Último momento

Adelanto exclusivo del libro de Nancy Pazos: “Así bajé 25 kilos sin dejar de comer”

Nancy recibió a Infobae en su casa de Pilar. El libro es una larga, precisa y documentada conversación entre la periodista y su médica y experta en medicina funcional y antiage, Sandra Molocznic .

De Nancy se puede decir con contundencia de que se trata de una persona resiliente. Sabe reinventarse una y otra vez en lo profesional y en lo personal, y sale a la palestra con fuerza, autenticidad, vehemencia y con el paso del tiempo (cada vez) con más sabiduría. Generalmente las nuevas apuestas le salen bien. Como lo es su nuevo libro La balanza hormonal. Todo sobre la medicina funcional y cómo alcanzar tu versión más saludable (Editorial Planeta) en donde ella entrevista a la autora de la obra y del milagro con su cuerpo, la médica Sandra Molocznic.

Nancy Pazos en la primera etapa de su dieta -los primeros 3 meses- bajó 18 kilos, y en distintas etapas combinó la Dieta Metabólica Acelerada (DMA) y la Cetogénica
Nancy Pazos en la primera etapa de su dieta -los primeros 3 meses- bajó 18 kilos, y en distintas etapas combinó la Dieta Metabólica Acelerada (DMA) y la Cetogénica

La obra es un diálogo entre la experta Sandra Molocznic, médica UBA especialista en medicina Interna, Regenerativa, Funcional y Anti envejecimiento, y la historia de vida de la periodista: con el correr de las páginas Nancy asume de manera descarnada la decisión sobre su transformación, una vez que pisó el consultorio de Molocznic. Eran 25 kilos de más que Nancy sentía que tenía que perder y 8 años de maltrato de su propio "envase", como ella misma denomina a su cuerpo.

Nancy ante todo es una periodista cabal que conoce el oficio: posa para las fotos y está pendiente de los detalles de la producción. Mientras alrededor sus tres hijos con amigos disfrutaban de la casa
Nancy ante todo es una periodista cabal que conoce el oficio: posa para las fotos y está pendiente de los detalles de la producción. Mientras alrededor sus tres hijos con amigos disfrutaban de la casa

El libro está bien documentado y encara de manera accesible y clara los vericuetos médicos, científicos y saludables alrededor de la medicina funcional, además de hurgar en las precisiones del síndrome metabólico, la Dieta Metabólica Acelerada (DMA) de la doctora Haylie Pomroy y la combinación de manera pendular con la Dieta Cetogénica Modificada (DCM) como instrumentos de salud y cambio personalizado.

"Luego de una batería de estudios mi sangre no mentía: colesterol por las nubes, glucemia al limite, resistencia a la insulina, y grasa abdominal. En buen romance: Síndrome Metabólico", decretó Pazos en el prólogo de "La balanza hormonal". Y agregó: "No hay manera de cuidar el cuerpo si primero no se cura el alma".

Habiendo pisado las 5 décadas, Nancy contó cómo fue hacerse cargo de esa realidad y cómo comenzó a mejorar su salud y su figura primero con la Dieta del Metabolismo Acelerado (DMA) y luego con la Dieta Cetogénica Personalizada (DCP). Pazos llevó estoica y fielmente hasta el final la idea -que le inculcó Molocznic-acerca de que los pacientes no deben adaptarse a las dietas, sino las dietas a los pacientes.

Capítulo 7 – Dos ejemplos de dietas exitosas aplicadas a Nancy Pazos

Infobae se reunió con Pazos y ella adelantó en exclusiva el capítulo 7 de "La balanza hormonal" que contiene su plan alimentario más exitoso.

La profunda relación que gestó con la médica Molocznic fue fundamental para cambiar radicalmente sus hábitos alimentarios (Maximiliano Luna)
La profunda relación que gestó con la médica Molocznic fue fundamental para cambiar radicalmente sus hábitos alimentarios (Maximiliano Luna)

El formato conversación del libro entre Molocznic-Pazos , incluye una edición deliciosa, con gráficos didácticos y explicativos, glosarios especializados con los nombres y la correcta combinación de los alimentos, los detalles sobre cómo detectar el síndrome metabólico y los alimentos clásicos&modernos; que serán la base para un plan de alimentación a medida.

Nancy Pazos: En este capítulo (el número 7), nos podemos tomar una licen­cia poética: en general, yo pregunto y vos respondés, pero a esta altura, me parece super interesante para las lectoras que vean el otro lado del mostrador. Yo fui y soy tu paciente, y en dos momen­tos distintos aplicaste conmigo dos modelos de dietas muy diferente entre sí, pero que resultaron igualmente exitosas: la Cetogénica y la Dieta del Metabolismo Acelerado (DMA) de la doctora Haylie Pomroy.

