Último momento

El coleccionista que murió en su departamento de la Torre Trump que no lograba vender

Todd Brassner nunca llegó a vender su departamento en el piso 50 de la Torre Trump: murió antes, en el incendio que se desató el sábado pasado en el edificio ubicado en la Quinta Avenida de Nueva York. Fue la única víctima.

En ese departamento Brassner, un coleccionista y marchante de arte de 67 años, vivía solo, rodeado de una imponente colección de más de 100 guitarras eléctricas vintage, 40 amplificadores, 150 ukuleles y valiosas piezas de arte de artistas de la talla de Robert Indiana y Jack Kerouac. También habíaun retrato que le había pintado en 1975 su amigo Andy Warhol.

Según los amigos, tras la victoria de Donald Trump en 2016 la vida en el edificio se le había vuelto imposible. El problema era el aumento de las medidas de seguridad y de los controles en la torre, donde el magnate tenía su residencia y sus oficinas.

"Decía: 'Esto es insostenible'", contó un amigo al diario New York Times. "Era como vivir en un campo militar".

Eso, además, desalentaba a los posibles compradores del departamento, que Brassner evaluaba en 2,5 millones de dólares.

En otros tiempos para Brassner tener el domicilio en la Torre Trump había significado contar con un lugar prestigioso para su labor de comerciante de arte. Llevaba una vida que muchos hubieran envidiado, entre costosos autos deportivos, fiestas, amistades con artistas y músicos, conversaciones eruditas sobre arte e historia.

Todd Brassner en una foto sin fecha (Facebook)

Hasta que en 2015 a los problemas de salud se sumaron los problemas económicos: declaró quiebra y estuvo a punto de perder un patrimonio de obras de arte y objetos de colección evaluado en 3 millones de dólares.

Al poco tiempo recibió una herencia de su padre que le permitió mantener su estilo de vida. "Al día siguiente se presentó en mi casa con una flamante Lamborghini roja", dijo al Times un coleccionista amigo.

No obstante, la decisión de vender el departamento ya estaba tomada. Según los amigos y medios locales, Brassner estaba enemistado —correspondido— con Trump desde antes que el magnate se postulara a la presidencia.

En los últimos tiempos, además, los problemas de salud y la adicción a las drogas lo habían alejado de la vida mundana y de los encuentros con los amigos.

Todd Brassner con una de sus guitarras (Facebook)

Trump no mencionó a la víctima en el tuit que escribió tras la tragedia. Agradeció a los bomberos y destacó la resistencia del "edificio muy bien construido".

Fire at Trump Tower is out. Very confined (well built building). Firemen (and women) did a great job. THANK YOU!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) April 7, 2018

"Nuestras oraciones y condolencias a la familia Brassner y sus amigos", dijo en cambio la Trump Organization en un comunicado.

En tanto, la investigación reveló que la torre no tenía rociadores de agua porque no eran requeridos cuando se construyó en 1983. En 1999, después de dos devastadores incendios, la ciudad de Nueva York ordenó por ley que todos los edificios nuevos que se construyeran los contemplaran, pero los constructores, liderados por Trump, se opusieron con éxito a que la medida fuera retroactiva para evitar que el aumento del costo de los departamentos afectara su negocio.

(REUTERS/Andrew Kelly)

En cuanto a la colección de Brassner, las autoridades no informaron si quedó destruida en el incendio, cuya causa aún se desconoce. Según los amigos, la habitación estaba tan atiborrada de cosas que apenas podía moverse.

Fue así que solo, entre todos esos objetos, Brassner murió en el departamento que no pudo vender.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El FBI allanó la oficina de Michael Cohen, el abogado personal de Donald Trump