Último momento

Los jubilados y beneficiarios de asignaciones dejaron de recibir la devolución del 15% del IVA

El beneficio de la devolución estaba vigente desde mediados de 2016

Los jubilados y beneficiarios de asignaciones dejaron de recibir la devolución del 15% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por sus compras realizadas con tarjetas de débito. Se trata de un beneficio que estaba vigente desde julio de 2016, a través de la Ley 27.253 que había sido sancionada por el Congreso.

Esa ley establecía un régimen de reintegro de una proporción del IVA mediante el uso de tarjetas de débito para jubilados que cobran el haber mínimo o pensiones no contributivas y beneficiarios de planes sociales desde mediados de 2016 y hasta diciembre de 2017. El Poder Ejecutivo está habilitado para prorrogar ese plazo. Así lo hizo el año pasado, cuando decidió extender el beneficio un año más, hasta diciembre de 2018. Pero no volvió a hacerlo este año, por lo tanto se estima que unos 9 millones de personas dejaron de recibir esas devoluciones.

Esa ley establecía un régimen de reintegro de una proporción del IVA mediante el uso de tarjetas de débito

El beneficio no fue renovado a pesar de que en la Ley de Presupuesto para este año, que fue aprobada por el Congreso, se había dispuesto de una partida de $3.141 millones en los gastos tributarios de 2019 para cumplir con las devoluciones de este beneficio.

"La implementación del régimen de que se trata tiene por finalidad mejorar el ingreso disponible y la capacidad de compra de los sectores más vulnerables conformados por aquellas personas que destinan al consumo de bienes de primera necesidad la totalidad o gran parte de sus ingresos", había explicado el Gobierno en el texto que de la Resolución del año pasado, cuando se decidió mantener la vigencia del beneficio durante 2018. Pero este año no volvió a extender el plazo.

El beneficio tenía un tope de $300 que nunca fue actualizado
El beneficio tenía un tope de $300 que nunca fue actualizado

El monto del reintegro del beneficio tenía un tope de $300 por mes y por beneficiario, que se mantenía igual desde 2016 y nunca había sido actualizado por la inflación. Ese monto se acreditaba mensualmente en la cuenta bancaria vinculada a la tarjeta utilizada, dentro de los primeros cinco días del mes siguiente a la realización de las compras.

Recibían este beneficio jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, la asignación por embarazo y pensiones no contributivas. También abarcaba a las personas que perciben remuneraciones del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares y los beneficiarios de la prestación económica del Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (Progresar).

Esta es la segunda mala noticia para el bolsillo que reciben los jubilados en 2019. La Anses impulsó un cambio que provocará que más abuelos queden afectados por el Impuesto a las Ganancias. Los especialistas creen que la medida podría ser inconstitucional y se terminará definiendo en los tribunales.

Seguí leyendo

Multiplicación de impuestos: hay 163 en todo el país, pero solo seis generan el 75% de la recaudación

El consumo masivo cayó en enero 7,3% y no se espera repunte hasta mitad de año