Sandra Molocznic: Es cierto. Es im­portante recalcar que se­gún mi criterio, las dietas deben adaptarse al paciente y no el paciente a las dietas. Hay mu­chísimos métodos para alcanzar el objetivo, y nosotros, los médi­cos, debemos estar superatentos a la integralidad del paciente para saber qué receta personalizada aplicar en cada caso. La primera vez que viniste a mi consultorio, estabas en un momento de mu­cha calma personal: acababas de finalizar un año de muchísimo trabajo con tu programa de radio matutino, por el cual amanecías a las cinco de la mañana, continuabas en Los ángeles de la mañana y entrenabas para el Bailando, además de criar a tres hijos en edad escolar.

Al tomarte vacaciones, tenías energía suficiente para focalizarte en cuidar tu salud con un objetivo primordial que era recuperarte físicamente. Estaba claro que llegaste al consultorio habiendo curado heridas del alma ( como siempre dijiste, porque estas son palabras tuyas) y con energía suficiente para saber que este escalón era la última etapa de tu recuperación personal.

Opté entonces por recomendarte la dieta Pomroy, ante todo, porque la verdad es que es uno de los planes nutricionales que a mí más me gusta, ya que tiene una gran relación con el modelo funcional. (…)

Es una dieta que tiene tres etapas dentro de una misma semana: (…) En la etapa 1, están permitidas las frutas y las verduras, las proteínas magras de origen animal (lomo de cerdo, clara de huevo, pescado o pechuga de pollo), las proteínas vegetales (porotos, habas o lentejas), algunos granos y almidones (arroz integral, avena sin gluten, quinoa, mijo y amaranto), y variedad de especias y condimentos (sal marina, ajo, vinagre, hierbas frescas y secas, etc.).

Pazos comparte con los lectores en La balanza emocional los traspiés y claroscuros que tiene la decisión de seguir una dieta
Pazos comparte con los lectores en La balanza emocional los traspiés y claroscuros que tiene la decisión de seguir una dieta

(…) Luego pasamos a la etapa 2, que es hiperproteica, y que es la más difícil. En los días 3 y 4, están permitidos los vegetales, el limón como única fruta, las proteínas de origen animal magras, y las especias y los condimentos. En la etapa 2, quedan afuera las proteínas de origen vegetal, los granos y los almidones, las grasas y las frutas (a excepción del limón, como dije antes). Es el momento más difícil de sobrellevar pero, en definitiva, nos permite hacer la transición a la última etapa. En la etapa 3, se consumen todos los grupos: frutas y verduras, proteínas magras de origen animal y vegetal, granos y almidones, y ahora sí, grasas de buena calidad.

Cada una de estas etapas tiene una correlación con la fisiología, y la doctora Pomroy lo explica muy bien en su libro La dieta del metabolismo acelerado (Grijalbo, 2013) y es en esto en lo que yo me siento más identificada, porque creo que tenemos que respetar al cuerpo en la manera que funciona, y darle herramientas para optimizarlo (…)

Nancy Pazos: Con esta dieta tuve un descenso de peso increíble. Llegué a casi 200 gramos diarios en algunas semanas. A lo largo de casi tres meses fueron un total de 18 kilos, y la verdad es que no sentí hambre ni cansancio. Al contrario, me sentía energizada. Muchas personas empezaron a preguntarme qué ha­bía hecho y cuando les decía que era la DMA, intentaban seguir las especificaciones del libro y se per­dían. ¿Qué le recomendás a quienes quieran seguir este protocolo?

Sandra Molocznic : Mi primera recomenda­ción para esta o cualquier otra dieta es que consul­ten a un médico. Antes de em­pezar un nuevo plan nutricional es indispensable saber si todo nuestro metabolismo está fun­cionando bien. Después es fun­damental tener conducta y para eso, la ayuda de una nutricionis­ta que te pese semanalmente, te diga cómo combinar tus alimen­tos y te dé tips o recetas, también es importante. En general, yo les pido a mis pacientes que lleven una agenda diaria (por escrito) de todo lo que ingieren. (…)

