Último momento

Tres víctimas del abuso sexual de sacerdotes chilenos se reunieron con el papa Francisco: “Nos pidió perdón a nombre propio y de la Iglesia”

Las tres víctimas de abusos sexuales del cura chileno Fernando Karadima pidieron hoy que el papa Francisco "transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón".

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo dijeron que el Papa se mostró "muy receptivo, atento, empático" en sus reuniones a solas con cada uno de ellos en la residencia Casa Santa Marta.

También, indicaron que Francisco les pidió sugerencias, que ellos le mandarán en los próximos días, explicaron en un comunicado conjunto. "El Papa nos pidió formalmente perdón a nombre propio y de la Iglesia", señalaron en el texto, y añadieron el reconocimiento del gesto y la hospitalidad durante su estancia. Según indicaron, la buena recepción dista mucho de lo que vivieron en otras épocas. "Hemos sido tratados como enemigos por denunciar abusos en la iglesia", lamentaron.

Los tres, que estos días se reunieron con el pontífice argentino, dijeron que además se necesitan "acciones", pues "de no ser así, todo esto será letra muerta".

Las tres víctimas fueron invitadas al Vaticano después de que el papa pusiera en dudas las denuncias contra el cura Fernando Karadima, acusado de abusos sexuales, y en particular contra uno de sus asistentes, durante su viaje en enero a Chile, lo que generó una oleada de indignación y protestas.

(Video: la defensa de Francisco en Chile enojó a muchos)

Hospedadas desde el viernes pasado en la Casa Santa Marta, la residencia del papa dentro del Vaticano, las tres víctimas del cura Fernando Karadima, mantuvieron largas conversaciones de más de dos horas con Francisco, primero por separado y luego todos juntos.

El Vaticano había adelantado que no emitiría comunicados sobre los encuentros con los chilenos, porque "su prioridad es escuchar a las víctimas, pedirles perdón y respetar la confidencialidad de estos coloquios".

Dos de las tres víctimas saludan desde la terraza del Palacio Apostólico (AFP)

En 2011 el Vaticano había condenado al padre Karadima a "una vida de silencio y penitencia", reconociendo su culpabilidad. Pero no lo redujo al estado laical, que es la pena más dura que se aplica en estos casos.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Juzgan por "múltiples agresiones sexuales" al número 3 del Vaticano: la estrategia de la defensa de Pell