Último momento

Porno, juguetes sexuales y cocaína: la sórdida vida dentro de Atlantic Records, la discográfica detrás de Aretha Franklin y los Rolling Stones

Ahmet Ertegun con Sean ‘Diddy” Combs en 2005

Dorothy Carvello, la primera ejecutiva de Atlantic Records -la discográfica responsable de leyendas musicales como Ray Charles, The Rolling Stones, y Led Zeppelin – tenía 24 años cuando consiguió trabajo como secretaria de Ahmet Ertegun, fundador de la compañía.

El magnate de la música tenía una rutina nocturna -según cuenta Carvello en su explosiva autobiografía-que consistía en tomar 14 vasos de vodka, aspirar cuatro líneas de cocaína y fumar dos cigarrillos de marihuana. Y todas las mañanas, era tarea de Carvello limpiar las drogas, el vomito de su ropa y rastrear en qué mesas había dejado sus tarjetas de crédito.

En su impactante memorias, "Anything for a Hit: An A&R; Woman's Story of Surviving the Music Industry", prevista para el 4 de septiembre, Carvello relata su traumática experiencia en la firma, en donde era "normal" el acoso sexual en manos de su propio jefe y colegas.

Carvello aparece retratada con Vito Bratta de White Lion y Steven Tyler de Aerosmith en 1988.

Carvello aparece retratada con Vito Bratta de White Lion y Steven Tyler de Aerosmith en 1988.

Carvello con Jon Bon Jovi y Sebastian Bach en 1989

Carvello con Jon Bon Jovi y Sebastian Bach en 1989

El turco Ertegun, hijo de un diplomático, fundó Atlantic Records en 1947, que creció hasta convertirse en uno de los sellos discográficos independientes más exitosos de Estados Unidos, al que artistas de la talla de Bruno Mars, Cardi B, Rita Ora y Sia son ahora parte.

Carvello describe que su lugar de trabajo era un "circo mezclado con una orgía". Consoladores, mordazas y una cultura de "masculinidad tóxica" estaba presente a diario.

A las pocas semanas de comenzar el trabajo, Carvello relata que subió a un ascensor con dos ejecutivos que le bajaron la falda y que en muchas oportunidades entraban en su oficina y se jactaban de cómo eran en la cama.

Además, revela que recibiría llamadas de madrugadas de Ertegun exigiéndole :"Tráeme un vodka. Tráeme un stripper. Quiero una prostituta".

Cada vez que uno de los artistas de Atlantic llegaba a la ciudad, el magnate llamaba a Carvello para que "buscara chicas" dispuestas a todos con sus clientes.

Ahmet Ertegun con Jason Flom

Ahmet Ertegun con Jason Flom

Ahmet Ertegun con Diana Ross

Ahmet Ertegun con Diana Ross

Era común que alguna mujer intentara chantajear a Ertegun con alguna de foto de él desnudo, pero el magnate simplemente les pagaba con fajos de dinero en efectivo de una caja fuerte, relata Carvello, que fue despedida de Atlantic después de tres años cuando un ejecutivo le pidió que se sentara en su regazo en una reunión de directorio y ella se negó.

Otro alto directivo -relata- había decorado su oficina con juguetes sexuales y arneses sadomasoquistas.

A Ertegun- cuenta en la publicación- le encantaba contar historias de sus noches de fiesta y una vez comenzó una reunión diciendo que tenía la anécdota "más notable" que contarles. "Anoche salí a un concierto. Después fui al backstage con el cantante. Teníamos cinco chicas alineadas desnudas y nos turnábamos para follarlas, una tras otra ", dijo.

Dorothy Carvello con su colega, Jason Flom

Dorothy Carvello con su colega, Jason Flom

Carvello relata cómo una vez tuvo que encontrarse con Ertegun en su suite en el Hotel Carlyle en la ciudad de Nueva York con algunos documentos para firmar. Cuando abrió la puerta, vio en el fondo un piano, tres mujeres con poca ropa, una mesa llena de cocaína y varias botellas de vodka. Ella mantuvo la cabeza baja, pero Ertegun le dijo: "Mira hacia arriba, es posible que veas algo que te gusta".

A pesar del entorno tóxico, la mujer -nacida en Brooklyn- admite que estaba " viviendo su sueño" y que se divertía con gente como Mick Jagger y Jimmy Page.

Pero el acoso constante causó que Carvello tuviera ataques de pánico agudos, pero ella se culpaba a sí misma en lugar de a su jefe pervertido. "Viví en un mundo de varones , donde el acoso sexual se daba por sentado. Sabía que estaba mal, pero no pensé en luchar contra eso. La única opción, parecía, era sonreír y soportarlo , escribe.

Tras una noche se sexo descontrolado con el ex cantante de INXS Michael Hutchence, Ertegun se enteró y elogió a Carvello en público, como si fuera parte de su trabajo.

Ella cuenta cómo el nuevo recluta Toby Emmerlich fue promovido por encima de ella porque era hombre y cómo su bonificación por firmar Skid Row fue de USD 1.500, mientras que su colega masculino recibió USD 20.000.

El explosivo libro de Dorothe Carvello

El explosivo libro de Dorothe Carvello

"Después de tomar tantas molestias toda mi vida para asegurarme de que nunca le debía nada a un hombre, me encontré en una posición en la que los hombres me controlaban casi por completo", escribe.

La gota que colmó el vaso fue cuando entró en la oficina del ejecutivo de A & R, Jason Flom, que se estaba reuniendo con otros hombres en la sala. Flom, que fumaba un cigarro, le dijo a Carvello: "Cariño, ven a sentarte en mi regazo". Ella se negó y salió corriendo de la habitación en un ataque de ira.

"Corrí al baño y lloré lágrimas amargas y furiosas. Siempre sería una secretaria, una mierda. Les había permitido tratarme mal y sin respeto", recuerda.

Pero cuando Carvello presentó una queja oficial, Ertegun le dijo que se disculpara con Flom, y no al revés. Y luego le pidieron que renunciara o que la despedirían, y con eso su tiempo en Atlantic Records llegó a su fin.

En 2004, Atlantic Records se fusionó con su sello hermano, Elektra, para formar Atlantic Records Group, ahora propiedad de Warner Music Group.

Ertegun se desempeñó como presidente fundador hasta su muerte en diciembre de 2006, meses después de que se cayó y se golpeó la cabeza.

Desde entonces, la compañía ha estado presidida por Craig Kallman, que también fue nombrado CEO en 2005. Actualmente, la compañía tiene más de 300 artistas firmados, incluidos Ed Sheeran, Coldplay, Kelly Clarkson y Sia.