Último momento

De cara a las Fiestas, los jugueteros le piden a Alberto Fernández un freno a las importaciones

Los fabricantes de juguetes buscan alguna restricción importadora en la previa de Navidad y Reyes, momento que representa el 40% de las ventas del sector

La llegada del Frente de Todos al poder reeditará la eterna discusión “producción nacional versus importación”. Al igual que los textiles y calzado, otros sectores denominados “sensibles” para la economía local, ahora los jugueteros, también volvieron a levantar la bandera de la producción nacional: los fabricantes del rubro buscan recuperar terreno en diciembre con las compras de las fiestas y le pidieron al futuro gobierno un freno a las importaciones.

Acostumbrados a que desde las oficinas públicas durante la gestión Cambiemos les respondan que la solución para la caída en las ventas era reconvertirse, los fabricantes nucleados en la Cámara Argentina de la Industria del Juguete buscan subirse al discurso de Alberto Fernández respecto de “poner de pie” a la industria local y le enviaron un documento en donde señalan la necesidad de “dar prioridad a la producción nacional para abastecer el mercado interno, con una estrategia de desarrollo industrial y herramientas para mejorar la competitividad y la internacionalización de la industria nacional”.

La carta que lleva la firma del presidente de la entidad, Emmanuel Poletto, y a la que accedió Infobae, solicita “el retorno del régimen de aduana especializada para juguetes, derogado en 2017, el cual es importante para el control de las normas de seguridad. Otro reclamo es controlar la subfacturación a través de valores criterio y la falsificación por medio del canal rojo de selectividad en la Aduana”.

No nos oponemos a la importación de juguetes que complementan nuestra producción, pero en los productos en que Argentina es competitiva debe darse prioridad a la producción nacional

Los empresarios locales solicitan un control a la importación en los segmentos del negocio en los que hay elaboración local. “No nos oponemos a la importación de juguetes que complementan nuestra producción, pero en los productos en que Argentina es competitiva debe darse prioridad a la producción nacional”. Lo que se busca es volver a alcanzar el 50% del mercado interno", explica Poletto.

Hasta 2016 el sector tenía un acuerdo con las grandes superficies y las cadenas de jugueterías, por el cual se comprometían a no importar productos que sustituyeran a los de fabricación nacional, con la supervisión de la Secretaría de Comercio; se permitía un surtido equilibrado en las góndolas, sin dañar la producción nacional. Con el cambio de la administración nacional y la liberalización del comercio, el acuerdo caducó.

Para sustentar sus pedidos, la Cámara acompañó el pedido con un informe en el que se detalla un alza del 85% de la importación de juguetes en los últimos años, “pasando de 11,25 millones de kilogramos en 2015 a casi 20,82 millones de kilogramos netos en 2018. Este aumento se evidenció además en la cantidad de jugadores que se incorporaron al negocio de la importación: 323 importadores de juguetes a 548, en un mercado recesivo, generando sobreoferta y acumulación de stocks”.

Los jugueteros piden el retorno del régimen de aduana especializada para juguetes y controlar la subfacturación a través de valores criterio y la falsificación por medio del canal rojo de selectividad en aduana.
Los jugueteros piden el retorno del régimen de aduana especializada para juguetes y controlar la subfacturación a través de valores criterio y la falsificación por medio del canal rojo de selectividad en aduana.

Pero mientras los jugueteros apuestan todo a conseguir alguna restricción importadora que les genere una ventana para mejorar las ventas de cara a la temporada de Navidad y Reyes –momento en donde se generan el 40% de las ventas–, desde la Cámara de Importadores señalan que adoptar una medida de ese tipo sería “como cazar en el zoológico” sin ningún tipo de beneficio.

Todos los sectores industriales de la Argentina podrían solicitarle lo mismo al próximo gobierno, pero no sería una solución porque el problema para la falta de ventas no son las importaciones sino que no hay mercado interno

“Todos los sectores industriales de la Argentina podrían solicitarle lo mismo al próximo gobierno, pero no sería una solución porque el problema para la falta de ventas no son las importaciones sino que no hay mercado interno”, explicó a este medio el presidente de la Cámara Argentina de Importadores (CIRA), Rubén García.

Para el empresario, una medida de ese tipo generaría un “boomerang” para la economía local. Al respecto, consideró que el equipo de Alberto Fernández se debería enfocar en llevar adelante “una estrategia de desarrollo industrial y la internacionalización de la industria nacional más que en poner alguna restricción a la importación”.

Seguí leyendo:

Hernán Lacunza: “Tuvimos algo de mala suerte”

Cambios en las cuotas del ABL: críticas de los tributaristas a la actualización mensual y por inflación