Último momento

“La abuela cabra”: tiene 101 años y un misterioso cuerno en su frente

Tras cumplir 101 años de edad, lo que menos esperaba Zhang Ruifang era convertirse en un fenómeno viral en las redes sociales. Y no ha sido la suerte de superar el siglo de edad lo que la ha catapultado a la fama, sino el crecimiento de una extraña protuberancia en forma de cuerno en su frente.

La "abuela cabra" como es conocida hoy, vive en la diminuta aldea de Linlou, provincia de Henan, China. Hace un año aproximadamente un pequeño bulto comenzó a crecer en el lado izquierdo de su frente. Pensando que sería una verruga propia de la edad, Zhang continuó con su rutina diaria sin darle más importancia.

Sin embargo, el cuerno continuó creciendo y un año después supera los seis centímetros de longitud, un hecho que tiene profundamente preocupados a sus familiares. Por si poseer un cuerno en la frente no fuera suficientemente extraño, los médicos han confirmado que existen indicios de que otra protuberancia está creciendo en el lado derecho.

Zhang no parece estar especialmente preocupada, ya que a pesar de lo insólito del caso, declara no sentir ningún tipo de dolor o molestia. Tampoco la limita de ningún modo, por lo que continúa haciendo vida normal. Ante la insistencia de sus familiares y el revuelo mediático formado, la anciana visitó al doctor, quien determinó que se trata de un raro fenómeno denominado "cuerno cutáneo".

Los cuernos cutáneos son protuberancias compuestas de queratina compactada, la misma proteína que tenemos en nuestro cabello y las uñas, y con la que los animales forman también sus cuernos, lana, zarpas y plumas. Aunque los más llamativos son los craneales, este crecimiento puede sobrevenir en cualquier parte del cuerpo.

Por regla general, suelen presentarse en ancianos de piel clara con antecedentes de exposición solar intensa. En ciertas ocasiones pueden ser cancerosos, pero en más de la mitad de los casos son benignos. Los cuernos cutáneos pueden extirparse quirúrgicamente, procedimiento que se ejecuta por razones estéticas cuando aun son pequeños. Sin embargo, bien por vergüenza o falta de medios, en ciertas ocasiones no se acude al médico y estos crecen hasta alcanzar un considerable tamaño.