y un valor similar al de las pizarras de la banca privada, donde se opera a $63,09 en promedio.

“Si miramos las pantallas minoristas, el billete mantuvo la tranquilidad en un marco de restricciones cambiarias y se ubicó en 63 pesos”, consignó Portfolio Personal Inversiones.

En el mercado mayorista se transa a 59,90 pesos. En 2019 acumula un incremento de 58,9%, unos seis puntos por encima de la inflación del período.

Un evento central para el mercado se producirá por la tarde, cuando el nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán, brindará una conferencia de prensa luego del cierre de la operatoria financiera en la que podría adelantar los lineamientos del esperado programa de reestructuración de la deuda ante privados y el FMI.

“El escenario no mostró grandes cambios y aún queda pendiente más información sobre el tratamiento de la deuda”, resumieron desde Balanz Capital.

No vamos a tener distintas cotizaciones de dólar, pero sí cómo atacar este ‘súper cepo’ que nos dejaron (Santiago Cafiero)

Esta mañana, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, señaló por radio La Red que no está bajo evaluación desdoblar el mercado cambiario o fijar un recargo por las compras en dólar. “Sí estamos trabajando en ver cómo empezamos a atacar este ‘súper cepo’ que nos dejaron y cómo lo hacemos convivir con el poco nivel de reservas de libre disponibilidad que tenemos”, manifestó.

“No vamos a tener distintas cotizaciones de dólar, vamos a tratar de recuperar nuestras reservas para que nos permitan tener una perspectiva de un plan sostenible desde el punto de vista monetario y macroeconómico”, comentó el funcionario.

También asume Miguel Ángel Pesce como presidente del Banco Central, en reemplazo de Guido Sandleris. En la práctica, el Banco Central pasó a funcionar, una vez caída la convertibilidad, como un ministerio más dentro del esquema de los distintos gobiernos que se fueron sucediendo.

En manos de Pesce, sus vicepresidentes y el nuevo directorio de la entidad quedará en las próximas horas definir variables fundamentales para el funcionamiento del sistema financiero y la actividad económica general, como el nivel de la tasa de interés de referencia, ahora en el 63% anual, el monto de pasivos remunerados (Leliq y Pases), el crecimiento de la Base Monetaria y la estrategia de intervención en el mercado de cambios.

Pesce ya se había desempeñado como vicepresidente del Banco Central desde el 24 de septiembre de 2004 hasta el 12 de diciembre de 2015, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Pesce es un técnico que aboga por la profundización del sistema financiero para mejorar la transmisión de la política monetaria

Un reporte del Grupo SBS apuntó que “en sus trabajos, destaca la importancia de la interrelación entre el sector financiero y los mercados de capitales, considerando como vital la profundización del sistema financiero para mejorar los canales de transmisión de la política monetaria. Reflejando esta visión, Pesce apoyó activamente el desarrollo de los mercados de futuros de moneda”.

“A su vez, agrega que el alto grado de dolarización en Argentina implica que el tipo de cambio sea una de las variables cruciales a monitorear para evitar los pronunciados ciclos de expansión y crisis recurrentes típicos en el país”, acotó el Grupo SBS.

En cuanto a las reservas internacionales del Banco Central, éstas se equilibraron cerca de los USD 44.000 millones, en una plaza con la intervención compradora del Banco Central a partir de los controles de cambio, primero con un tope de USD 10.000 mensuales para la demanda de ahorristas a partir del 1° de septiembre, y después mucho más estrictos, con un límite mensual de USD 200 a partir del 28 de octubre, definida ya la contienda electoral.

Las reservas del Banco Central alcanzaban los USD 43.788 millones este martes, según datos sujetos a ajuste.

En tanto, perdura el “goteo” de depósitos en dólares, aunque a un ritmo más atenuado que en las semanas anteriores.

Los depósitos en dólares en efectivo del sector privado retrocedieron con fuerza a partir del lunes 12 de agosto, consumada la amplia victoria de Alberto Fernández en las PASO. Descendieron USD 14.226 millones (-43,8%) hasta el 6 de diciembre, último dato disponible, desde el récord de USD 32.499 millones a los 18.273 millones de dólares.

Seguí leyendo:

En ocho meses se perdieron reservas por USD 33.000 millones, un 7% del PBI

Ahorrar, comprar o pagar deudas: cómo aprovechar mejor el aguinaldo

El FMI felicitó al nuevo presidente y dijo que colaborará con el Gobierno