Último momento

El papa Francisco pidió perdón por las “heridas y ofensas” a los chilenos tras los casos de abusos en la Iglesia

El papa Francisco pidió perdón por las heridas y ofensas provocadas a la población de la ciudad chilena de Osorno (sur) dividida por la designación del obispo Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales, en un mensaje leído durante una misa por su enviado, monseñor Charles Scicluna.

"El papa Francisco me ha encargado pedir perdón a cada uno de los fieles de la diócesis de Osorno y a todos los habitantes de este territorio, por haberles herido y ofendido profundamente", indicó Scicluna durante la ceremonia realizada en la Catedral San Mateo de Osorno, 930 km al sur de Santiago.

Los dos enviados del papa Francisco a Chile cerraron este domingo su misión pastoral en Osorno con una misa que la Iglesia quiso convertir en una señal de reconciliación de la comunidad católica de esa ciudad, dividida en torno a la figura de Barros.

Juan Barros, el obispo acusado de encubrir abusos en Chile

El arzobispo maltés Charles Scicluna y el sacerdote español Jordi Bertomeu finalizaron el sábado las reuniones y encuentros con grupos de católicos y sacerdotes de la diócesis de Osorno.

La última actividad de los enviados papales en Osorno fue la misa de este domingo en la Catedral de San Mateo, eucaristía que ha sido anunciada por la Iglesia chilena como un el inicio de un "camino de reparación y reconciliación".

Todas las comunidades católicas de Osorno han sido invitadas a la misa dominical, aunque persisten las divisiones.

"La reconciliación es un don del Señor, no es una obra de hombres, lo podemos expresar con mucha humildad. Están todos invitados, son todos libres de aceptar o rechazar", dijo el arzobispo de Malta en unas escuetas declaraciones al ser preguntado por la misa.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El enviado del papa Francisco a Chile se reunió con 94 víctimas de abuso en dos días