Último momento

Gustavo Grobocopatel: “Estamos mal, pero contentos”

El empresario agropecuario Gustavo Grobocopatel aseguró que el sector está "mal pero contento" cuando le consultaron sobre uno de los principales reclamos del campo al gobierno nacional: las retenciones a las exportaciones.

"El sector está pagando muchísimo dinero en impuestos, probablemente mucho más que lo que se pagaba en la época de Cristina, y la sensación es que tiene en el Presidente un interlocutor interesado, válido, que respeta al sector y de alguna manera lo conoce", aseguró en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

Y graficó: "Estamos mal, pero contentos. O pagamos mucho, pero contentos. Quizás la palabra no sea contentos, pero se entiende perfectamente el punto del Presidente y el sector está acompañando".

Mauricio Macri visitó ayer una de las exposiciones rurales más importantes, este año con sede en San Nicolás. Durante su discurso admitió que "las retenciones son un mal impuesto, de emergencia". Los empresarios que escucharon sus palabras lo aplaudieron, pese a que continúa el malestar con el Gobierno por no haber cumplido con una de sus promesas de campaña: la eliminación de las alícuotas que se le cobran a la exportación de materias primas.

Tras su asunción en diciembre de 2015, Cambiemos inició un camino gradual de reducción de retenciones. La crisis cambiaria de 2018 alteró los planes y el propio Macri anunció un nuevo esquema "de emergencia" que afecta no solo al campo, sino también a la industria.

Mauricio Macri, ayer, en una exposición agropecuaria (Télam)
Mauricio Macri, ayer, en una exposición agropecuaria (Télam)

El Poder Ejecutivo espera ansioso que comienza la temporada de liquidación de la cosecha. Considera que el ingreso de dólares a la economía ayudará a calmar el mercado cambiario, que en las últimas semanas volvió a sufrir tensiones que empujaron el precio de la divisa.

Grobocopatel desechó las voces que indican que los productores agropecuarios están reteniendo parte de la cosecha en base a especulaciones financieras. "No hay más remedio, el productor va a liquidar la cosecha a partir de abril porque tiene que pagar las cuentas, tiene que vivir y la opción de pedir un préstamo es muy cara; se estima que un 80% de lo que se recolecta es para pagar deudas", analizó.

El director del grupo Los Grobo vaticinó además que el país se encuentra frente a una de las cosechas más grandes de su historia, calculada en 140 millones de toneladas: "Tuvimos episodios de inundaciones, heladas, pero igualmente fue muy buena".

Seguí leyendo:

Macri, ante ruralistas: "El mundo mira qué vamos a hacer, si ratificamos el rumbo o tomamos un atajo"