Último momento

Todo sobre el Censo Agropecuario 2018: la primera gran radiografía del campo en 16 años

Hoy, el desempeño y actividad que reviste el campo argentino, resulta totalmente incomparable contra las posibilidades que ofrecía el panorama agropecuario en 2002, cuando el INDEC realizó el último censo de manera completa en el sector.

Hace dieciséis años, en el campo no se empleaban drones, tampoco marcadores moleculares, ni había clones ni organismos genéticamente modificados, ni se relevó la actividad vinculadas al biocombustible.

Por ello, las autoridades estadísticas prometen, a través de la informática, relevar de septiembre a noviembre a poco más de 330 mil explotaciones agropecuarias con el Censo Agropecuario 2018 que se hará en septiembre. Los censistas irán equipados con tablets que permitirán la carga de todos los datos en tiempo real. Buena parte de los datos recabados, permitirán obtener ya en marzo de 2019 una radiografía de la actividad en el campo.

Según Roberto Bisang, director del Censo Agropecuario Nacional del INDEC, el campo ha complejizado notablemente su actividad a través de la tecnología en los dieciséis años que pasaron desde el último censo. Esto hace que se requieran otros métodos para la adaptación de nuevas políticas. Tal como lo advierten las autoridades nacionales y provinciales, se necesita conocer a fondo toda la estructura productiva primaria y agroindustrial para una mejor promoción de política.

De cara a los datos que reportará el próximo relevamiento en el campo, Bisang, en diálogo con Infobae, consignó que poco servirá su comparación con los datos generales que aportó el relevamiento de 2008. Allí, pese a todo, el INDEC prefiere cotejarlos con los obtenidos en el 2002, pese a que las diferencias que planteará son grandes.

Roberto Bisang, durante el lanzamiento del Censo en Expoagro

Nuevas tecnologías

"Esperamos, con los datos que reportará el Censo Agropecuario 2018, encontrar un campo en Argentina absolutamente distinto", explicó el responsable de las tareas de muestreo.

Bisang comentó también que actualmente "se ha hecho compleja la expresión productor agropecuario, ya que para el mundo urbano en el campo está la persona que vive en el campo, tiene maquinaria y hace sus actividades empleando mano de obra familiar, y hasta incluso reproduce su propia semilla, y cuando se visita el campo, con cultivos anuales, forestales y también en la economía regional, hay allí proliferación subcontratación de actividades y una complejización que genera una red de empresas que cuelgan de la actividad agropecuaria, y el censo permite capturar en gran medida hasta donde llegan esas ramificaciones: los pueblos del Interior tienen un suburbio".

Cómo será el relevamiento

Las autoridades del INDEC dispusieron realizar en junio próximo acciones experimentales. Luego el trabajo fuerte comenzará en septiembre hasta noviembre. Si bien en el 2002, los censistas recolectaban toda la información en papel, en el presente el personal del INDEC utilizará "cobertura y calidad informática" a través de tablets. Tras filtrar las bases de datos, en marzo y abril se podría contar con la información necesaria para ser publicada. En los censos previos se tardaba hasta año y medio en compatibilizar los datos recolectados por los censistas.

Se relevarán más de 330.000 explotaciones agropecuarias.

El relevamiento contará seis secciones. En primer término, se buscará definir el perfil de quién está a cargo de la explotación. Si es de uso familiar, y el objetivo es contar con una radiografía de qué tipo de productor agropecuaria tiene la Argentina.

En segundo lugar, se plantearán consultas referidas a cómo se usa la tierra, cuantos pastizales naturales hay y también los establecimientos destinados a la agricultura y a la ganadería.

El tema de la Agricultura conformará el tercer punto, y la búsqueda de especificaciones en torno al empleo de más de cien cultivos. Con consultas de término físico y no monetario. Allí cobrarán interés cuestiones tales como el empleo de siembra directa, fumigación o tipo de cosecha. También se consultará el destino dado a los granos: exportación, industrialización o su transformación en proteína animal.

El cuarto punto será para la Ganadería. Esto no solo servirá para relevar la actividad pecuaria bovina, sino también para aves, porcinos, cunicular y ganado menor. Con datos sobre stock, prácticas, nacimiento y procreación.

En quinto puesto figura la búsqueda de información sobre el equipamiento empleado en el campo, si es tradicional o bien la presencia de plantas de biocombustible. Uso de paneles solares o biogas.

En su sexto punto, se buscará conocer realmente cuanta gente vive en el campo y en la ruralidad, además de tipo de empleo y su calificación.