Último momento

El reclamo de un campeón del mundo: “Maradona merece otra oportunidad para dirigir a la Selección”

Héctor Enrique es amigo de Maradona. Fue su compañero en la Selección como jugador y como integrante del cuerpo técnico que lideró a la Albiceleste en el Mundial de Sudáfrica. También acompañó al astro argentino en los Emiratos Árabes Unidos cuando Pelusa se hizo cargo de algunos equipos locales y convivió con él en el país del Golfo Pérsico. Incluso cuando habla se mimetiza como El Diego con rasgos, ocurrencias y frases que despiertan alguna carcajada.

En el marco del Trophy Tour organizado por Coca-Cola, el Negro recuerda los tiempos de gloria y los que quedaron en el debe. Su inmortal frase relacionada a la asistencia que le dio al Diez en el Gol del Siglo todavía retumba en el ambiente futbolero. "En el partido con los ingleses tuve que ir al control antidoping con Diego. Cuando salió, fueron todos a felicitarlo por la obra que había hecho, pero cuando salí yo les dije: con el pase que le hice cómo no lo va a hacer. Ahí empezó el chiste. Hasta hice una remera con la frase que dice El mejor gol de la historia nació en mis pies". A pesar de los años, Héctor Enrique continúa con la ironía. Incluso redobla la apuesta, porque en diálogo con Infobae agrega que "le iba dando indicaciones desde atrás".

Otra intimidad relacionada al partido histórico frente al combinado británico se remonta a una conversación que tuvo con Bochini: "Yo me enteré el mismo día que iba a ser titular. Recuerdo que vino el Bocha y me dijo que iba a jugar yo, pero no le creí porque con los uruguayos Bilardo me hizo elongar 45 minutos y cuando terminé parecía que medía un metro noventa" (risas).

Tiempos de gloria: Maradona y Enrique festejan en México el título mundial

En el recuerdo permanece la imagen del capitán levantando la Copa. Sin embargo, el proceso para lograr el resultado fue muy complejo. "Fue una Selección muy castigada, con muchas críticas porque habíamos hecho una eliminatoria muy mala. El equipo no jugaba bien, no aparecía. Me acuerdo que antes del Mundial fuimos a jugar un partido a Colombia y empatamos con el Junior de Barranquilla. Por cómo jugábamos le tirábamos más leña al fuego", asegura desde el sillón de cuero negro en el que descansa después de una jornada larga.

A pesar de la cantidad de notas brindadas el ex volante habla sin cassette. Se anima a dar detalles de lo que fueron sus días en la Selección y cuenta cómo fue que se gestó el título. "Diego armó una reunión con el cuerpo técnico y los jugadores para pedir que vayamos a México lo antes posible. Sabíamos que era lo más importante de nuestra vida y él se iba a ahorrar un montón de patadas. Queríamos abocarnos al entrenamiento y adaptarnos a la altura. Fue un título que costó… No ganamos mucho dinero, pero sentimos el respeto y reconocimiento de todo el país hasta el día que me muera", asegura con la nostalgia que le demanda el hecho de haber sido parte de la hazaña.

Héctor Enrique en la final ante Alemania en el estadio Azteca

Además, los días en la intimidad con el Doctor formaron otro capítulo inolvidable en su carrera. "Bilardo nos quería tener atentos hasta cuando estábamos comiendo. Yo le tenía miedo al comienzo. En mi primer entrenamiento, cuando dieron la lista de los 22 convocados, sabía que tenía que ir al predio de Empleados de Comercio, pero fui a River… Cuando me vio el Bambino vestido para entrenar me dijo ¿Negro qué hacés acá? Andate a Ezeiza que te llamaron para jugar el Mundial", relata con la imitación correspondiente a la voz que caracteriza a Veira y continúa: "Me fui con mi auto y cuando llegué era muy tarde. Le quise explicar a Bilardo pero no me dio ni bola. Encima explicó un trabajo y yo estaba en la luna… cuando vi que le pegó un puntazo a la pelota y se me quedó mirando, entendí que me estaba dando indicaciones a mí. En cuanto me dijo ¿Pibe qué hacés? (también imitando la voz del entrenador) Corrí más rápido que un Fórmula 1″.

La figura de Bilardo también le sirvió como docencia en su continuidad como DT. "En cada charla nos decía que tenía que estar atento hasta el utilero. Yo no entendía por qué, pero me di cuenta de que tenía razón. Si se te rompe un cordón, se afloja un tapón o se te rompe un botín, el utilero tiene que estar ahí para solucionarlo. No son los 11 nada más", argumenta su alumno como si se tratara de una hipótesis universitaria.

Así, el Negro Enrique pregona la idea de un conjunto sobre las individualidades. "El otro día no perdieron 6 a 1 sólo los jugadores, fue responsabilidad de todos. En 2010 cuando perdimos 4 a 0 con Alemania no fue culpa de Maradona y su cuerpo técnico nada más. Perdimos todos, castigaron solamente al cuerpo técnico y nos tuvimos que ir", asegura.

