Último momento

Reproches y sanguchitos de milanesas en el vestuario de Boca

(Nicolás Aboaf)

Unos treinta dirigentes, entre directivos de Boca e invitados, estuvieron con los jugadores xeneizes en el vestuario, o muy cerca, el sábado a la espera de la resolución sobre si se jugaba o no la final. Además de Daniel Angelici, se vio a Gustavo Ferrari (ministro bonaerense); al ex diputado César Martucci que conversaba con el subsecretario porteño Marcelo D'Alessandro y al intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

En un momento, tal como se vio por televisión, fueron al campo de juego los jugadores, el cuerpo técnico y los dirigentes. Marcelo Gallardo se acercó a saludar y buscó a Pablo Pérez y cruzó unas palabras con Guillermo Barros Schelotto y con Carlitos Tévez. Lo que no se oyó en TV fue que después de la amabilidad de unos y otros, un xeneize le reprochó que a pesar de su solidaridad de ese momento "la lista de jugadores sí la presentaste a las tres y media"…

En otro lugar estaban reunidos Rodolfo D'Onofrio, Darío Santilli (hermano de Diego Santilli) y Jorge Britos, de la directiva de River, mientras que el Secretario General de la Nación, Fernando De Andreis, también del club, se quedaba con Gianni Infantino de la FIFA. Cuando la reunión de los Millonarios terminó, los jugadores y directivos de Boca prefirieron esquivarlos y volvieron al vestuario.

A la espera de la llegada de un micro nuevo de la empresa Flecha Bus, jugadores, directivos e invitados, aprovecharon el tiempo para dar cuenta del catering que llevó el utilero xeneize. Aunque se trataba de la superfinal no hubo nada que no hubiera otras veces: sandwiches de jamón y queso, sandwiches de milanesa, bananas y manzanas. Lo que cambió fue que esta vez, lamentablemente, tuvieron tiempo y se dedicaron a comer a pesar de que algunos de ellos todavía se sentían mal por haber inhalado el agresivo químico que se utilizó para dispersar a los hinchas, parecido al gas pimienta aunque no es exactamente igual.

Seguí leyendo Círculo Rojo