Los “SI” de la DMA: comer cinco veces al día (tres comidas y dos colaciones) cada tres o cuatro horas, desayunar durante la primera media hora después de despertar, seguir el plan durante 4 semanas completas, comer solo los alimentos permitidos en cada fase, seguir el orden de las fases, beber la tercera parte de tu peso en decilitros de agua todos los días, elegir alimentos orgánicos siempre que sea posible y hacer ejercicio tres veces a la semana (de acuerdo con la fase en la que estés). (Getty)
Los “SI” de la DMA: comer cinco veces al día (tres comidas y dos colaciones) cada tres o cuatro horas, desayunar durante la primera media hora después de despertar, seguir el plan durante 4 semanas completas, comer solo los alimentos permitidos en cada fase, seguir el orden de las fases, beber la tercera parte de tu peso en decilitros de agua todos los días, elegir alimentos orgánicos siempre que sea posible y hacer ejercicio tres veces a la semana (de acuerdo con la fase en la que estés). (Getty)

Nancy Pazos: (…) Para mí fue fundamental tener el listado de alimentos permitidos y no permiti­dos en cada etapa. Una lista que era como mi biblia de esos días. También me sirvió organizar mi heladera y tener todas las combinaciones posibles para las distintas etapas. Es imposible pasar la etapa 2, por ejem­plo, si no hay huevos (y muchos) en la cocina. Y en la etapa 3, el salmón ahumado me salvó la vida. En las etapas 1 y 2, casi nunca salía a comer afuera. Porque son las etapas de cero grasa, y esa comida no existe en los restaurantes (…)

Sandra Molocznic : Es cierto, que la dieta DMA requiere de un paciente metódico, con tiempo para dedicarse a la coci­na o con personal que le cocine, y con mucha concentración y organización. No es para cual­quiera. También requiere de un estado emocional determinado. Nosotros, como médicos, no podemos ayudar más de lo que el paciente puede ayudarse a sí mismo. No hacemos magia.

“Antes de empezar un nuevo plan nutricional, es indispensable saber si todo nuestro metabolismo está funcionando bien. ”

Nancy Pazos: Otra cosa que me funcionó fue repetir menús. Básicamente porque el aburrimiento también adelgaza, al menos en mi caso (…) En esos días, mi desayuno favorito era el licuado de frutilla -de estación o recurría a las congeladas que conservaba siempre en mi freezer- y lo completaba con alguna galleta de arroz. En el libro se dan muchas especificaciones de cuáles sí y cuáles no, yo opté por los crackines, que además son super ricos. Pero si no los tenía a mano, cualquier galleta de arroz venía bien (…)

Sandra Molocznic: Insisto en que esta dieta (DMA) es para personas muy me­ticulosas, organizadas, que tienen tiempo y disponibilidad. Podés tener un día muy ajetrea­do y entonces tenés que llevar­te de tu casa todo lo que vas a comer en el día, porque es muy difícil de seguir si no es de esta manera.

Nancy Pazos: Es cierto, yo la hice durante tres meses, adelgacé y después fui incorporando ciertas conductas, pero volví a mi vida cotidiana. Después de un viaje largo por el exterior recuperé cuatro kilos, y cuando quise retomarla, me fue imposible. Ya estaba en pleno rit­mo laboral y me resultaba imposible no saltearme pasos u olvidarme determinado ingrediente que para esa etapa era fundamental. Ahí, de manera muy certera, vos me hiciste cambiar la receta y pasé a la dieta cetogénica, que fue otro hallazgo increíble (…)

“La DMA es una dieta para personas muy meticulosas, organizadas, que tienen tiempo y disponibilidad. ”

Sandra Molocznic: Se nota que la etapa 1, que es amigable porque lo único que prohíbe son las grasas, la llevaste muy bien (…) Otros platos posibles podrían ser: un guiso de legumbres y pollo, una porción de carne roja magra con arroz integral, o lomo de cerdo con brócoli y ananá. ¿Qué pasó con la etapa más restrictiva o más difícil que es la 2? Esa en la que Pomroy prohíbe tanto los hidra­tos y las frutas como las grasas.

Nancy Pazos: Ahí me encerraba literalmente en mi casa… Esos dos días, que a mí me caían lunes y martes porque opté por empezar la dieta un sábado -lo recomiendo justamente para que los días más duros sean los dos primeros de la semana-, eran claramente los más difíciles de sobrellevar. Pero también los más fáciles de recordar, porque comés básicamente lo mismo: proteínas con verduras verdes. Por ende, el famoso churrasco con ensalada era central. También optaba por hervir pollo desgrasado y desmenu­zarlo, y tenerlo en un tupper. En cualquier momento, eso servía como almuerzo o cena al estilo ensalada Caesar, sin croutons obviamente, o como snack o colación.

