Último momento

Qué escribió la hermana de Máxima Zorreguieta en su tesina universitaria sobre el suicidio

En febrero de 2010, Inés Zorreguieta presentó su tesina en la carrera de Psicología de la Universidad de Belgrano. Bajo el título "Las diferencias de género y su relación con el suicidio y las conductas vinculadas", la hermana menor de la actual reina de Holanda buscó abordar "a través de la conceptualización del género y del suicidio" las diferencias existentes entre hombres y mujeres a la hora de quitarse la vida "tanto en suicidio consumado como en tentativa suicida y en el tipo de método utilizado", con factores evaluados como la ideación del daño autoinflingido en base a "roles y estereotipos".

El paper atrajo cierta atención más allá de su valor académico inherente a lo largo del tiempo. Disponible de forma online a través del sitio web de la UB, la tesina circuló con una intensidad particular cuando Inés fue internada en 2012 en la clínica psiquiátrica Avril por un supuesto cuadro depresivo, entre versiones de una larga lucha contra la anorexia. La revista Pronto detalló una historia de ingresos hospitalarios, vaivenes de peso y pérdidas abruptas, tratamientos ambulatorios, viajes a Villa La Angostura para visitar a Martín, su hermano mayor, para intentar reponerse.

Inés había tenido varios empleos durante los últimos años en firmas como Valuar, dedicada a recursos humanos y a búsquedas de ejecutivos de alto nivel, en el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, donde fue nombrada directora de mesa de entradas y finalmente en el Ministerio de Desarrollo Social, una "designación excepcional" que generó cierta polémica ya que Zorreguieta no reunía "los requisitos mínimos" de acuerdo al Boletín Oficial. Ningún trabajo duraba mucho: los registros comerciales apuntan no más de seis meses en cada puesto.

La carátula de la tesina de Inés Zorreguieta.

Hoy por la madrugada, Inés fue encontrada muerta por la Policía de la Ciudad en un departamento de la calle Río de Janeiro al 200 en Caballito tras una alerta al 911. Efectivos de Policía Científica comenzaron las primeras pericias en el lugar bajo las directivas de la Fiscalía N°19 a cargo de Cinthia Oberlander. El suicidio, por lo pronto, es la principal hipótesis. En su tesina, Inés estableció según datos de la Organización Panamericana de la Salud vigentes en 2010 que casi un millón de personas se quitaba la vida en el mundo cada año, la decimotercera causa de muerte a nivel global.

El género, determinó Inés, era un aspecto clave luego de la edad, con una diferencia notable. "Se estima que en promedio cometen suicidio cuatro hombres por cada mujer", escribió Zorreguieta. Sin embargo, las tentativas del lado de las mujeres eran mucho mayores: "cuatro por cada hombre", una cifra que se repetía en cada franja etaria.

(The Grosby Group)

El método de muerte era una de sus principales preocupaciones. Inés citó estudios previos en donde "las mujeres tienden a utilizar métodos más pasivos tales como intoxicación o ingesta de sustancias a razón de 5:1" mientras que los hombres favorecen "métodos más violentos como el ahorcamiento y el uso de armas de fuego". Las automutilaciones y lesiones, determinó la tesina, eran más altas en el espectro femenino.

Los estereotipos de género fueron parte de la balanza en el análisis, con el cliché del hombre como dominante, independiente, competitivo, confiado y seguro en sí mismo, autoafirmativo, acometedor y lógico; y a las mujeres como sometidas, dependientes, emotivas, conformistas, tiernas y maternales". "Ambos están atravesados (hasta atrapados en) por un sistema simbólico que orienta su ser en el mundo, pero que ellos mismos reproducen y mantienen de manera sutil y permanente", continuó Inés.

Por otra parte, "los hombres poseen mayor probabilidad de tener trastornos relacionados con sustancias y Trastorno de Personalidad Antisocial que las mujeres, mientras que ellas tienden a padecer con mayor frecuencia trastornos del estado de ánimo (con la excepción de la manía, en donde no hay diferencias) y trastornos de ansiedad".

"La evidencia de que existen diferencias significativas de rasgos de personalidad tales como seguridad, y autoconfianza y pasividad es insuficiente para explicar la diferencia en la prevalencia psiquiátrica; más bien se trata de ciertas formas en las cuales los hombres y las mujeres tienden a responder a estados de ánimo deprimido, que aumentaría la vulnerabilidad de la mujer a padecer depresión", continuó.

Con respecto a los factores de riesgo específicos en mujeres, Zorreguieta apuntó que "los eventos vitales precipitantes en mujeres que cometen o intentan suicidio suelen ser pérdidas o crisis de relaciones interpersonales significativas."

"El suicidio es más común en aquellas mujeres solteras, recientemente separadas, enviudadas o divorciadas. Sin embargo, las mujeres suelen tener mayor apoyo social, sienten que los vínculos interpersonales las protegen de cometer suicidio y, mas importante, suelen acudir en busca de ayuda psiquiátrica o médica cuando sienten malestar", concluyó. Los historiales de automutilación, según estudios previos que citó Zorreguieta, desembocan rápidamente en intentos de quitarse la vida.

Finalmente, Zorreguieta compiló un cuadro basado en cifras del European Study of the Epidemiology of Mental Disorders. La conclusión llama la atención desde la primera línea. Las mujeres que sufren trastornos mentales y se quitan la vida superan a los hombres en un 7 por ciento.

Cuadro estadístico en la tesina de Inés Zorreguieta.

El cuerpo de Inés será analizado en la Morgue Judicial de la calle Viamonte con una autopsia. La fiscal Oberlander ya cuenta con las primeras pruebas tras un registro del departamento de la calle Rio de Janeiro: papeles aparentemente escritos por Inés que revelarían un cuadro de depresión. No hay, por lo pronto, indicios de la presencia de otras personas en el lugar.