Último momento

Semana financiera: el drenaje de divisas marcó la previa electoral y las reservas cayeron USD 4.000 millones

El mercado financiero opera en un contexto de "cepo", influido por clima político (AFP) (RONALDO SCHEMIDT/)

Atravesar el “desierto” que de las once semanas posteriores a las PASO -hasta las elecciones presidenciales del 27 de octubre- fue una tarea desgastante para el Gobierno, particularmente para los activos externos del Banco Central. Las reservas internacionales se desplomaron USD 22.806 millones desde el 11 de agosto, de USD 66.309 millones a USD 45.503 millones, de los cuales se resignaron USD 3.985 millones solo en las últimas cinco ruedas financieras.

El BCRA sacrificó sus divisas para acotar el movimiento del dólar, pero no hubo reacción favorable para acciones y bonos. Hasta que no se defina quién tomará las riendas de la Argentina a partir del 10 de diciembre, quienes lo acompañarán en la gestión y qué políticas implementará, los mercados locales estarán condenados al actual limbo de cotizaciones hundidas.

El valor del dólar fue la principal directriz de la operatoria financiera en la última semana. La divisa terminó la semana a $65 para el promedio de venta al público y a $60 mayorista y el tipo de cambio subió 2,8% en la semana, una tasa moderada si se consideran los comicios que sucederán en pocas horas.

Los tipos de cambio ajenos al “cepo”, por el contrario, se dispararon. El “contado con liqui” terminó en 81 pesos y ganó más de 11% en la semana, mientras que el dólar “blue” saltó 15%, a 75,50 pesos.

La brecha cambiaria entre el mayorista y el “liqui”, implícito en la operatoria con acciones y bonos que cotizan simultáneamente en pesos en la Bolsa de Buenos Aires y en dólares en Wall Street, se amplió a más de 37% y dejó en evidencia la expectativa de devaluación que tienen los traders financieros si se despeja la variable del control de cambios.

El desplome de las reservas internacionales del BCRA fue categórico, casi USD 4.000 millones o 9% en la semana: los activos se hundieron este viernes a USD 43.503 millones, el monto más bajo desde el 25 de enero de 2017.

El mercado bursátil, en este contexto de “cepo” y mínimos negocios, se transformó en una mera vía para dolarizar carteras, con la expectativa del resultado electoral del domingo próximo.

El índice S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) finalizó en 34.522 puntos. En la semana la ganancia acumulada en pesos fue de 8 por ciento. Pero traducida a moneda “dura”, según el “contado con liqui”, significó una pérdida de 1,2% en dólares.

Esta diferencia se pudo apreciar en la evolución de los ADR de compañías argentinas que se negocian en dólares en las bolsas de Nueva York.

Las elecciones primarias fueron el 11 de agosto, y desde ahí se profundizó la corrida financiera

El Merval en pesos acumula una ganancia de 14% en 2019, frente a una inflación próxima al 40% en casi diez meses. En dólares, en cambio, el derrumbe es histórico, de casi 47% en lo que va del año, después de haber cedido un 51% en promedio en 2018.

“A nivel local, la larga espera hasta las elecciones finalmente terminó, aunque el camino no estuvo exento de volatilidad y las intervenciones del BCRA estuvieron en el centro de la escena”, resumieron los expertos del Grupo SBS.

Probablemente la regularización de los pagos de la deuda pública en 2020, ante una esperable escasez de divisas, será el principal obstáculo económico del gobierno que se definirá en las urnas. Esta inquietud se plasma en un Riesgo País que la banca JP Morgan midió para la Argentina muy próximo a los 2.200 puntos básicos.

“Entendemos que el Gobierno avanzaría hacia una reestructuración con quitas de tasa. Una negociación amigable significaría un haircut de hasta 50% de los cupones, con una necesidad de superávit primario de 2,2% del PBI”, refirió Portfolio Personal Inversiones en un informe. Añadió que “una (negociación) agresiva llevaría a quitas superiores, e incluso sobre una deuda ampliada", es decir una deuda reperfilada mas exceptuada-.

“Repasamos la odisea que vivieron el mercado y la economía desde las PASO del 11 de agosto y que dejó un tendal de víctimas, entre ellas, el peso argentino -el dólar libre escaló 78%-, los bonos -caídas de más de 50%-, las acciones -su valor se redujo a la mitad-, las reservas y los depósitos en dólares”, describió un reporte de GMA Capital.

Seguí leyendo:

El BCRA incursionó con más subastas para frenar al dólar, que cerró a 65 pesos en los bancos de la City

El Central apuró la reducción de las Leliq y liberó $100.000 millones en un día