Último momento

Según la revista Time, sin el apoyo del FMI ningún inversionista extranjero llegaría a la Argentina

Portada revista Time
Portada revista Time

La prestigiosa publicación norteamericana Time publicó un artículo sobre la situación política de Argentina. Entre otras consideraciones, puntualizó que sin el apoyo del FMI ningún inversionista extranjero llegaría a la Argentina y señaló que las causas de corrupción contra la ahora electa vicepresidenta Cristina Kirchner representan “una preocupación” para Alberto Fernández.

El artículo competo:

Nunca es una buena señal cuando el Banco Central de un país endurece los controles de capital horas después de una elección nacional. Pero cuando ese país es Argentina, no es sorprendente.

Uno de cada 10 argentinos hoy no puede encontrar trabajo. Más de un tercio están empobrecidos. En un país no generalmente conocido por la disciplina fiscal, el presidente reformista Mauricio Macri tenía buenas intenciones de arreglar las finanzas del país, pero careció del apoyo político para hacerlo. Finalmente se vio obligado a buscar un importante paquete de ayuda de USD $57 mil millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), pero fue mal administrado, agravando la situación económica ya grave del país. Solo el 40% de los argentinos votó para reelegirlo. Alberto Fernández –su oponente izquierdista, que recibió el 48% de los votos– lo reemplazará el 10 de diciembre. Lo acompañará la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK), ahora vicepresidenta.

Alberto Fernández (REUTERS)
Alberto Fernández (REUTERS) (RICARDO MORAES/)

Cuando su segundo mandato presidencial terminó en 2015, Cristina Kirchner presidía un país con corrupción política desenfrenada y una situación económica que apuntaba seriamente hacia el sur, pero que aún no se había convertido en una crisis. Ella todavía mantiene el apoyo de millones gracias a sus generosas políticas de bienestar. Fernández se desempeñó como Jefe de Gabinete de ministros de CFK durante sus primeros siete meses en el cargo, pero siempre fue considerado el político más práctico de los dos. Después de la presidencia de CFK, encabezaron alas separadas del peronismo, llegando incluso a no hablar entre ellos. Luego, CFK se acercó a Fernández con un acuerdo: si él se postulaba para la presidencia del país, ella sería su vicepresidenta, y le entregaría los votos que necesitaba para derrotar a Macri.

Fue un trato que Fernández no pudo rechazar. Ahora viene la parte difícil. Fernández tiene dos desafíos distintos por delante; el primero es la inminente crisis crediticia del país, que si no se soluciona conduciría a su noveno incumplimiento de deuda soberana. Para evitar ese destino, Fernández tiene que jugar a la pelota con el FMI, una institución ampliamente criticada en Argentina dada su historia de exigir medidas de austeridad, y que Fernández criticó en la campaña electoral. Pero Fernández no tiene muchas buenas opciones. Sin el apoyo del FMI, ningún inversionista extranjero tocaría el país, especialmente ahora que se habla de reembolsos recortados sobre los bonos argentinos existentes. Macri recortó el gasto público para alinear las finanzas del país con las demandas del FMI; Fernández solo prometió aumentar el gasto público.

La segunda preocupación es la persona que impulsó a Fernández a la presidencia. CFK, quien actualmente enfrenta múltiples cargos de corrupción, es una de las figuras políticas que más divide a la Argentina. Si bien su presencia en la boleta aseguró la presidencia de Fernández, él tuvo un desempeño inferior en relación a lo que decían las encuestas, lo que puede explicarse por la cautela de los votantes de volver a elegir a CFK para una posición de poder. (Fernández no pudo asegurar una mayoría en la cámara baja del parlamento). Aún más preocupante, Kirchner tiene su propia base política y red de influencia, lo que podría complicar la capacidad de Fernández de gobernar si no maneja la relación adecuadamente.

Hartos de los últimos cuatro años de lucha económica, los votantes argentinos tomaron su decisión. Macri debería animarse: en la política argentina, existen segundas oportunidades. Queda por ver qué harán Fernández y CFK con los suyos.

Seguí leyendo

Alberto Fernández recibió a Brian, el presidente de mesa discriminado por su vestimenta

Mensaje del gobierno de Donald Trump a Alberto Fernández: “Esperamos que cumpla los compromisos con el FMI”