Último momento

Lacunza, ante un eventual shock de consumo: “La prudencia fiscal debe ser una de las condiciones para tener un programa consistente”

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, dijo que la deuda no es impagable (Gustavo Gavotti/)

A pocas semanas de finalizar su mandato por el cambio de gobierno, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, volvió a remarcar el trabajo realizado en los últimos cuatro años para reducir el déficit y sostuvo que será clave la “prudencia fiscal para tener un programa consistente", de cara al cambio de gobierno el 10 de diciembre.

Así respondió, en declaraciones al programa Toma y Daca por AM 750, ante una consulta sobre qué pensaba respecto del shock de consumo que prepara el gobierno de Alberto Fernández para los primeros días de gestión. Si bien en un primer momento atinó a no referirse al tema, finalmente, y para no evadir la pregunta, planteó que “hay recursos para una transición ordenada” hasta que los futuros funcionarios renegocien la deuda, pero dejó claro que no hay fondos para hacer una política de gasto expansiva.

“La prudencia fiscal debe ser una de las condiciones de un programa consistente. No sé en qué está pensando el gobierno entrante; tendrá que hacer sus propuestas y desplegar sus políticas con libertad”, aseguró Lacunza, quien evitó decir qué hará cuando deje Hacienda, ya que por ahora está “concentrado en estacionar el barco en el muelle y dejar la mayor cantidad de recursos posible” al próximo gobierno.

Lacunza y su viceministro, Sebastián Katz, en una de las últimas conferencias de prensa
Lacunza y su viceministro, Sebastián Katz, en una de las últimas conferencias de prensa (Gustavo Gavotti/)

Consultado acerca de la transición, que es de público conocimiento que no se está realizando, el ministro valoró el trabajo concretado entre las PASO y las elecciones generales del 27 de octubre y reafirmó que “esa interacción fue menor en esta etapa”. “El gobierno entrante está diseñando sus planes y configurando sus equipos. Estamos más bien a demanda, a disposición”, sostuvo el funcionario.

Sobre la deuda, Lacunza insistió en que alcanza al 75% del PBI y que no es impagable, más aún si se tiene en cuenta que si se restan los pasivos intra sector público, el ratio baja al 50% del producto. “No tenemos un problema de solvencia, sino de liquidez, no tenemos crédito externo ni interno porque hay dudas sobre el futuro. Ningún país puede pagar eternamente los vencimientos cash”, señaló el ministro, quien insistió en que, pese a que no se avanzó en la transición, “hay reservas para 4 o 5 meses de vencimientos”. “Creo que queda el tiempo suficiente para avanzar. Una negociación de deuda normal no puede llevar más de 2 o 3 meses, por lo que va a quedar la ventana suficiente como para no interrumpir los pagos de deuda y puedan reordenarse los plazos”, aseguró el titular de la cartera económica.

Lacunza también aprovechó para dejar en claro que el crecimiento de la deuda en la gestión de Macri fue para pagar el déficit y destacó que en 2015 había un rojo inercial de 7 puntos del producto y este año cerrará con menos de la mitad. “A veces se le cuestiona al gobierno que se endeudó y se hizo el ajuste. Pero si queríamos menos ajuste era más deuda; y si se quería menos deuda, era más ajuste de gasto público”, planteó.

Seguí leyendo:

Qué es la "inflación autoconstruida”, el término que mezcla economía con psicología que mencionó Alberto Fernández

En qué se gastó y cuánto quedó sin ejecutar del último presupuesto de Mauricio Macri