Último momento

El establishment argentino, entre la incertidumbre, el apoyo a Macri y el pedido de cambios en el Gabinete

Susan Segal, del Council, Di Fiori, de la CAC, y Peña (Maximiliano Luna)

El clima fue de tensión e incertidumbre. La tradicional reunión anual de Americas Society/Council of the Americas comenzó temprano: ya a las 8 de la mañana, una hora antes del inicio, la presencia en el Hotel Alvear era nutrida. Los temas que monopolizaban la charla tempranera, entre café y medialunas gourmet, eran el precio dólar y los rumores.

"Es raro lo que está pasando, hoy calculo que habrá más novedades", le dijo a Infobae un alto funcionario porteño señalando con el mentón la puerta justo en el momento en el que el jefe de Gabinete Marcos Peña ingresaba al hotel en medio de un torbellino de camarógrafos. Raudo, Peña aseguró que "no hay previstos cambios de Gabinete", que "se va salir de esta turbulencia porque el rumbo es claro" y que la situación "no es un fracaso económico". Faltaba media hora para las 10 y el mercado aún no había abierto ni se sabía que el Banco Central iba a llevar la tasa de interés a 60 por ciento.

Tiempo de cambios

Buena parte de los asistentes al Council, un organismo internacional de lobby empresarial vinculado a EEUU, no piensa exactamente igual que Peña, al menos en lo que refiere a los posibles cambios en el Gabinete. También creen que ayer se "expuso" de manera innecesaria al Presidente.

Cada vez que hay crisis que se mantienen en el tiempo, los cambios de figuras ayuda a que las expectativas cambien (Weiss)

"Sería bueno un cambio de caras para generar nueva confianza", fue el consenso casi generalizado. Y la Jefatura de Gabinete quedó en la mira, a tono con los rumores de la últimas horas. ¿Reemplazantes? En "prode" del Council empataron casi en partes iguales el actual jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ambos presentes también en el evento.

Cristiano Rattazzi, de FIAT, con el ruralista Ruete (Maximiliano Luna)

Cristiano Rattazzi, de FIAT, con el ruralista Ruete (Maximiliano Luna)

"Cada vez que hay crisis que se mantienen en el tiempo, los cambios de figuras ayuda a que las expectativas cambien", aseguró Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción. Eso sí, no quiso dar nombres. Además, Weiss dijo que "no hay ninguna economía que funcione con el dólar moviéndose así" y que vive con "preocupación la causa de los cuadernos porque afecta a los contratos de obra pública, que ya venían complicados por la crisis cambiaria".

"Hay que acompañar, el camino es difícil, pero creo que hay esperanza. No hay que crear psicosis con el dólar, como pasó otras veces. Hay que liberarlopara que se estabilice y bajen las tasas y la inflación", agregó Martín Cabrales.

Estamos preocupados. Muchos creen que nos beneficiamos con este dólar y ahí empieza el clamor para que vengan por nosotros (Pelegrina)

Mientras tanto, en el salón principal, Susan Segal, presidente y CEO de Americas Society/Council of the Americas, hablaba de que Argentina necesita perspectivas y que las transformaciones demoran. "Miren China, Corea, Israel y España. Lleva tiempo. El camino es el de la transformación económica. Tenemos el mismo optimismo que el primer día", expresó.

Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara de Comercio (Maximiliano Luna)

Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara de Comercio (Maximiliano Luna)

Rodeado de periodistas y algún curioso Gabriel Martino, presidente del HSBC, insistió con el sistema financiero es sólido, que las necesidades financiera cubiertas y los fundamentals de la economía son claros. "El dólar vale lo que dice el mercado", aseguró. "La noticia de ayer fue positiva, pero el Presidente no tiene que hablar de esas cosas", agregó y dijo que no cree que el mercado esté pidiendo cambios de funcionarios. A pasos de allí, Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal y vice de la UIA, reconocía ante otros industriales que "son días complejos, de mucha preocupación, hay mucha incertidumbre y desconfianza". Después, con los micrófonos encendidos, pidió "recuperar serenidad" y detalló que "en Copal queremos un dólar competitivo, pero en una competitividad sistémica".

En uno de los coffee break, Alberto Grimoldi se animó, entre risas, a hacer apuestas con un economista sobre el futuro del dólar. Quedaron en llamarse esta noche para ver quien había ganado. Después, insistió con que no conviene que el Presidente "hable temprano y sin conocer del todo" sobre algunos temas.

Funes de Rioja, de UIA y Copal

Funes de Rioja, de UIA y Copal

"Si lo liberan el dólar se estabiliza en $35-36", prometía Cristiano Rattazzi, de FIAT sobre el dólar. Muy requerido por movileros, pidió saber "¿cuánto está ahora?". Cuando se enteró que el dólar ya superaba los $40, no pudo evitar la cara de sorpresa, pero no dudó: "Libérenlo y va a bajar".

Por el escenario pasaron los ministros Frigerio, Javier Iguacel, Dante Sica y Andrés Ibarra y los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza) y Juan Manuel Urtubey (Salta). También empresarios como Raúl Padilla, de Bunge; Gustavo Rincón, de Kellogg Mercosur; Carlos Zarlenga, de General Motors, y Patricia Menéndez-Cambo, de Greenberg Traurig.

En los pasillos, seguía monopolizando todas las conversaciones: todos estaban pendientes de las alertas móviles y mostrarse el celular con las cotizaciones fue un clásico. "Esto es muy dinámico, hay que estar atento en tiempo real", opinó sobre Daniel Pelegrina, presidente de la SRA. "Estamos preocupados. Muchos creen que nos beneficiamos con este dólar y ahí empieza el clamor para que vengan por nosotros. Si no hay un contexto macro acorde, ninguna empresa puede prosperar", agregó.

No hay que crear psicosis con el dólar, como pasó otras veces. Hay que liberarlo para que se estabilice y bajen las tasas y la inflación (Cabrales)

Dos escenas finales. En uno de los baños del Alvear, un reconocido empresario miró preocupado la pantalla de su iPhone y repitió "40, 40, 40" con la mirada fija en el coqueto espejo cinco estrellas. Un par de horas antes, al comienzo de la jornada, y en medio de metáforas náuticas, Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara Argentina de Comercio, y uno de los anfitriones del evento, hizo hincapié en la pericia de "el capitán de Macri y su tripulación". Seguramente queriendo parafrasear al Presidente, definió a la situación económica como "una tormenta perfecta". Quizás no fue la metáfora más feliz, sobre todo si se tiene en cuenta el final de la película de ese nombre que protagonizó George Clooney.

Seguí leyendo:

En Wall Street reclaman una política de "shock fiscal" y un plan de estabilización

Marcos Peña negó cambios en el Gabinete y aseguró: "No estamos ante un fracaso económico ni mucho menos"