Último momento

“Vamos a sacar un maldito diario mañana”: la conmovedora edición del Capital Gazette después del ataque

El tiroteo en la redacción del Capital Gazette de este jueves puso a prueba como nunca a sus periodistas.

En medio del drama y el horror, algunos informaron lo ocurrido en sus cuentas de Twitter lo que había ocurrido. "No hay nada más aterrador que oír cómo le disparan a muchas personas mientras tú estás bajo tu escritorio y luego escuchar al tirador recargando su arma", contó Phil Davis.

Minutos más tarde, apenas terminaron de dar sus declaraciones a la policía sobre lo que había ocurrido y mientras eran trasladados los cuerpos de sus 5 compañeros fallecidos en el ataque, se juramentaron hacer su trabajo lo mejor posible como cada día.

"Te puedo decir algo: vamos a sacar un maldito diario mañana", tuiteó el cronista Chase Cook a las 7:38 de la tarde del jueves.

I can tell you this: We are putting out a damn paper tomorrow.

— Chase Cook (@chaseacook) June 28, 2018

Y así fue.

Este viernes, la portada del Capital Gazette lleva el título: "Matan 5 personas en el Capital" debajo de las fotos de los 4 periodistas y de una empleada del área comercial.

Más impactante aún es la página de opinión, completamente en blanco, con un breve párrafo en el centro que dice:

Hoy no tenemos palabras. Esta página fue dejada intencionalmente en blanco hoy para recordar a las víctimas del tiroteo del jueves en nuestra oficina: Gerald Fischman Rob Hiaasen John McNamara Rebecca Smith Wendi Winters Mañana esta página retornará con su firme propósito de ofrecer a nuestros lectores opiniones informadas sobre el mundo que los rodea, para que puedan ser mejor ciudadanos

El atacante, identificado como Jarrod Ramos, había perdido un juicio por difamación contra el periódico, que había contado en un artículo la causa judicial que una mujer había iniciado contra él por acoso sexual.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El autor del tiroteo en el periódico de Maryland actuó por "venganza" tras perder una demanda por difamación

Los aterradores tuits de un periodista que estaba en la redacción atacada en Annapolis