Último momento

La Ciudad de Buenos Aires declaró la emergencia sanitaria por el alto consumo de tabaco, alcohol y drogas

La Legislatura porteña aprobó una declaración de “emergencia socio-sanitaria en materia de consumos problemáticos”, como las adicciones de drogas, tabaco, alcohol y psicofármaco. La medida, que ordena al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a adoptar un plan integral en adicciones, se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2021.

El proyecto de ley, que fue impulsado por el legislador Leandro Halperín y sus colegas del bloque Evolución, busca avanzar con un abordaje integral en relación a los consumos problemáticos de la población, teniendo como ejes la prevención y la asistencia de los afectados, así como el fortalecimiento de los espacios territoriales y las herramientas comunitarias.

La declaración fue sancionada con 46 votos afirmativos, tres votos negativos de Unidad Ciudadana y tres abstenciones de los los legisladores del Partido Obrero (PO) y Autodeterminación y Libertad (AyL).

“Se entiende por consumos problemáticos el uso, abuso o adicción a sustancias legales como el tabaco, alcohol, o psicofármacos así como también a drogas ilegales que afecten negativamente la salud física o psíquica, tanto en forma esporádica como crónica, del sujeto y/o sus relaciones sociales”, señala el texto de la normativa.

El objetivo de la ley apunta a la elaboración de un diagnóstico anual sobre este tipo de adicciones, que funcionará como base para la implementación de las acciones para abordar la problemática.

El consumo de alcohol, tabaco y de drogas legales e ilegales afecta a nuestra sociedad.
Hoy en la @LegisCABA aprobamos una ley de mi autoría, que declara la emergencia en #ConsumosProblemáticos y obliga a la Ciudad a priorizar la prevención y reducción de daños. pic.twitter.com/Iw8c4Vk27v

— Leandro Halperin (@lehalperin) November 28, 2019

“En las últimas décadas, el creciente aumento en el consumo de sustancias psicoactivas se vio favorecido por la ausencia de políticas coordinadas y efectivas de prevención, protección, intervención, contención, reducción de daños y/o tratamiento”, afirmó Leandro Halperín, uno de los autores del proyecto.

“La falta de capacitación del personal, las fallas en la articulación y escasez de herramientas en los dispositivos de atención primaria se traducen en una actitud expulsiva por parte de las estructuras hospitalarias. Las personas que ven su vida complicada por el uso problemático de sustancias y desarrollan una adicción no encuentran sistemas de tratamiento dinámicos y amigables”, agregó el legislador de Evolución-Vamos Juntos.

En esa clave, la ley ordena la prestación de “servicios ambulatorios de asistencia integral" a quienes están afectados por estas afecciones en el sistema de salud público, como hospitales, centros de salud y acción comunitaria (CESAC), centros médicos barriales (CMB) y de salud mental (CSM).

Se espera que se lleven a cabo campañas de comunicación para el público en general; campañas segmentadas a grupos de riesgo; acciones directas en el ámbito educativo, laboral y comunitario; sensibilización y capacitación para la formación de agentes preventores en en los ámbitos educativos, laborales, deportivos (clubes de barrio), organizaciones barriales; programas para familias y vecinos instrumentados desde las comunas, entre otros.

Los legisladores establecieron que el Gobierno de la Ciudad será la institución que fije cuál será el organismo encargado de llevar adelante la disposición gubernamental, el cual a su vez deberá "convocar a organizaciones de la sociedad civil a fin de proponer acciones conjuntas, en un período no mayor a sesenta (60) días posteriores.

Una problemática en ascenso

Según las estadísticas oficiales, la Argentina se encuentra entre los países con las tasas más altas de consumo en alcohol de América, con un 52% de personas afectadas, de acuerdo a uno de los informes de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre consumo de drogas.

En la misma línea, la Sedronar realizó en 2017 un estudio entre la población de 12 a 65 años que expone que el 81% de las personas tomaron alguna bebida alcohólica en su vida y unas 2.299.598 personas comenzaron a beber en el último año, de las cuales unas 320 mil son preadolescentes y adolescentes.

"Las sustancias psicoactivas con mayores niveles proporcionales de consumo en el último año son las bebidas alcohólicas (83%), el tabaco (28%), la marihuana (10%), otras sustancias ilícitas (pasta base, éxtasis, inhalables, opiáceos y anestésicos, anorexígenos, crack y alucinógenos) (1,76%) y finalmente cocaína (1,12%)”, señala la ley sancionada ayer en sus fundamentos.

(@LegisCABA)
(@LegisCABA)

Seguí leyendo:

Denuncian un fraude por 180 millones de pesos con subsidios que entregó la Sedronar

Sampó: “El narcotráfico en Argentina está vinculado a clanes familiares”

Padre Pepe: “Los rostros de la gente y lo que uno vive son como en 2001″