Último momento

Muchos van al tour para conocer el Bernabéu, pero se agotan las bufandas de la Superfinal alrededor del estadio

El furor por el merchandising de River y de Boca en Madrid (ADRIAN QUIROGA

A las 19.30 ya anocheció en Madrid, en pleno invierno, y Juan, un argentino que lleva cerca de cinco años en la capital española, se da el lujo de desmontar el "chiringuito" (pequeño carrito) en una de las esquinas del estadio Santiago Bernabeu, en el señorial Paseo de la Castellana, para irse a su casa.

"Es que hace frío, y ya tengo casi todo vendido, así que mañana (sábado) volveré con más bufandas porque por suerte las vendí todas", le cuenta a Infobae, con una mueca de satisfacción.

Juan devela que aún no hizo el conteo de cuánto dinero recaudó, pero estima que "alrededor de 2000 euros" a razón de 10 euros la bufanda conmemorativa del Superclásico final de la Copa Libertadores, que a la usanza de los partidos de copas europeas, está dividida en dos partes, la mitad izquierda con los colores de River Plate, y la derecha, con los de Boca, que contienen un error importante, porque está escrito sin la ese final, "Boca Junior", aunque eso no le trajo problemas, relata, a la hora de las ventas.

(ADRIAN QUIROGA)
(ADRIAN QUIROGA)

"Esto es por goteo porque todavía no apareció tanta gente. Van viniendo de a poco, pero por suerte estos productos salen muy bien, e incluso varias banderas –comenta-. Calculo que sábado y especialmente domingo, esto se va a recalentar con la llegada de los argentinos que vengan a último momento desde toda Europa y desde el país", presiente Juan.

Del otro del estadio, sobre la avenida del Padre Damián, y retomando por la otra avenida, Concha Espina, puede notarse mucha gente que da vueltas y varios autobuses estacionados en la zona, pero es un espejismo. Se trata de los fanáticos del Real Madrid de todo el país, y de turistas de todo el mundo, que salen del Santiago Bernabéu luego de visitar el tour con guías, que recorre las instalaciones, aprovechando lo que se llama en España el "Puente de la Constitución", debido al feriado del miércoles 6 (Día de la Constitución, de 1978) y al del sábado (Día de la Inmaculada Concepción), por lo que mucha gente ha salido de viaje o desde las distintas provincias, llegó a Madrid de paseo.

Entre el público que visita el estadio. Este periodista, que fue a buscar su acreditación a la puerta 55 que da a la avenida Padre Damián, fue abordado por socios del Real Madrid, ofreciendo entradas, con precios entre los 250 y los 300 euros para todos los sectores.

(ADRIAN QUIROGA)
(ADRIAN QUIROGA)

Ante la pregunta sobre por qué la diferencia es tan exigua entre ubicaciones tan distintas, la respuesta, con cierto halo de misterio, es que se trata de "un partido raro" y al notar nuestro acento, los ocasionales vendedores cambian radicalmente de exigentes a demandantes y nos consultan sobre si muchos argentinos llegarán para el día de la final.

"Es que se ven muy pocos, aunque sabemos que los chiringuitos de bufandas las han vendido todas", indican.

En los alrededores de los dos hoteles de concentración, a una distancia de dos estaciones de metro (Begoña, línea 10, el de River, Herrera Oria, línea 9, el de Boca), se ven muy pocos hinchas. De día, merodean algunos más pero de noche, acaso por el frío, son muy escasos.

Por el momento, de las cinco mil entradas que dispone cada club en la Argentina, apenas si la venta se acercó a la mitad, seguramente por lo caro de los precios entre viaje, estadía y localidad.

(ADRIAN QUIROGA)
(ADRIAN QUIROGA)

"Nosotros confiamos en que vendrán muchos más argentinos que viven en Europa que los que viven en la Argentina", nos comentan los revendedores de entradas, con evidente ligazón con el Real Madrid y muy cerca de las taquillas, en la vereda.

En ese momento, alrededor de las 20, Juan, el argentino del chiringuito de las bufandas, ya estaba en el metro camino de su casa porque la nueva gran apuesta es el sábado, con el intento de irse por la noche otra vez sin nada en sus manos, un negocio impensado.

"Lo que me alegra es que creo haber sido rápido para reaccionar. Ni bien supe que se jugaba en Madrid, me fui preparando", comenta, y guiña un ojo, con una sonrisa picarona.

SEGUÍ LEYENDO:

Qué piensan los madrileños de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca en el Bernabéu

La carta oculta que prepara Marcelo Gallardo para sorprender a Boca en la Superfinal

INFOBAE – DEPORTES