Último momento

El dólar libre vuelve a ceder y la brecha con el dólar en bancos es menor a 5%

El avance del dólar en 2019 le saca más de 10 puntos porcentuales a la inflación. (Shutterstock)

En las últimas horas recobró protagonismo el dólar libre o “blue”, que en un reducido mercado informal volvió a ceder posiciones debido a la necesidad de pesos de ahorristas que habían apelado a al dolarización de sus tenencias ante la incertidumbre del período electoral.

El dólar libre caía 75 centavos antes de las 14, a $65,75 para la venta, su valor más bajo desde el pasado 12 de noviembre. Reduce así la brecha a 4,7% con el tipo de cambio minorista, que en el promedio de bancos del microcentro porteño se sitúa en $62,77 por dólar, con baja de 13 centavos.

En las sucursales del Banco Nación se ofrece la divisa de EEUU a $62,50 para la venta al público.

En el mercado mayorista se sostiene en torno a los $59,72, en una plaza cuya regulación de liquidez quedó en manos de la banca oficial.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, atribuyó la calma cambiaria a que “la regulación del BCRA a través de compras neutraliza las más aceleradas liquidaciones de los exportadores”, en un marco de estricto control de cambios a partir del 28 de octubre último.

“Más allá de que se extiende la prudencia entre los activos domésticos, a raíz de la incertidumbre económica, las ‘brechas’ en cambio continúan a contramano reflejando una mayor tranquilidad a raíz de la excesiva dolarización de carteras”, añadió Ber.

El presidente electo Alberto Fernández mantuvo este martes una conversación telefónica con presidenta del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, a quien le aseguró estar "en condiciones de proponer un plan para resolver el problema de la Argentina y poder pagar la deuda con el FMI y el resto de los acreedores”.

En ese aspecto, un reporte de Ecolatina apuntó que “en 2020, el principal desafío de la economía argentina serán los vencimientos de servicios de deuda pública relevante, especialmente aquellos nominados en moneda extranjera que alcanzan alrededor de USD 20.000 millones”, cerca del 5% de un PBI que lleva dos años en caída.

"En un contexto de mercados de crédito cerrados –donde el nuevo Gobierno podrá intentar abrirlos para refinanciar una parte de los compromisos-, el ingreso de divisas por exportaciones netas cumple un papel central”, subrayó Ecolatina.

A falta de crédito externo, el Banco Central está urgido por recomponer sus activos a través de las compras de divisas que efectúa en el mercado mayorista, habida cuenta que es un actor excluyente en una plaza restringida para todos los demás y con esas divisas se efectúan pagos de deuda en moneda extranjera.

En tres semanas posteriores a las elecciones presidenciales del 27 de octubre, el BCRA sumó unos USD 1.770 millones, después de haber efectuado ventas por unos USD 7.460 millones entre el 9 de agosto y el 25 de octubre. Las reservas internacionales alcanzaron los USD 43.531 millones el martes, según datos sujetos a ajuste.

Los depósitos en dólares del sector privado –en efectivo- se contrajeron en los últimos tres meses un 42,9% o USD 13.958 millones, desde los USD 32.499 millones del 9 de agosto (previo a las PASO) a USD 18.541 millones el pasado 14 de noviembre, la cifra más baja desde el 14 de noviembre de 2016.

“La volatilidad cambiaria que experimentó la economía en los últimos 18 meses fue contenida por la solidez del sistema financiero argentino, reafirmando que los bancos son un activo sólido que transmite certidumbre a la sociedad”, aseguró Sergio Lew, Country Head de Santander Argentina.

La entidad monetaria fijó este martes la tasa de referencia de las Letras de Liquidez (Leliq), equivalente a la de política monetaria, en 63,002% anual. El stock de Leliq alcanza los $798.338 millones, la mitad que la Base Monetaria, que alcanzó un monto récord de $1.583.430 millones el pasado 13 de noviembre.

SEGUÍ LEYENDO:

El Riesgo País mantiene la tendencia bajista tras el diálogo entre Alberto Fernández y Kristalina Georgieva

Alberto Fernández se aleja del equilibrio fiscal y podría complicarse un nuevo acuerdo con el FMI