Último momento

Estacionamiento porteño 2018: más parquímetros, garajes más caros y ampliación de zonas restringidas

La idea de ampliar las zonas de estacionamiento medido en la Ciudad de Buenos, el avance de la peatonalización en varios lugares y el incremento de las tarifas de garajes y parquímetros de las últimas semanas, harán que encontrar un lugar para dejar el auto en la calle se convierta en una verdadera odisea.

La administración del espacio público para los gobiernos de Maurico Macri en su momento y ahora de Horacio Rodríguez Larreta ha sido una de las prioridades. Con distintas campañas y medidas para estimular el uso del transporte público o la bicicleta, lentamente se vienen modificado ciertos comportamientos en los conductores, pero al mismo tiempo complejizan la forma de circular con el auto.

Una de esas disposiciones es, por ejemplo, la que regirá desde el segundo semestre de 2018. Se trata del nuevo sistema de estacionamiento ordenado que consiste básicamente en un incremento en la cantidad de parquímetros en ciertas calles y avenidas, lo que obviamente va a reducir las zonas libres para ubicar el auto.

Cada vez es más complicado estacionar

Según explicaron desde el gobierno de la Ciudad a Infobae, el estacionamiento medido incluirá cinco zonas y ampliará de 4.000 a 80.000 la cantidad de espacios por los que se deberá pagar para estacionar. Además, habrá cinco zonas de acarreo con nueve playas y circularán 116 grúas en total para llevarse los vehículos en infracción.

El servicio funcionará los días hábiles de 8 a 20 y los sábados de 8 a 13. Los domingos y feriados no tendrá ningún costo. Bajo el nuevo sistema, se establecerán dos tipos de tarifas, de acuerdo a la demanda. En áreas con gran movimiento comercial y de tránsito, se priorizó que haya mayor rotación. Por eso se aplicará la tarifa progresiva, que consiste en que el usuario paga 100% de la hora, pero conforme permanece más tiempo estacionado, el valor va disminuyendo.

Las zonas afectadas por la colocación de parquímetros

La otra categoría es la simple y se cobrará en zonas con menor movimiento. En ese caso, el visitante paga el 100% del valor, pero el precio se mantiene estable. El residente en la cercanía a su domicilio, no paga. En ese sentido, quienes residan en una zona en la que se deberá pagar, podrán estacionar gratis en un radio de 300 metros de su domicilio. Para acreditar que viven allí, los vecinos podrán tramitar un permiso electrónico para estacionar de manera gratuita, agregaron desde el Gobierno.

El nuevo valor de la ficha

La justificación del plan oficial es darle un orden a la gran cantidad de autos y personas que circulan por la Capital Federal. Según los datos suministrados a este medio, se mueven en la Ciudad seis millones de personas todos los días, circulan 1.600.000 autos, 37 mil taxis y 10 mil
colectivos.

Por eso creen que "es necesario gestionar el espacio público de manera eficiente". En ese sentido, remarcaron que "el estacionamiento indebido en paradas de colectivos, rampas o áreas peatonales es una falta que, no sólo entorpece el tránsito, sino que imposibilita la labor del transporte público" y genera consecuencias en la seguridad vial.

Si bien la cantidad de zonas medidas irán en aumento, el Gobierno dejó en claro que aproximadamente 78% de los lugares para estacionar continuará siendo gratuito, mientras que alrededor de 22% será pago.

Una de las novedades es el avance tecnológico en cuanto a los flamantes parquímetros. Se dejará de lado los viejos cospeles para pasar a máquinas y formas de pago más modernas. Las tickeadoras actuales serán reemplazadas por alrededor de 2.000 terminales multipropósito, multiespacio (no importa la distancia a la que se encuentre el vehículo, se podrá utilizar cualquier terminal para renovar el lugar), y funcionarán con energía solar. Desde el celular se podrá pagar y renovar el tiempo de permanencia.

Las nuevas terminales serán 100% electrónicas, permitirán el pago con tarjeta de crédito, débito y SUBE y se reemplazará el ticket en papel -que ya no deberá ser exhibido en el parabrisas- por una factura digital. La licitación se hizo el año pasado.

"Otra novedad tiene que ver con la reducción en el tiempo de búsqueda de un lugar para estacionar: se estima que representa, en promedio, 20% del viaje. Desde una aplicación se podrá renovar el tiempo de estacionamiento de manera remota y acceder a un Mapa de Oferta para conocer la disponibilidad de espacios libres en la vía pública, legilizando el proceso. De esta manera, los vecinos podrán conocer con anterioridad la ocupación de la zona a donde se dirigen, planificar su traslado y tomar decisiones inteligentes -en base a información en tiempo real- que les ahorren tiempo de viaje", explicaron.

