Último momento

Salta define la última elección del año y busca nuevo gobernador tras el largo ciclo de Juan Manuel Urtubey

De izquierda a derecha: los candidatos a gobernador de Salta Gustavo Sáenz, Sergio Leavy, Alfredo Olmedo, Pablo López y Elia Fernández.
De izquierda a derecha: los candidatos a gobernador de Salta Gustavo Sáenz, Sergio Leavy, Alfredo Olmedo, Pablo López y Elia Fernández.

Este domingo se realizan las últimas elecciones en el país, tras el agitado calendario electoral que se inició el 17 de febrero con las PASO de La Pampa. Más de un millón de votantes definirán cuál de los cinco candidatos a gobernador de Salta se convertirá en el sucesor de Juan Manuel Urtubey, quien dirigió las riendas del territorio durante 12 años.

El candidato favorito es Gustavo Sáenz, el intendente de Salta y ex candidato a vicepresidente de Sergio Massa en 2015. De resultar electo, será la primera vez que un jefe comunal capitalino llegue al máximo poder provincial desde 1986.

En las primarias del 6 de octubre, el Frente Sáenz Gobernador salió primero en las urnas con el 42,81% de los votos (292.690 boletas). En segundo lugar quedó la interna del Frente de Todos con el 32,22% de las preferencias (220.278 sufragios).

Prácticamente fuera de la competencia, en tercer lugar quedó la fuerza del diputado nacional de derecha Alfredo Olmedo, que consiguió el 19,39 por ciento (132.604), mientras que el candidato Pablo López, del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT-Unidad) logró el 3,59%, con 24.573 sufragios. Último quedó el Frente Grande, que impulsa la candidatura de su presidenta Elia Fernández, que obtuvo el 1,97% (24.573).

Las fisuras del peronismo

Sáenz es quien tiene más chances de ganar no solo por el apoyo conseguido, sino por los conflictos al interior del Frente de Todos en el proceso electoral. Sergio Leavy, el candidato que resultó vencedor en las PASO, se impuso con 163.527 votos en la interna del Frente de Todos, mientras que su rival Miguel Isa -el actual vicegobernador de Juan Manuel Urtubey- consiguió 56.751. Sin embargo, esa validación en las urnas no pudo cerrar las heridas en el armado peronista.

La debilitada “unidad” arrancó con cortocircuitos desde el primer momento. Leavy, el preferido de la vicepresidente electa Cristina Kirchner, acató a regañadientes la competencia con Miguel Isa, quien tuvo que presionar judicialmente para constituir su precandidatura en el marco del PJ. En el medio, consiguió la codiciada foto con Alberto Fernández.

Tras la derrota en las primarias, Isa “acompañó” al hombre del Frente de todos, pero evitó un apoyo enfático. De hecho, llegó a pedirle a Leavy que renuncie a su doble candidatura a senador nacional, en la que resultó electo con el 46,26% de los votos el pasado 27 de octubre. A su vez, Leavy tampoco retribuyó: mantuvo lejos al vicegobernador de los palcos y actos de campaña.

De esta manera, Sáenz llegó robustecido para este 10 de noviembre y confía en retener el resultado de las primarias. En su espacio creen que las fisuras en el Frente de Todos lo deja con mayores posibilidades para convencer al electorado de Miguel Isa, una figura afín al PJ “ortodoxo” y de buen diálogo incluso con el propio Sáenz.

El candidato de las múltiples lealtades

Impedido legalmente para presentarse a un cuarto mandato, Juan Manuel Urtubey resolvió mantenerse ajeno a la disputa por la gobernación y dio “libertad de acción” a quienes formaron parte de sus 12 años de gestión. Eso favoreció a que las lealtades políticas estén cruzadas en el Frente de Todos y el Frente Sáenz Gobernador.

En este último caso, el entorno del intendente destaca la “pluralidad” y “amplitud” de su agrupación, integrada por partidos como el PRO, sectores vecinalistas y por grupos del peronismo que estuvieron con Alberto Fernández y Roberto Lavagna en las elecciones nacionales. A lo largo de la campaña, el jefe comunal emuló a otros candidatos del interior y “provincializó” su estrategia, al mantenerse ajeno a la pulseada nacional.