En los días previos a jugar los cuartos de final ante Alemania en Sudáfrica

La mezcla del presente y del pasado forma parte de la vida del campeón del mundo. En la comparación con el golpe que España le propinó a la Argentina el Negro analiza: "El 6 a 1 duele y mucho, pero tienen la revancha en el Mundial. Nosotros no tuvimos revancha. Nos dieron una patada en el culo y cada uno se fue a su casa".

Aquella eliminación en los cuartos de final del 2010 marca una herida abierta en Enrique. Él no lo admite, pero sus palabras son claras sobre el proceso que tuvo que interrumpir: "No tengo dudas de que Maradona merece otra oportunidad para dirigir a la Selección. Por capacidad, inteligencia y lo que representa para el fútbol argentino".

En sus argumentos el ex River sostiene que Pelusa debe volver al predio de la AFA para elegir un plantel y buscar la tercera estrella mundial en el futuro. "Diego es feliz dentro de un vestuario. Su hábitat es una cancha. Yo lo amo, nunca le voy a fallar como sé que tampoco él me va a fallar a mí", desliza sin dudar y reafirma su idea descartando una posible prueba de su candidato en una liga más competitiva de Europa oSudamérica. "No hace falta que Diego dirija en esos lugares. Es Maradona. Le dio todo al país y fue el que mejor jugó al fútbol. En 2014 si Maradona era el técnico hubiéramos sido campeones del mundo".

Maradona en acción en su rol de entrenador durante el Mundial de Sudáfrica

La insistencia del Negro Enrique por ver a su amigo al frente del combinado nacional no descansa. A pesar del fracaso que significó la eliminación en Sudáfrica, para el ex volante los antecedentes no deben ser considerados como único factor para descartar su postura. "Siempre trabajamos muy bien. Decían que no laburábamos y el primer gol contra Nigeria fue una jugada preparada en la semana. Con Alemania sabíamos que los centros los iban a tirar ahí, fue un error de todos. Nos pasó en el 86 cuando nos empataron los alemanes con dos goles de pelota parada y quién puede discutir los métodos de Bilardo", afirma y sostiene: "Nosotros pusimos a Di María por derecha y nos trataron como unos boludos que no sabíamos nada. Hoy todos los zurdos juegan por derecha y son muy inteligentes. El fútbol no tiene misterios, pero está lleno de misteriosos".

Otro de los puntos que defiende el ex ayudante de campo de Maradona es el de la planificación. Las versiones que circulaban sobre la dificultad de entrenar por la mañana son descartadas con una nueva comparación con la generación del 86: "Nosotros hicimos una buena pretemporada, pero cuando empezó el Mundial no entrenamos más. Bilardo nos dijo que durante el torneo sólo se juega, se come y se descansa. Nada más".

Luego de la eliminación ante Alemania dejaron el proyecto y Maradona fue reemplazado por Batista

Con relación a la lista descompensada que había presentado la Selección con nombres como los de Martín Palermo, Diego Milito, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Carlos Tevez y Lionel Messi para ocupar la delantera, junto con los de Ariel Garcé o Diego Pozo, que nunca demostraron tener el nivel internacional para conformar la nómina oficial; la autocrítica vuelve a compararse con el proyecto actual. "Puede ser que nos hayamos equivocado, pero hoy escuchás la radio y todos piden delanteros. Tiene que haber un equilibrio. Tal vez nosotros fallamos, pero hoy cometen los mismos errores".

Lejos de entrar en polémicas, el Negro también exige una idea más clara de juego. Según su mirada, "dicen que el fútbol de ahora es más rápido", y se pregunta: "¿Tienen caja de sexta los seres humanos ahora?". Su conclusión es que "no es más rápido, porque la velocidad en el fútbol la da la precisión. Basta con mirar al Barcelona o España para darse cuenta, porque manejan mejor esa cosa redonda que se llama pelota".

Su percepción del fútbol se basa en su experiencia. A diferencia de los teóricos, Enrique se muestra como un generador sin reconocimiento. Un ejemplo de ello se presenta en la posición que ocupó en el equipo del Doctor. "El doble cinco fue un invento mío. Fue sin querer, pero como tenía a Giusti por derecha me paré en el medio y presioné en todos los sectores", admite sin dejar de lado la anarquía con la que se le presentaban a sus rivales: "Era un equipo medio loco. En el primer gol contra los alemanes al que le hacen el foul es a Cucciofo, que jugaba de stopper. En el segundo Valdano arrancó en nuestra área. Era todo improvisado, porque teníamos nuestro estilo. Si hoy tendría que jugar, me tendría que poner a estudiar con todas las indicaciones que te dan. Bilardo no nos manejaba con un control remoto".

Con el foco puesto en Rusia, el campeón del mundo considera que Brasil y España son los principales candidatos al título, aunque también apuesta por Argentina "porque tiene a Messi". Sin embargo, cuando la interrogante se plantea sobre un futuro sin el rosarino, el Negro se aleja de la dramatización: "No pasa nada, se retiró Maradona y se siguió jugando al fútbol".

Seguí leyendo

La frase de "Chiqui" Tapia, tras el 6-1 sufrido ante España que despertó la burla de un medio catalán

La lista de Sampaoli: los futbolistas que hoy tienen asegurado su boleto al Mundial de Rusia

La lista de Sampaoli: los futbolistas que hoy tienen asegurado su boleto al Mundial de Rusia