Las actas por estacionamiento indebido ocupan el segundo lugar en el ranking de las infracciones en Buenos Aires, representando 33,6% (1.389.968) del total durante 2017. De ahí, la necesidad de ampliar el número de grúas.

Inflación y garajes

Más allá de la reducción de lugares gratuitos para estacionar, el aumento de precios en la tarifa de los parquímetros que ya existen y de los garajes en las zonas céntricas de la Ciudad golpean de lleno en los automovilistas.

Desde mediados del mes pasado comenzó a aplicarse un incremento de la ficha. Fue de un 20% y pasó de los actuales $8 a $10, según fue publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad.

El último aumento había sido decretado en enero del año pasado, cuando la ficha pasó de 4 a 8 pesos, de acuerdo a una decisión del gobierno porteño vinculada con la evolución de la inflación. "El estacionamiento medido tarifado es una herramienta de ingeniería de tránsito cuyo principal objetivo es ampliar la oferta de estacionamiento en zonas de elevada demanda de vía pública, en base a un aumento de rotación de los vehículos estacionados evitando de esta manera que se perpetúen en sus lugares y a la vez minimizar la circulación de los usuarios que llegan en busca de espacios", dice el decreto. Sostienen que la medida "impacta en el tránsito y en el medio ambiente".

En el Boletín se explica que el incremento del valor en las playas de estacionamiento privadas producido por el aumento de costos "ha hecho que la tarifa del estacionamiento medido en la vía pública relativamente cada vez más baja genere un comportamiento de estacionamiento muy cercano a lo que se denominaría libre".

Y justamente este último argumento se vincula con otra de las modificaciones del mapa de circulación de la Capital que afecta directamente en el estacionamiento. Se trata de la suba del valor de la tarifa en los garajes del centro porteño. En promedio, por dejar el auto se cobra 60 pesos por hora. A finales de 2016, costaba entre 30 y 50. Incluso, hoy en algunos lugares supera los 80, lo que nuevamente hace que estacionar sea un suplicio, pero esta vez desde lo económico.

Dentro de las explicaciones del fuerte ajuste, los dueños de los estacionamientos explican que se debe al acelerado ritmo de la inflación de los últimos años, el incremento en los servicios públicos -que suben los costos- y el avance de la peatonalización en distintas zonas de la Capital, incluido el Microcentro. Esa disposición del Gobierno hizo también que los espacios para estacionar se redujeran e impactó en el precio que cobran los garajes del área.

La Legislatura sancionó en 2009 la ley 3.058, cuyo objetivo es construir estacionamientos subterráneos en puntos estratégicos. La idea es que los automovilistas dejaran sus vehículos en esos lugares y luego tomaran el transporte público para acceder al centro. La medida no tuvo el efecto deseado y sólo una playas de este tipo construyó. Se trata de la que la que está ubicada en Las Heras y Pueyrredón, en el barrio de Recoleta.

Permisos para circular

La primera etapa de la Ley Ambiental, que comienza mañana

En cuanto al avance de las zonas prohibidas para circular, esta semana entró en vigencia la primera etapa del plan que restringe el acceso vehicular en Retiro y el Casco Histórico. Se trata de una ampliación de la zona que hasta el mes pasado sólo incluía el Microcentro.

El área afectada está formada por un rectángulo delimitado por las avenidas Santa Fe y Belgrano y desde Carlos Pellegrini a Paseo Colón y va en línea con el intento del gobierno porteño de desalentar el uso de vehículos particulares, fomentar el uso del transporte público y medios de transporte sustentables y mejorar la seguridad vial y la calidad del ambiente.

La prohibición se aplicará los días hábiles de 11 a 16 horas. y sólo podrán circular aquellos vehículos que tengan el Permiso de Ingreso a Centro Peatonal al día. Desde el 15 de mayo, se comenzará a aplicar sanciones a quien incumpla con la medida.

Entre otros detalles, se informó que la autorización tiene un costo de $1.560 para no residentes que posean una cochera. El transporte público podrá circular normalmente durante las 24 horas, por lo que la medida no afecta a colectivos, subtes, taxis y remises registrados.

En octubre la zona restringida se extenderá a Tribunales (comprendida entre avenida Córdoba, Montevideo, Avenida de Mayo y Cerrito), pasando de 86 cuadras a 259. Finalmente, en julio de 2019, la tercera etapa consiste en extender el horario de restricción de 9 a 18 en toda el área. Mientras tanto, todas las avenidas seguirán siendo de libre acceso para el tránsito general.

En la Ciudad hay 1.900 lugares para estacionar entre garajes y playas. Si sumamos los lugares con parquímetros, el aumento de los precios y las prohibiciones para transitar con el auto, es tiempo de considerar el transporte público como primera opción.

Seguí leyendo

La Ciudad restringe el ingreso de autos en más zonas del centro

A partir de ahora será necesario un permiso especial para circular en auto por microcentro