Último momento

Los nietos de Emerson Fittipaldi ya piden pista

Coincidieron todos en el GP de San Pablo del domingo: el abuelo Fittipaldi flanqueado por sus nietos Enzo (izq.) y Pietro (der.). El niño, Junior, es el último hijo de Emerson y es campeón brasileño de karting. (Darío Coronel)

Hay varios casos de padres e hijos que compitieron en la Fórmula 1. Pero que tres generaciones de una misma familia hayan corrido en la máxima categoría es un desafío que asumieron los Fittipaldi. Emerson es el más conocido por sus dos títulos y es el primer campeón brasileño en la especialidad. Pero hoy sus nietos, Pietro y Enzo, quieren tomar el legado. De conseguirlo marcarían un hecho histórico.

Hasta ahora pueden nombrarse entre los padres e hijos que participaron en la F-1 a Jack y David Brabham, Graham y Damon Hill, Mario y Michael Andretti, Gilles y Jacques Villeneuve y Keke y Nico Rosberg, por citar algunos ejemplos. Aunque los Fittipaldi van por más. El vínculo de este clan con el automovilismo nació hace más de 60 años. Wilson Fittipaldi era periodista y piloto. Fue uno de los pioneros del deporte motor en Brasil y creador de las 1.000 Millas Brasileñas en 1956. Sus hijos, Emerson y Wilson Jr., corrieron en la F-1. "Emmo" fue el más exitoso al lograr los campeonatos en 1972, con Lotus, y 1974, con McLaren. En su primera coronación fue el campeón más joven de la historia con 25 años, récord que se mantuvo hasta 2005, cuando el español Fernando Alonso se coronó con 24 años. Esta marca luego la batieron el inglés Lewis Hamilton en 2008 y el alemán Sebastian Vettel en 2010, al consagrarse ambos con 23 años.

(The Grosby Group)
(The Grosby Group)

Sin embargo los hermanos Fittipaldi apostaron por la patriada. En 1974 crearon su propio equipo de F-1 y en la temporada siguiente Wilson fue su único piloto, con un 10º puesto en los Estados Unidos como mejor resultado. El proyecto familiar era llamado Fittipaldi Automotive o más conocido como Copersucar entre 1975 y 1979 por su principal patrocinante. Para 1976, Emerson podría haberse quedado en McLaren para intentar lograr su tercer título, pero decidió jugársela por su escudería para conseguir más sponsors y abrirles la puerta a otros compatriotas que corrieron en su equipo como Ingo Hoffmann (1976 y 1977), Alex Dias Ribeiro (1979) y Chico Serra (1981 y 1982).

Hacia fines de 1982 su escuadra se cerró por problemas económicos y para resurgir entre las cenizas Emerson emigró hacia los Estados Unidos. Allí resultó campeón del CART en 1989, año en el que ganó su primera edición en las 500 Millas de Indianápolis, éxito que repitió en 1993. Por esa época ya era piloto de F-1 su sobrino, Christian, hijo de Wilson, que llegó siendo campeón de la Fórmula 3 Sudamericana en 1990 (corrió varias veces en la Argentina) y de la Fórmula 3000 (hoy Fórmula 2) en 1991. Pero el joven Fittipaldi nunca tuvo un auto competitivo en sus tres temporadas en la máxima categoría.

Hoy Pietro y Enzo, nietos de Emerson y Wilson, siguen con la tradición y buscarán ser la tercera generación de su familia en correr en la F-1. Pietro (22 años) está más cerca ya que este fin de semana fue noticia al confirmar su ingreso como piloto de pruebas en el equipo Haas F1 Team. En tanto que Enzo (17 años) integra la Academia de Pilotos de Ferrari y negocia para correr el año próximo en la Fórmula 3 Europea con la escuadra Prema, que está ligada a la Scuderia de Maranello. "El plan es hacer la mayor cantidad de kilómetros e intentar ser titular en 2020. Pienso alternar mi actividad con la Súper Fórmula (categoría japonesa)", le contó Pietro a Infobae. Él y su hermano son hijos de Juliana Fittipaldi.

Emerson saluda tras un de sus tantos triunfos en la escudería McLaren (The Grosby Group)
Emerson saluda tras un de sus tantos triunfos en la escudería McLaren (The Grosby Group)

Pero ¿cómo es posible que el legado Fittipaldi esté intacto? "Solo la pasión por el automovilismo puede explicar por qué hay tantos de los nuestros en este deporte", dice Emerson (71 años) . "Esta historia arrancó con mi padre que también fue piloto. Él era admirador y amigo de Juan Manuel Fangio y José Froilán González. Ambos también eran mis grandes referentes. Cuando los conocí, me inspiraron para decidir que mi vida también debía estar en el automovilismo. Más tarde con mi hermano le transmitimos esta pasión a nuestra familia. Es como que los Fittipaldi nacimos para correr", agregó el ganador de 14 carreras en la F-1, dos de ellas en la Argentina en 1973 y 1975.

Emerson tiene los mejores recuerdos de su paso por nuestro país, donde corrió en ocho oportunidades entre 1972 y 1980, y los rememora ante Infobae: "Por aquellos años José Froilán González me iba a buscar al aeropuerto. También tengo amigos como Carlos Reutemann. El público argentino tenía un muy buen trato conmigo. A diferencia del fútbol, en el automovilismo no veo que haya rivalidad entre los argentinos y brasileños", destacó.

A la hora de hablar de sus nietos, el astro brasileño indicó que "estoy muy orgulloso de Pietro por cómo la luchó este año luego del fuerte accidente que tuvo en mayo en Bélgica con el Mundial de Endurance. En su recuperación (se fracturó las dos piernas) lo estuve motivando. No bajó los brazos y se repuso. Él está muy encaminado para ser piloto titular en Haas y correr en la F-1 en 2020". Sobre Enzo sostiene que "también tiene mucho talento y viene muy bien. Acaba de ganar el campeonato de Fórmula 4 más difícil que hay que es el italiano, por la cantidad de pilotos que corren".
No obstante, por si todo esto fuera poco la lista continúa. El hijo menor de Emerson, homónimo suyo, tiene 11 años y corre en karting. El pequeño "Emmo" es fruto del matrimonio de Emerson con Rossana Fanucchi, 32 años menor que él. El ex bicampeón mundial afirmó que "Jr. salió campeón en Brasil en 2015 y ahora compite en los Estados Unidos. Seguirá haciendo escuela en el karting y luego veremos cómo sigue. Hay Fittipaldi para rato". Está en lo cierto.