Último momento

Invitaron de nuevo a un congreso al ex funcionario procesado por la compra del edificio de la Procuración

Desde República Dominicana insistieron. Una ignota sociedad de abogados volvió a invitar a Guillermo Bellingi para que expusiera en un seminario internacional sobre contrataciones públicas. Lo que no deben saber los dominicanos es que Bellingi está procesado y fue exonerado de la Procuración General de la Nación por haber participado de la maniobra que terminó con el cobro de millonarias comisiones por la compra del edificio que el Ministerio Público Fiscal adquirió en la calle Perón al 600.

Hace tres meses la Sociedad Dominicana de Abogados Siglo XXI había invitado a Bellingi a disertar en un congreso sobre "compras gubernamentales" que se iba a realizar en Punta Cana, República Dominicana. Pero el ex funcionario procesado no pudo ir porque no obtuvo la autorización judicial para viajar al exterior. El fiscal del caso, Eduardo Taiano, se opuso a la autorización para salir del país y el juez Julián Ercolini le denegó la posibilidad de viajar.

En la causa judicial se comprobó que Juan Carlos Thill, medio hermano de Bellingi, se quedó con una comisión millonaria por asesorar a la inmobiliaria que a su vez asesoró a la empresa que le vendió a la Procuración el edificio por 43.850.000 pesos.

Alejandra Gils Carbó, quien estuvo al frente de la Procuración, también fue procesada por esa maniobra por el juez Ercolini. Se determinó que tanto Gils Carbó como Bellingi direccionaron la licitación para que se impusiera la empresa Arfinsa. Fue Bellingi quien pergeñó la licitación y la orientó para que hubiera un edificio ganador.

A pesar de que toda la información sobre el procesamiento de Bellingi, la confirmación por parte de la Cámara Federal y la exoneración de la Procuración está disponible en la web, los dominicanos lo habían invitado a Punta Cana. Y lo volvieron a invitar a exponer en otro congreso que, a diferencia del anterior, se iba a realizar en Nueva York.

Guillermo Bellingi
Guillermo Bellingi

Ante el fracaso de la invitación anterior, los dominicanos no cejaron en su esfuerzo. Esta vez lo convocaron a Bellingi a exponer en el XII Seminario Interamericano sobre Resolución de Conflictos de las Compras y Contrataciones Públicas que se realizó en la primera semana de diciembre en el Hotel Penssylvania en Nueva York, Estados Unidos. Pidieron que participara del seminario como "ponente, refiriéndose a los temas de conflicto en materia de contrataciones sustentables, electrónicas y su tratamiento".

Los organizadores le pagaban todo, tal como lo explicó en la carta de invitación a Nueva York que fue firmada por Rosa María Durán, directora de la Sociedad Dominicana de Abogados Siglo XXI. Esa mujer también había firmado la misiva para convocar a Bellingi a exponer en el congreso al que el ex funcionario no pudo ir en octubre pasado.

Cuando el juez Ercolini le dio vista al fiscal para que opinara sobre el segundo pedido de autorización para salir del país que hizo Bellingi, Taiano dijo: "En primer lugar resulta llamativo que Guillermo Bellingi sea frecuentemente convocado a disertar en seminarios internacionales que versan sobre conflictos en compras y contrataciones públicas, cuando en este mismo expediente se encuentre procesado justamente por el delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública por su participación en un grave hecho de corrupción en un licitación pública, que además determinó a la postre ni más ni menos que su exoneración de la función pública".

Taiano – en el escrito al que Infobae accedió a través de fuentes judiciales- se opuso a permitir la salida del país de Bellingi, quien había aportado la copia de la reserva del pasaje electrónico de avión y del hospedaje en Nueva York. El fiscal señaló que, a pesar de que Bellingi había sumado esos documentos, Ercolini debía denegarle el pedido debido a que "se acreditó el motivo del pretendido viaje, sólo con una copia simple de una invitación librada por una supuesta entidad, sin brindar mayor detalle de su jerarquía y composición, como tampoco de lo concerniente a la organización del evento".

Una vez que Taiano se opuso a la autorización para que Bellingi saliera del país, Ercolini explicó: "Se advierte que con la solicitud formulada, si bien se ha brindado información referida a los vuelos en los que habría de trasladarse Guillermo Bellingi y al hotel en el que habría de alojarse durante su permanencia en la ciudad de Nueva York, solo se ha acompañado una impresión no certificada de lo que sería la invitación que se le habría cursado al nombrado para que participe en un seminario, de la que surge que las entidades organizadoras de ese evento habrán de hacerse cargo de los gastos correspondientes a sus pasajes, traslados, alimentación y alojamiento. Sin embargo, más allá de aparecer en esa impresión la Sociedad Dominicana de Abogados Siglo XXI, no surge de la misma cuáles serán todas aquellas entidades organizadoras que habrían de sufragar los gastos del nombrado por todos esos conceptos, ni se ha brindado información alguna sobre los mecanismos de pagos a través de los cuales habrían de efectivizarse". El juez no descartó la existencia de "riesgos que puedan afectar el trámite del proceso" y denegó el pedido de Bellingi.

Tal vez los abogados dominicanos que invitan a Bellingi a exponer en seminarios y congresos no hayan actualizado la información sobre el ex funcionario. Y solo tengan a mano la que señalaba que el ex subdirector de la Procuración, luego de haber armado aquel millonario negocio del edificio de la calle Perón, pasó a revistar en la Procuraduría contra el Lavado (Procelac), una de las oficinas a las que Gils Carbó le dio más importancia en su gestión. Allí daba cursos de transparencia y se presentaba como experto en "Compras gubernamentales".