Sandra Molocznic : Sí, es definitivamente más difícil ser creativo en esta instancia. Una buena alternativa son las sopas: de pollo y verduras, de repollo, de zapallitos y carne … O las ensaladas: de pescado y pepino, de carne ma­gra y espinaca (…)

“Los NO de la DMA: trigo, maíz, lácteos, soja, azúcares refinados, alcohol, frutos secos, jugos de frutas, edulcorantes (solo consumir stevia). ”

Nancy Pazos: (…) A la noche, reiteraba la fórmula del almuerzo, y si me agarraba un ataque de dulce: café con mucho edulcorante. Un día llegué a hacer un invento insólito: tenía un deseo terrible de algo dulce, entonces batí claras de huevo, las hice tipo panqueque y las unté con mer­melada light de frutilla. Juro que lo cuento y casi me da asquito, pero en el momento, me salvó del ataque de dulce que tenía (…)

“La que tiene de bueno la dieta Pomroy es que no restringe calorías, porque apuesta justamente a mantener elevado el metabolismo. ”

Sandra Molocznic : Hay que tener en cuenta que cuando la dieta DMA pide, por ejemplo, que agreguemos sí o sí verduras a la colación, un ramillete de perejil puede ser perfectamente la op­ción adecuada para acompañar lo que estés ingiriendo. Lo mis­mo tener a mano lomo a las finas hierbas (…) o ahumado. Como colaciones, en la etapa 3, otras buenas opciones son el hummus y el guacamole.

Nancy Pazos: Sí, pero insisto para quienes nos están leyendo, que yo tuve un momento de gloria con esta dieta y otro momento en el que me frustré. Los primeros tres meses fueron ideales (…) Porque, como dije desde el principio, la Dieta de Metabolismo Acelerado (DMA) es genial para personas que pueden dedicarse realmente a la dieta y no están demasiado tiempo fuera del hogar. En tu clínica me insistieron para que cambiara el protocolo y arranqué con la Dieta Cetogénica Modificada. ¿Me contás en qué consiste y cuál es el principio básico de esta dieta?

Sandra Molocznic : Siempre es bueno buscar alternativas viables cuando está en juego la salud y el bienestar. La dieta cetogénica se caracteriza por ser baja en carbo­hidratos y alta en grasas. El mayor aporte calórico proviene de ali­mentos que están constituidos por grasas. Sus principios se basan en lograr que el organismo alcance la cetosis, proceso en el cual se utili­zan por excelencia como fuente de energía unas moléculas llamadas "cuerpos cetónicos", en lugar de la glucosa proveniente de los car­bohidratos.

Los cuerpos cetónicos provienen de la degradación de la grasa almacenada, por eso ayu­da a la pérdida de peso. Esto pue­de ocurrir entre los 2-4 días de iniciar el plan. Nosotros la readaptamos desde nuestro enfoque funcional seleccionando aquellas grasas de mejor calidad nutricional.

En la Dieta Cetogénica entre la lista de los alimentos permitidos figuran avellanas, aceitunas almendras, huevos. Para Molocznic es ideal para diabéticos y personas que hayan sufrido cáncer  (iStock)
En la Dieta Cetogénica entre la lista de los alimentos permitidos figuran avellanas, aceitunas almendras, huevos. Para Molocznic es ideal para diabéticos y personas que hayan sufrido cáncer (iStock)

Nancy Pazos: Confieso que ni bien vi el listado de alimentos permitidos me sorprendí, porque no es habitual comer aceitunas, avellanas, almendras y huevos enteros casi por obligación. ¿Por qué consideras que esta dieta es ideal para diabéticos y para personas que tienen o han sufrido cáncer de algún tipo?

Sandra Molocznic : El punto de partida para esta afirmación es que al sostener un bajo consumo de carbohidratos, los niveles de azúcar en la sangre se mantienen mucho más estables a lo largo del día que cuando se lleva una dieta predominantemente con hidratos de carbono. De esta manera, hay un mejor control de la glucemia, factor determinante en el tratamiento de la diabetes. Además, sostener un consumo controlado de este nutriente podría regular los efectos inflamatorios, a los que mu­chos pacientes son sensibles con elevadas ingestas de hidratos, y hasta desencadenan en enfermedades degenerativas y cáncer.

