Último momento

Juicio por la obra pública: Alberto Fernández está citado como testigo desde 2018, aunque no está obligado a presentarse personalmente en la audiencia

Alberto Fernández, testigo del juicio desde septiembre del año pasado
Alberto Fernández, testigo del juicio desde septiembre del año pasado (MARIANA GREIF/)

"Van a tener que citar al Presidente de la República que fue jefe de gabinete de 2003 a 2008. Será interesante escuchar lo que tiene para decirles”, le dijo la vicepresidenta electa Cristina Kirchner durante su indagatoria en el juicio oral por la obra pública a los jueces del Tribunal Oral Federal 2.

La referencia clara era a Alberto Fernández y su mención disparó muchas interpretaciones políticas. Lo cierto es que el presidente electo es testigo del juicio desde el 3 de septiembre del año pasado cuando el Tribunal Oral resolvió quiénes iban a ser los que declaren en esa condición en el juicio. Entonces, ni Fernández ni Cristina Kirchner eran candidatos presidenciales.

El presidente electo es uno de los 159 citados que comenzarán a declarar a partir del próximo lunes. Fue convocado a pedido de las defensas de Cristina Kirchner, del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y del empresario Lázaro Báez, otros de los 13 acusados que tiene el caso, y por su rol como jefe de Gabinete de los gobiernos de Néstor Kirchner y del primer año del de Cristina Kirchner.

En la indagatoria de ayer, la ex mandataria dijo que la reasignación de las partidas presupuestarias de la obra pública estaban a cargo de los jefes de Gabinete. “Sin embargo acá no está citado ningún jefe de gabinete, y no digo que tengan que estar acá. Si es así van a tener que citar al Presidente de la República que fue jefe de gabinete de 2003 a 2008”, sostuvo la vicepresidente electa que jurará como tal el próximo 10 de diciembre.

Cristina Kirchner al llegar a Comodoro Py para su indagatoria
Cristina Kirchner al llegar a Comodoro Py para su indagatoria (AGUSTIN MARCARIAN/)

Fernández tendrá la opción de elegir como declara: si va al juicio, si lo hace por escrito a través de preguntas que le envíe el tribunal o en su residencia oficial. Así lo establece el artículo 250 del Código Procesal Penal de la Nación que fija que “no estarán obligados a comparecer” al juicio “el presidente y vicepresidente de la Nación; los gobernadores y vicegobernadores de provincias; el jefe y vicejefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los ministros y legisladores nacionales y provinciales”, entre otros. El Código agrega que “según la importancia que el juez atribuya a su testimonio y el lugar en que se encuentren, aquellas personas declararán en su residencia oficial, donde aquél se trasladará, o por un informe escrito, en el cual expresarán que atestiguan bajo juramento”. Y señala que esos testigos “podrán renunciar a este tratamiento especial”.

También fueron citados como testigos el resto de los jefes de Gabinete de Cristina Kirchner: Sergio Massa, Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina. Massa por ser diputado de la Nación y Capitanich como gobernador de Chaco también podrán declarar bajo las mismas condiciones que Alberto Fernández.

Ninguna de estas declaraciones tiene todavía fecha. El primer testigo del juicio será Juan Carlos Morán, ex diputado de la Coalición Cívica que fue denunciante de la obra pública, y está citado para el próximo lunes.

Sergio Massa, otro ex jefe de Gabinete citado a declarar
Sergio Massa, otro ex jefe de Gabinete citado a declarar

¿Un testigo puede convertirse en imputado?, fue una pregunta que surgió cuando Cristina Kirchner nombró a Fernández en su indagatoria. La respuesta es que sí. Si al final del juicio el Tribunal Oral entiende que hubo delitos en la asignación de obra pública y que quiénes fueron jefes de Gabinete tuvieron responsabilidad en eso pueden pedir que se abra una investigación penal para investigarlos. Pero los jueces no puede condenarlos ya que solo juzga a quiénes están acusados en el juicio y en este caso los ex jefe de Gabinete son testigos.

El juicio por la obra pública comenzó el 21 de mayo pasado y se juzgan las presuntas irregulares en 51 obras públicas que las empresas de Báez recibieron para Santa Cruz durante los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. La imputación sostiene que hubo sobreprecios, obras sin terminar y asignaciones cuando las compañías no tenían antecedentes para hacerlas.

Cristina Kirchner negó ayer las acusaciones. “Este fue un plan ordenado por el gobierno saliente. Este tribunal seguramente tiene la condena escrita y lo va a hacer. No me interesa. A mí me absolvió la historia y a ustedes seguramente los va a condenar”, les dijo la vicepresidente electa a los jueces en el cierre de su declaración de tres horas.