Lo curioso es que las cercanías políticas de Gustavo Sáenz abarcan ambos lados de la “grieta”.

Tras su aventura electoral con Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey dejará la gobernador de Salta en diciembre, tras 12 años de gestión. (Prensa Consenso Federal)
Tras su aventura electoral con Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey dejará la gobernador de Salta en diciembre, tras 12 años de gestión. (Prensa Consenso Federal)

Con Juntos por el Cambio, el intendente tiene buena relación con el senador nacional electo Juan Carlos Romero y los diputados Virginia Cornejo y Miguel Nanni (UCR), que a su vez este último se postula como vicegobernador de Alfredo Olmedo.

Con Urtubey hubo mayor distancia esto años, desde que rompió con él en 2015. Sin embargo, el vínculo está dado por Antonio Marocco, ex funcionario de su gestión y su candidato para la vicegobernación.

En tanto, los lazos con el Frente de Todos son de alto nivel. Nunca se cortó el diálogo con el futuro presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con quien compartió boleta en los comicios presidenciales de 2015. A Alberto Fernández también lo conoce: el presidente electo, por entonces, era el jefe de campaña del ex intendente de Tigre. Por lo tanto, la vía directa a la Casa Rosada parece estar garantizada ante una posible victoria provincial.

“El vínculo que queremos lograr con la Nación es parecido al que hizo el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que supo generar su espacio para conseguir recursos", señaló a Infobae uno de los voceros del intendente de Salta.

Ruido sobre el filo de la veda

Las 1.034.310 personas habilitadas concurren este domingo a votar en un contexto de tensión creciente con acusaciones cruzadas entre los candidatos.

En las últimas semanas, Sergio Leavy denunció a Gustavo Sáenz por desvío de fondos en la intendencia capitalina. El jefe comunal devolvió el golpe con una presentación judicial por calumnias e injurias.

Ya sobre la veda electoral, los ataques se profundizaron. El Frente de Todos y el Frente Grande formularon una denuncia en la que advirtieron que no existían garantías de transparencia porque aparecieron máquinas de votación de emisión de Boleta Única Electrónica (BUE) y urnas en domicilios particulares y casas de familia.

Hubo, además, algún episodio de violencia aislado. Generó preocupación un tiroteo que protagonizaron dos grupos que realizaban pegatinas de afiches, mientras se disputaban un lugar en el espacio público. El incidente dejó una persona herida y 14 detenidos.

El candidato a vicegobernador del Frente de Todos Diego Saravia reveló que hizo dos presentaciones: una para pedir que las autoridades de mesa "firmen cada una de las boletas” y “otra para que se suspendan preventivamente las elecciones”. Sin embargo, el Tribunal Electoral descartó esas sospechas y explicó que el cambio del sitio de las urnas se debía a que era un local alquilado por la empresa adjudicataria OCASA.

Tras la impugnación, el frente Sáenz Gobernador pidió ante la Justicia Electoral que haya sanciones a los partidos denunciantes por violar la veda. Los apoderados advirtieron que hubo una clara “estrategia de deslegitimación del proceso electoral”.

Junto a los comicios de gobernador y vice, los salteños elegirán 11 senadores, 30 diputados, 60 intendentes y 343 concejales. La provincia renueva autoridades con problemas estructurales que no han logrado revertirse, como la situación. Según los últimos datos del Indec, la pobreza llegó 43,4% en el segundo semestre de 2019, casi 10 puntos por encima de la media nacional.

Sobre el lomo de las mulas, así trasladaban las urnas junto a las papeletas electorales para las elecciones provinciales de mañana. (Foto: Gendarmeria Nacional).
Sobre el lomo de las mulas, así trasladaban las urnas junto a las papeletas electorales para las elecciones provinciales de mañana. (Foto: Gendarmeria Nacional).
((Télam)/)

Seguí leyendo:

El escrutinio definitivo ratificó que la victoria electoral de Alberto Fernández se consolidó en la provincia de Buenos Aires y el norte de la Argentina

Alberto Fernández trabaja en su primer objetivo de la transición: asegurar el frente interno

Alberto Fernández se acerca a los gobernadores opositores para garantizarse gobernabilidad y leyes