“La dieta cetogénica se caracteriza por ser baja en carbohidratos y alta en grasas. El mayor aporte calórico proviene de alimentos que están constituidos por grasas. ”

Nancy Pazos: Ahora me toca a mí contar cómo me sentí con la Cetogénica Modificada. Los primeros dos o tres días me faltaba algo dulce. En mi caso (…) como solo podía comer frutos rojos a la mañana o a la tarde, llegué a comerme un paquete entero de pastillas light, que claramente estaban fuera de todo registro. Pero cuando logré entrar en cetosis, se me fue el ham­bre casi como por arte de magia. Pasé a tener que recordar que debía comer alguna aceituna o almendra para mantener activa la digestión, que además es un mecanismo que eleva el metabolismo. Y, la verdad, para ese momento de mi vida fue ideal (…) Quiero decir que mi carácter obsesivo me lleva a no caer en tentaciones, que en el caso de esta dieta, a diferencia de la DMA que va variando, es fundamental. Porque como la base del éxito es entrar en cetosis y eso se logra a los tres o cuatro días, si rompemos ese círculo volvemos a sentir hambre por varios días y, por ende, a sufrir ante las tentaciones (…)

Sandra Molocznic: Hay que tener en cuenta que es fundamental alcanzar para todo un equilibrio. Y que muchas veces, lo más difícil para los pacientes es ser consecuentes con el tratamiento y saber que los cambios alimentarios deben mantenerse en el tiempo

Nancy Pazos : (…) ¿Cuál sería la mejor manera de mantenerse, y sea después de un protocolo como el de la DMA o de una Cetogénica Modificada ¿Alternar en la semana días free con días restrictivos? ¿Aprender a balancear? ¿No comer hidratos nunca más?

Sandra Molocznic: Las dietas, o mejor dicho, los planes de alimenta­ción, siempre deben estar adaptados a los objetivos pro­puestos en forma conjunta entre el paciente y el profesional. Una vez cumplidos esos objetivos, se comienza con la educación ali­mentaria progresiva, es decir, estrategias educativas que faciliten la adopción voluntaria de con­ductas para constituir hábitos alimenticios que propicien la salud y el bienestar integral del paciente.

Nunca desde el miedo: no comer hidratos nunca más puede no ser la mejor opción; debemos saber elegir aquellos alimentos que apor­ten la mejor calidad nutricional y consumirlos en su canti­dad adecuada. No es lo mismo lo que aporta un caramelo, rico en hidratos de absorción simple, que lo que brinda un cereal como la quinoa, un carbohidrato complejo con ma­yor aporte de nutrientes como fibras, vitaminas y minerales. El equilibrio lo es todo. No solo en cuanto a lo alimentario, sino también a lo que nos rodea y habita en nuestra mente.

DIETA CETOGÉNICA MODIFICADA APLICADA A NANCY PAZOS

DESAYUNO: 1 fruta + 1 huevo y 1 clara + 1 porción de grasa saludable. Sumar algún líquido: jugo natural o de sobre (reducido en calorías) endul­zado con stevia, limonada, té (frío o caliente), mate, etc.

• Licuado de frutillas + avellanas.
• Panqueque de claras relleno con arándanos y frutos secos.
• Huevo poché acompañado de salteado de cebolla y champiñones con semillas + frambuesas.
• Palta + huevo revuelto + rúcula.

COLACIÓN MEDIA MAÑANA: 1 huevo o 4 fetas de lomo hornea­do o pastrón + cherrys/ apio. Sumar algún líquido: jugo natural o de sobre (reducido en calorías) endulzado con stevia, limonada, té (frío o caliente), mate, etc.

ALMUERZO: 150 g de carne+ 100 g de vegetal A+ 50 g de vegetal B + 10 g de grasa saludable.

• Ensalada con 1 huevo y 1 clara + queso + espárragos + champiñones y tomates cherry + aceite (tener en cuenta si agregaste huevos durante el resto del día, porque hay que tratar de que no sean más de 2 unidades enteras diarias).

• Portobellos rellenos con cebolla y ensalada verde + nueces.
• Pechuga grillada + repollitos de Bruselas y morrón al horno + guacamole.
• Salmón + espárragos + colchón de espinaca fresca + aceitunas.

MERIENDA: 1 huevo y 1 clara + 1 porción de grasa saludable.
Sumar algún líquido: jugo natural o de sobre (reducido en calorías) endul­zado con stevia, limonada, té (frío o caliente), mate, etc.

• Huevo duro + fiambre + frutos secos.
• Fiambre y huevo horneado en canastitas + guacamole.

CENA: 150 g de carne + 50 g de vegetal A + 50 g de vegetal B + 10 g de grasa saludable.

• Zapallitos verdes rellenos con pollo o carne picada.
• Ensalada de camarones, kale y espinaca + palta.
• Tortilla de espinaca con ensalada de tomate y champiñones.

Fotos: Maximiliano Luna

SEGUI LEYENDO

La transformación de Nancy Pazos, bajó casi 20 kilos: "Esta dieta es mi nueva manera de vivir"

18 kilos en 2 meses: en qué consiste la polémica dieta de Nancy Pazos que genera controversias entre los expertos

Fuerte revelación de Nancy Pazos: "Aborté en un consultorio frente a la Facultad de Medicina"