Último momento

El Riesgo País mantiene la tendencia bajista tras el diálogo entre Alberto Fernández y Kristalina Georgieva

En el exterior analizan escenarios de default para la deuda argentina (AP)

El Riesgo País de Argentina retoma la senda declinante, después de haber rozado los 2.500 puntos básicos la semana pasada.

El indicador de JP Morgan resta este miércoles 86 unidades para la Argentina, a 2.280 puntos, con un retroceso acumulado de de 71,1% en dos ruedas.

La demanda por los títulos argentinos estuvo en las últimas horas más tonificada, luego de conocido un diálogo mantenido entre el presidente electo, Alberto Fernández, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

Fernández le explicó a la titular del Fondo que los principales objetivos del programa económico de su administración contarán con una propuesta de pago que el país pueda cumplir, de la mano de la recuperación del crecimiento del PBI sin más ajuste fiscal. Para Georgieva el diálogo fue constructivo y reiteró que el FMI está dispuesto a colaborar con el nuevo gobierno.

I had a very constructive call with President-elect @Alferdez today. We discussed #Argentina’s economy, and agreed to pursue an open dialogue for the benefit of the Argentinian people. My full statement here: https://t.co/ToYZzZSyre

— Kristalina Georgieva (@KGeorgieva) November 20, 2019

El Presidente electo recibirá el 10 de diciembre una economía en recesión por segundo año seguido, una inflación de 50% anual, un tipo de cambio alto en la comparación histórica y una tasa de pobreza del 38%, al margen de un reperfilamiento de deuda soberana establecido por la administración de Mauricio Macri que mantiene en vilo a los mercados.

Un reporte de Portfolio Personal Inversiones indicó que “el mercado empieza a descontar nuevamente cierta mayor probabilidad de un tratamiento diferencial en la restructuración de la deuda según legislación”.

La renegociación de la deuda con el FMI y los tenedores privados será la prioridad de Alberto Fernández en sus primeros meses de gestión

No obstante, desde Research for Traders advirtieron que la recuperación de precios de los bonos de Argentina responde “en parte por compras de oportunidad después de varias ruedas de bajas”. Agregaron que “lo que más preocupa en el mercado es el tema de la deuda pública, ya que Argentina deberá enfrentar importantes vencimientos el año próximo, tanto en pesos como en dólares, y tiene cerrado el financiamiento”.

Actualmente las paridades de los títulos públicos bajo legislación argentina se ubican en torno al 37,5%, mientras que los de ley Nueva York alcanzan el 41,5 por ciento. Esto significa que por cada USD 100 invertidos en deuda argentina en el momento de la emisión, se recuperan entre 37,5 y 41,5 dólares con la venta del título en el mercado secundario.

Un informe de Balanz Capital subrayó que “las paridades de la deuda soberana ya están incorporando una reestructuración más agresiva que lo que la mayoría de analistas sugieren”.

“La mayoría de los bonos continúan mostrando paridades entre 35% y 40%, reflejando la incertidumbre respecto al tipo de negociación que va a llevar adelante Argentina, y las contradicciones que parece haber entre el mandato del nuevo Gobierno de no continuar reduciendo el gasto público, junto con la necesidad de resolver rápidamente el problema de la deuda mediante un acuerdo con los inversores externos que no aceptarían una quita de capital y el FMI que exige que la deuda vuelva a ser sustentable”, detalló Balanz.

El mercado descuenta alta probabilidad de un tratamiento diferencial en la restructuración de la deuda según legislación

De todos modos, fuentes del mercado precisaron que podría contemplarse un recorte de hasta 20% en el capital de las emisiones en moneda extranjera y una postergación de dos años para el pago de los intereses, que en un escenario de superávit comercial superior a los USD 10.000 millones anuales permitiría en ese plazo recuperar reservas al Banco Central y equilibrar las cuentas públicas, asediadas por vencimientos de deuda anuales equivalentes a 3,5% del PBI.

En cuanto a la deuda en pesos, las exigencias se concentran en los primeros cinco meses de 2020, aunque por tratarse de pagos en moneda doméstica Alberto Fernández contará con una cierta flexibilidad para negociar, incluida una mayor emisión monetaria.

Para el economista Rodolfo Santángelo, con el nuevo Gobierno que asumirá el próximo 10 de diciembre, “va a haber un aumento de impuestos para que la situación fiscal esté bajo control. La reestructuración de la deuda va a ser en lo económico la prioridad número uno”. Consideró además que "no tenemos financiamiento, moneda y equilibrio fiscal, por lo que no podemos enfrentar las demandas”.

SEGUÍ LEYENDO:

Alberto Fernández se aleja del equilibrio fiscal y podría complicarse un nuevo acuerdo con el FMI

Fernández habló con la directora del FMI: “Vamos a proponer un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste”