Último momento

López Obrador reclamó a “los radicales de izquierda” que se oponen a un termoeléctrica en Morelos

Andrés Manuel López Obrador, en el acto público que encabezó en Cuautla, Morelos. (Especial)

El presidente Andrés Manuel López Obrador se enfrentó este domingo a uno de los más difíciles actos públicos durante su presidencia, al toparse con las protestas de un grupo de ciudadanos que se opone a la conclusión de la termoeléctrica La Huexca, en Morelos.

De gira en el municipio de Cuautla, previsto para explicar a los ciudadanos la pertinencia de concluir la termoeléctrica que dejó a medias el gobierno de Enrique Peña Nieto, el presidente tuvo que levantar la voz durante todo su discurso frente a los constantes gritos de rechazo a la obra.

"Agua sí, termo no", gritaban los inconformes. Frente a los gritos, López Obrador les pidió desde el micrófono. "Nada más les quiero pedir que si me van a escuchar".

Andrés Manuel López Obrador defendió el método de la consulta para decidir sobre el futuro de la termoeléctrica. (Foto: Especial)
Andrés Manuel López Obrador defendió el método de la consulta para decidir sobre el futuro de la termoeléctrica. (Foto: Especial)

Allí, con especial énfasis y levantando la voz expuso la necesidad de terminar una obra que, sin operar, significa pérdidas para el país por 4.000 millones de pesos y ya costó a los mexicanos 25.000 millones.

También, pese a la oposición, advirtió que habrá consulta pública los próximos días 23 y 24 de febrero para que los ciudadanos de Morelos Puebla y Tlaxcala decidan sobre el futuro de la termoeléctrica La Huexca, pues estos estados son los involucrados en el impacto de la obra.

Además prometió beneficios para las poblaciones que se consideran afectadas, como reducir el costo de la energía eléctrica.

Sin embargo, desde su llegada López Obrador enfrentó la protesta de un grupo de ciudadanos que se opone a la conclusión de la termoeléctrica, pues advierten de sus consecuencias ambientales y aseguran que provocará desabasto de agua en el estado.

Los inconformes, ubicados en la periferia de la carpa gigante que cubría las sillas instaladas para el acto, levantaron voces de protesta prácticamente durante todo el discurso de López Obrador, quien les reclamó en varias ocasiones.

"¡Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores, escuchen!" Y advirtió: "Aunque griten, aunque haya gritos y sombrerazos, es el pueblo el que va a decidir sobre este asunto".

El presidente reclamó a los “radicales de izquierda” que ahora protestan contra su gobierno. (Foto: Especial)
El presidente reclamó a los “radicales de izquierda” que ahora protestan contra su gobierno. (Foto: Especial)

El presidente además reclamó que muchos de quienes se oponen al proyecto no lo apoyaron en las elecciones presidenciales. "Les recuerdo que, cuando estábamos en la lucha, muchos no nos apoyaban", dijo. "Ahora que llegamos nosotros resulta que se levantan los de la extrema izquierda contra el gobierno".

Expuso que cada año el país pierden 4,000 millones de pesos sin la operación de la planta y acusó al gobierno de Peña Nieto de dejarle un "entuerto" con esta obra.

Sería irresponsable, dijo, no hacer nada frente a una obra de 25.000 millones de pesos que financió el pueblo de México y dejarla sin operar.

Acompañado de algunos integrantes de su gabinete y del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, el presidente aseguró que la decisión final se tomará con base en la consulta pública que se realizará los días 23 y 24 de febrero.

Anunció además que funcionarios de su administración recorrerán las comunidades que se ubican en el perímetro de la termoeléctrica para entregar la información previa a la consulta.

Advirtió además sobre los intereses de algunas organizaciones de la sociedad civil, pero llamó a los ambientalistas a hacer su propia labor e informar sobre la obra.

"Yo entiendo que hay ambientalistas auténticos, pero también hay intereses creados", dijo.

El mandatario recordó que, a través de la Comisión Nacional del Agua, pidió a la Unesco que certifique la calidad del líquido en la zona donde operaría la termoeléctrica, y adelantó que él mismo firmará un compromiso para garantizar el cuidado de los recursos hídricos.

"Si es menos de la que se tiene ahora, no va la termoeléctrica, y si se contamina, mucho menos", dijo. "Sería incapaz de hacer algo en contra del pueblo de Morelos, por eso vengo a dar la cara", gritó.

Mientras López Obrador hablaba, algunos de los inconformes denunciaron que la consulta está amañada, acusaron corrupción y hasta amenazaron con tomar medidas extremas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Maestros recibieron a López Obrador con protestas: exigen que cumpla sus promesas de campaña

La marcha contra López Obrador en su segundo día como presidente