Brasil cerró 2017 con una inflación de 2,9%, el menor índice en dos décadas

Contribuyó la caída de la demanda, que ahora se está recuperando. Por eso se espera que en 2018 llegue a 3,5%.